Bollitos de brioche con camembert

P1120424

De vez en cuando estoy falta de ideas, y en esos casos Pinterest es de gran ayuda.  Voy guardando en mis tableros las recetas que me parecen buenas (cuando tengo tiempo de meterme en Pinterest, que suele ser una vez al mes, o cada dos meses…).  Y cuando no se me ocurre qué hacer de cena por ejemplo, o de aperitivo los domingos, busco en mi tablero  para coger ideas.   Suelo adaptar las recetas al gusto de casa.  En la receta de hoy, por ejemplo, los brioches estaban rellenos unos de ajo, otros de membrillo, otros de frutos rojos…  Pero yo no los he rellenado con nada.  También he cambiado la receta del brioche:  en vez de usar la de la página original  lo hice una vez con la receta de mi libro de Thermomix, y a mis hijos les gustó más.  Es largo de hacer, porque hay que dejar la masa levando primero una hora, y luego otra más, más el tiempo de horno y el de hacer los bollitos…  se tarda unas tres horas en total.  Empecé a hacerlo el domingo a las 10 y media, y así lo tomamos recién salido del horno.  Se puede poner más queso fundido aparte, porque para esta cantidad de bollitos se queda corto.  Aunque si sobran, para el desayuno o la merienda con mantequilla y mermelada están riquísimos.  Va la receta:

INGREDIENTES:

Para la masa de brioche:

  • 90 gr de leche
  • 25 – 30 gr de levadura de panadero
  • 4 huevos 
  • 500 gr de harina de fuerza
  • 60 gr de azúcar
  • 10 gr de sal
  • 100 gr de mantequilla blanda en trozos
  • 1 queso camembert
  • tomillo y semillas de amapola (opcional)

MODO DE HACERLO:

En el vaso de la Thermomix, poner la leche y programar 30 segundos, 37º, velocidad 1.  Añadir la levadura desmenuzada y programar 10 segundos velocidad 3 para que se mezcle bien la levadura con la leche.

Añadir entonces los huevos, la harina, el azúcar y la sal y programar 30 segundos, velocidad 6.  Se amasa entonces programando 3 minutos, vaso cerrado, velocidad espiga.  

Programar otros 2 minutos a velocidad espiga e ir añadiendo la mantequilla blanda en trozos por el bocal.  Dejar reposar una hora en el vaso de la Thermomix, hasta que salga la masa por arriba.  Al cabo de la hora, bajar la masa con la espátula y volver a amasar a velocidad espiga un minuto.

Enharinar la mesa o la encimera, volcar la masa y amasarla 2 ó 3 minutos, haciendo una bola.  Dividirla en dos trozos, uno de ellos algo más grande que el otro.  Hacer con cada mitad un cilindro para que sea más fácil hacer porciones más o menos iguales.  Formar bollitos con cada una de ellas.  La porción más pequeña de masa servirá para los bollitos de alrededor del queso, y la mayor para el círculo exterior.

En este blog, Directo al paladar, tenéis fotos del proceso de hacer la masa.

En una bandeja de horno forrada con papel, poner en el centro la caja del queso camembert si es de madera.  Si es de papel (como la mía del otro día), sustituirla por una fuente de barro como las de los huevos al plato, por ejemplo.  Poner los bollitos alrededor, en dos filas, dejando unos 0,5 cm desde la fuente y también entre ellos porque hay que volver a dejarlos levar y necesitan espacio.  Volver a dejar reposar la masa hasta que doble el volumen durante otra hora, en un lugar templado y sin corrientes de aire.

Pasado ese tiempo, precalentar el horno a 180º.   Pintar los bollitos con huevo batido muy suavemente, para que no se baje la masa.  Espolvorear con tomillo y semillas de amapola y meter al horno.  Tendrá que estar unos 40 – 45 miutos.  Quitar con un cuchillo la tapa de arriba del queso camembert.  A la media hora, sacar la bandeja del horno, poner el queso camembert en su caja o en la fuente que pusimos en el centro y volver a meter hasta que los bollitos estén dorados y el queso derretido.  Dejar enfriar unos minutos, ¡y a comer!

Anuncios

Tarta de zanahoria

P1110321La hemos descubierto este año y nos ha encantado a todos.  Tanto que es la tarta que ha pedido Sol por su cumpleaños.  ¡18 ya! ¡Cómo pasa el tiempo!  Nació el 3 del 3, a las 3 y 33.  Siempre le ha hecho mucha gracia su fecha y hora de nacimiento.  A mi no tanto, porque nos tocó el cambio de turno y nos olvidaron en el paritorio, hasta que pasó por ahí unos 30 minutos más tarde un ángel de la guarda vestido de médico y llamó para que nos subieran por fin a la habitación.  ¡Qué frío pasé!   Y Sol también, imagino, pero ella no se acuerda…

Lo celebramos algunos días más tarde.  Con la tarta de zanahoria.  “La mejor tarta de zanahoria del mundo mundial”, reza el blog de donde saqué la receta:  Velocidad cuchara.   Es una receta que las autoras del blog han adaptado para Thermomix.  Aquí os dejo el link:

http://www.velocidadcuchara.com/carrot-cake-la-mejor-tarta-de-zanahoria/

La hice casi tal cual, con algunos cambios que son los siguientes:

  •  Usé harina de maiz en vez de harina de trigo.  La primera vez que la hice fue para un bautizo y tengo un sobrino celíaco.  Salio muy buena, y no he probado nunca a hacerla con harina de trigo.P1110314
  • No puse pasas ni nueces porque a Sol no le gustan mucho los frutos secos.  Tampoco esencia de vainilla, porque no tenía.
  • Para el relleno, puse primero en el vaso de la Thermomix los 35o gr de azúcar para hacerlo glass, y luego añadí los demás ingredientes.  Debería haber hecho más relleno, porque me parece que quedó un poco escaso.
  • Dejé hecho de un día para otro el bizcocho por un lado y el glaseado por otro, pero no la monté hasta el mismo día.

Bueno, a decir verdad, la montó Sol, porque yo tuve junta de evaluación en el cole y llegué un poco tarde a casa.  A lo mejor por eso quedó escaso el glaseado, porque hubo “manos inocentes” (¿o debería escribir “bocas inocentes”?) que lo fueron probando antes de tiempo.

  • En el blog aconsejan reducir la cantidad de azúcar de la receta, si no gusta mucho el dulce.  Yo no lo hice, ni para el bizcocho ni para el relleno:  ¡mi familia es bastante golosa!