Tarta de queso

P1120412

¡¡No tengo colgada ninguna tarta de queso!!  ¡Con lo que me gustan!  A decir verdad, no me gustan todas.  Cuando me ofrecen en algún restaurante gallego tarta de queso de postre, siempre pregunto si es “fría” o “caliente”.  Si me contestan que fría, de ésas que tienen mermelada por encima, no la pido porque es precisamente la que no me gusta:  ¡es todo gelatina!  Y no sólo en la capa roja que la cubre, también suele haber exceso de gelatina en la capa de queso, para que cuaje bien en la nevera (por eso es “fría”, porque se hace sin horno).  La caliente, en cambio, es espectacular. 

Por la foto, la receta de hoy parece la tarta fría:  tiene galleta en la base, mermelada por encima…  Pero en realidad la hago en el horno.  Y no lleva nada de gelatina.  Es una receta que hacen en casa de mi madre y es la preferida de José.   Como el día de su santo estaba en Tánger con sus amigos le he hecho su tarta este fin de semana.  No me enrollo más, voy con la receta:

INGREDIENTES:

  • 1 paquete de galletas, “María” o “Digestive” (según lo que os guste más)
  • 150 g de mantequilla 
  • 250 g de queso de untar tipo Philadelphia
  • 400 g de leche condensada
  • 1 cucharada sopera de zumo de limón
  • 2 ó 3 cucharadas de mermelada de fresa
  • 1 cucharada de azúcar.

 

MODO DE HACERLO:

Se derrite la mantequilla y se reserva.  Se engrasa un poco un molde por abajo y por las paredes también.  

Se muele el paquete de galletas.  Yo lo he hecho en la Thermomix, pero se puede hacer en un vaso de batidora normal (teniendo la precaución de tapar la boca del vaso, alrededor del eje de la batidora, con un trapo limpio para que no salten las miguitas por toda la cocina).  

Se mezclan las galletas con la mantequilla derretida.

P1120397 

Y se forra con la mezcla la base de un molde intentando que quede la superficie lo más lisa posible.  Se mete un rato en la nevera, unos 10 ó 15 minutos.

P1120398

Se precalienta el horno a 180º.

Mientras se hace la mezcla del queso, el zumo y la leche condensada, poniendo ambos ingredientes en el mismo vaso en el que habéis molido las galletas.  Queda una cremita blanca no muy espesa.

Se vierte la mezcla de queso encima de la galleta, y se mete al horno 25 minutos (o hasta que pinchando la tarta con una aguja, ésta salga limpia).

P1120401

Se mezcla en un cazo la mermelada con el azúcar y se deja hervir unos dos minutos.  Con esta mermelada se pinta la superficie de la tarta (como véis, la capa de mermelada que pongo no es muy espesa, lo que me gusta es el queso, jeje).

P1120402

Se deja enfriar primero a temperatura ambiente y se mete luego en la nevera hasta una media hora antes de tomarla.   Está muy buena de un día para otro.

 

Anuncios

Tarta fina de manzana

P1120393Esta vez he hecho trampa, he repetido receta.  Santi, te debía una tarta de cumple y aquí está…  aunque a distancia y diez días más tarde, jajaja!!!  No la puedes catar desde Sanse, ya siento.  Pero no te preocupes, que cuando vuelvas te haré otra.  Pantxineta o así, que manzanas puede que no apetezcan mucho…  Mientras, hemos disfrutado el resto de tu tarta de cumple y te hemos echado muuuuuuucho de menos.

Es muy fácil y muy rápida de hacer.   Y está buenísima.  Vamos con la receta.

INGREDIENTES:

  • 1 plancha de hojaldre
  • 4 manzanas golden
  • 1 huevo
  • un poco de harina para extender la masa
  • medio bote de mermelada de albaricoque
  • 2 cucharadas de azúcar

MODO DE HACERLO:

Sacar la masa de hojaldre media hora antes de la nevera (no mucho más para que no se reseque).

Encender el horno a precalentar a 200º.

Enharinar una superficie, y extender la masa de hojaldre hasta que quede muy fina con la ayuda de un rodillo.  A mi me queda más o menos del tamaño de la bandeja del horno. Pincharla para que no se hinche al cocer y ponerla encima de papel de horno en la bandeja.

Descorazonar y pelar las manzanas, y cortarlas a rodajas.  Las rodajas no deben ser muy gordas, pero tampoco excesivamente finas.   Cubrir la masa con las rodajas de manzana.

  Como la hago rectangular, la manzana la pongo en línea.  Pero si usáis hojaldre con forma redonda las podéis poner alrededor de la masa.   Hay que dejar uno o dos centímetros desde el borde, por los 4 lados.  Cuando acabéis de poner la manzana se dobla hacia dentro para rematar la tarta.  Se pinta este borde con huevo batido, y se mete al horno hasta que el hojaldre esté dorado y la manzana blanda (unos 20-30 minutos), con el horno a 200º.

P1120386

Sacarla del horno, y dejarla enfriar unos minutos.  

P1120388Mientras, se pone al fuego la mermelada de albaricoque con el azúcar bien mezclado y se deja hasta que hierve dos minutos, removiendo con una cuchara de palo.

Se pinta la manzana con esta mermelada y ya está.   Tengo varias brochas, algunas de las modernas de silicona.  Pero para pintar esta tarta prefiero la “brocha gorda” de toda la vida, manías que tiene una.  Como la de batir los huevos en los platos de porcelana blancos con un bordecito azul como los que había en mi casa cuando era pequeña, y que dan mucha grima a toda la familia…  pero eso es otra historia.

Aquí está la tarta acabada:

P1120394

Ya no hay más que pasarla con cuidado a una fuente “tamaño baño” como decía mi abuelo (grande, vamos).  No tengáis miedo que no se rompe,  hay que separarla primero con cuidado del papel, con una espátula larga por ejemplo (o con un cuchillo largo, por la parte que no corta).  Luego se sujeta con una mano la tarta, y con la otra se tira del papel para quitarlo.  Y se puede pasar a la fuente haciéndola resbalar de una a otra, o con las manos por las buenas.

Está muy buena sola, pero se puede acompañar con nata, helado, unas natillas claritas… 

 

Tarta de fresa

p1120350Sigo con los postres.  ¡Ya os habréis dado cuenta de que es lo que más me divierte hacer!  Estuve a punto de colgar la receta ayer, pero era Miércoles de Ceniza, inicio de la Cuaresma y uno de los dos días al año en que los católicos debemos hacer ayuno.  Basta pensar que tienes que ayunar para que tener mucha más hambre de lo normal.  Como para ponerme a escribir una receta de un postre, con lo golosa que soy…  Así que he esperado hasta hoy para redactar esta entrada, ¡soy una cobarde!

Usé hojaldre, pero esta tarta se puede hacer también con masa quebrada, si es casera mejor que mejor, pero es más largo de hacer y el domingo no tenía mucho tiempo.  Va la receta:

INGREDIENTES:

  • 1 lámina de hojaldre
  • Crema pastelera (la receta, aquí)
  • 20 fresas
  • 3 cucharadas de mermelada de fresa
  • 3 cucharadas de azúcar
  • Mantequilla para untar el molde

MODO DE HACERLO:

Se enciende el horno a 200º.

Se extiende con un rodillo la masa de hojaldre.  Se engrasa un molde con mantequilla, se cubre con el hojaldre y se le ponen garbanzos dentro para que al cocer no se hinche.  (En la foto veréis que también puse judías porque no tenía suficientes garbanzos, pero no es buena idea porque con el calor la cáscara de las judías se desprende y se quedan trocitos pegados al hojaldre que es pesado quitar…  ¡porque hay que quitarlos, claro!).  

Se mete al horno hasta que el hojaldre esté dorado, unos 20 minutos.  Se deja enfriar.

p1120345

Mientras el hojaldre está en el horno se prepara la crema pastelera.  Se deja enfriar en la nevera y se rellena con ella el hojaldre.

Se lavan las fresas y se les corta la parte de las hojas.  Se parten por la mitad, reservando una entera para el centro.  (El domingo se habían puesto malas algunas de las que había comprado y no me dio para poner una fresa bonita en el centro, la tuve que poner fileteada).  Se adorna la tarta con las fresas.

p1120347

Para terminar, se ponen en un cazo las 3 cucharadas de azúcar y las 3 de mermelada, se mezcla bien, se lleva a ebullición y se deja cocer uno o dos minutos.  

Se retira del fuego y se pintan las fresas con esta mermelada clarificada.

Se deja enfriar del todo y se desmolda para servir.

Otra versión es mezclar fresas, frambuesas, moras…  La hice así en el cumple de Maca, mi hija mayor.  En este caso, en vez de pintar la fruta con mermelada clarificada lo suelo hacer con almíbar, hecho con dos cucharadas de azúcar y dos cucharadas de agua.

Tarta de café

p1120145Esta tarta es una de mis preferidas.  Hace ya dos semanas que la hice, pero todavía no había tenido tiempo para descargar las fotos en el ordenador, por eso he esperado para escribir la receta.    Es una de las que están escritas en mi cuaderno, lo que significa que ha recibido la aprobación unánime de toda la familia.

Cuando la hago como postre el fin de semana, utilizo un molde redondo.  Pero la he hecho muchas veces para bautizos o primeras comuniones, y entonces uso un molde rectangular y la corto en trozos para que se pueda comer como un pastel.

Es un poco largo de hacer: primero hay que preparar el bizcocho, y luego dejar que se enfríe para que no se derrita la crema de café al rellenarla.  Vamos, que no es uno de mis postres “expres” de última hora.  Pero no es difícil hacerla.  Algunas veces hago el bizcocho con la receta de las magdalenas de clara de huevo y otros hago una genovesa.  Escribo hoy la receta con el bizcocho genovés, que es el que hice la última vez.  

INGREDIENTES:

Para el bizcocho:
  • 3 huevos
  • el peso de 3 huevovs de azúcar
  • el peso de dos huevos de harina
  • 100 gr de mantequilla derretida
  • un pellizco de sal
  • ralladura de limón (opcional, para la tarta de café no pongo limón)
Para el almíbar:
  • dos cucharadas de agua y dos de azúcar
Para la crema de café:
  • 250 gr de mantequilla
  • 3 yemas
  • 4 cucharadas de azúcar glass2 cucharaditas colmadas de Nescafé
Para adornar:

almendra fileteada tostada (unos 1oogr)

MODO DE HACERLO:

Se prepara primero el bizcocho:  Se separan las yemas de las claras.  Se montan las claras con el pellizco de sal a punto de nieve muy firme.  Se le añaden entonces las yemas y después el azúcar.  Se mueve durante 10 minutos la mezcla sin parar, con una cuchara de madera y siempre hacia el mismo sentido.  Entonces se va añadiendo la harina cucharada a cucharada y, cuando esté toda la harina incorporada, la mantequilla.

Se unta un molde de mantequilla, se vierte la masa y se mete al horno precalentado a 180ª unos 30-45 minutos (se sabe que está hecho cuando se pincha el centro con un alambre y éste sale limpio).  

p1120140Se saca del horno, y se deja en el molde unos 15 minutos antes de desmoldarlo.  Se pone entonces encima de una rejilla para que se enfríe por completo.  Suelo hacer el bizcocho de víspera;  lo conservo envuelto en papel de plata y lo relleno al día siguiente.

Para adornar la tarta, se tuestan las almendras fileteadas en una sartén al fuego, removiendo con cuidado de no romperlas pero sin parar para que no se quemen.  Hay que hacerlo con tiempo también para que les dé tiempo a enfriarse.

p1120138

Cuando se va a rellenar la tarta, si el bizcocho ha salido alto se parte por la mitad para hacer dos pisos.  Esta vez no subió mucho, e hice un bizcocho de un piso sólo.  

Se hace un almíbar claro con el azúcar y el agua:  se pone en un cazo el azúcar y el agua, se diluye bien el azúcar y se pone al fuego.  Cuando empieza a hervir se deja tres o cuatro minutos,y se retira del fuego.  Se empapa el bizcocho con el almíbar (si tiene dos capas se empapan las dos).

Vamos ahora con la crema de café.  Se mezcla la mantequilla blanda con las cucharadas de café y las yemas, y se usa esta mezcla para rellenar la tarta y para cubrirla también por fuera, extendiéndola con una espátula o con un cuchillo por el lado que no tiene filo.  Se puede usar también para esto una manga pastelera.  

p1120144Se adorna pegando la almendra fileteada en los bordes de la tarta y se pone por encima también.  Se mete en la nevera y se deja reposar una hora o dos antes de comer.

p1120146

¡Está buenísima!

 

Sachertorte

p1110947

Siempre he querido ir a Viena.  Cuando nos casamos, Juan y yo hicimos el viaje de novios en coche por Europa, y no pudimos llegar hasta allí, estaba demasiado lejos y no nos quedaban muchos días;  en Salzburgo tuvimos que emprender el viaje de vuelta.  Juan me dijo entonces que iríamos cuando cumpliéramos 10 años de casados.  Pero en lugar de a Viena fuimos a Campoamor, provincia de Alicante.  Teníamos ya 7 hijos, y la economía familiar no permitía muchos excesos.  Años más tarde una tía de Juan que sabía la historia nos invitó a Viena.  Pero organizó el viaje el fin de semana que hacían la Primera Comunión los hijos de mi hermana Mónica.  Mónica vivía entonces en Rumanía (se acaba de mudar a Letonia), y sus tres hijos hacían la primera comunión a la vez.  Así que en vez de a Viena nos fuimos a  Bucarest.   Y sigo sin conocer Viena, y por lo tanto ignoro cómo sabe la auténtica Sachertorte.  A lo mejor la tarta de esta receta no es como la auténtica;  pero no importa, porque esta está buenísima.  Es un poco laboriosa, pero que no os dé miedo a hacerla porque no es difícil.  Va la receta:

INGREDIENTES:

Para el bizcocho:

  • 200 gr de chocolate negro
  • 8 yemas de huevo y 10 claras
  • 125 gr de azúcar
  • 125 gr de mantequilla
  • 125 gr de harina
  • unos 150 gr de mermelada de albaricoque

Para el glaseado:

  • 150 gr de chocolate negro
  • 150 gr de azúcar glace
  • 250 gr de nata líquida
  • 1 yema de huevo

 

MODO DE HACERLO:

Encender el horno a 180º.

Derretir al baño María los 200 gr de chocolate negro con los 125 gr de mantequilla.  Por otro lado, separar las claras de las yemas y montar las claras a punto de nieve con las varillas eléctricas.  Si no tenéis varillas eléctricas se pueden montar a mano, pero entonces hacedlo en varias tandas porque si no os va a costar mucho.  Batir luego, con las varillas eléctricas también, las 8 yemas con los 125 gr de azúcar hasta que esté espumoso (montan un poco también y se quedan de un color amarillo claro).

Cuando el chocolate está derretido, dejarlo templar un poco y mezclarlo con las yemas, poco a poco primero para que las yemas no se cuajen.  Añadir la harina, y finalmente las claras a punto de nieve, con movimientos envolventes para que no se bajen.

p1110931

Untar un molde con mantequilla, verter la mezcla y meterlo al horno a 180º durante unos 40 minutos.  Para saber si el bizcocho está hecho, pincharlo en el centro con una aguja que tiene que salir limpia (si no, todavía le falta cocción a la tarta).  Sacar el molde del horno, y dejarlo enfriar antes de desmoldar.

p1110932

Mientras el bizcocho está en el horno, se prepara el glaseado.  Para ello, poner en un cazo pequeño la nata, el chocolate troceado y los 150 gr de azúcar glace.  Se deja hervir 5 minutos, se retira del fuego y se le incorpora poco a poco la yema, batida previamente.  Se vuelve a poner al fuego unos segundos hasta que espese un poco.  Se deja templar.

p1110933

Se desmolda el bizcocho, y con un cuchillo largo y afilado (como el de cortar jamón, por ejemplo), cortar la tarta por la mitad en dos discos.  Hay que intentar hacer el corte recto para que queden dos capas de la misma altura.

Se unta el disco inferior con la mermelada de albaricoque, se tapa con el otro disco y se pone la tarta encima de una rejilla (la del horno, por ejemplo), con una bandeja o un plato grande debajo para recoger el glaseado que caiga.

Entonces se vierte el glaseado de chocolate por encima de la tarta, procurando que se cubra bien por todos lados (se puede recoger el glaseado que ha caído y volver a echarlo por encima de la tarta).  Se puede alisar la superficie con una espátula.

Se pasa con cuidado a la fuente de servir (yo utilizo unas espátulas de postres, que son muy largas).  Se mete en la nevera, y se saca una media hora antes de servir.

p1110938

Se puede tener la tarta montada desde la víspera, pero hay que procurar hacer el glaseado el mismo día.

A veces la hago con mermelada de frambuesa, o de fresa, o de frutos rojos en vez de albaricoque, y también está muy buena.  ¡Probad a hacerla!

Tarta de chocolate y galletas

P1110337

Me pidió esta receta en verano “Juan Hijo”.  Juan es el segundo, se casó hace un par de años y ya tiene dos niños, Juan y Luis.  Luis acaba de nacer, el 5 de agosto.  “Juan Nieto” cumplía 1 año el 12, de agosto también (sí, se llevan un año menos una semana los dos hermanos, habéis contado bien).  Y su padre le quería hacer la típica tarta de cumpleaños de casa, la de chocolate y galletas.  Y la buscó en el blog…  pero no estaba.  Prometí hacérsela yo (promesa incumplida, porque el mismo día 12 falleció mi padre después de varios meses de lucha contra el cáncer – “el bicho” le llamaba mi abuela – y el pobre nieto se quedó sin tarta.  Pero eso es otra historia.)  El caso es que retomo el blog después de unos meses complicados, de un verano agridulce y en plena vuelta al cole, a petición de mi hijo.

Esta tarta era la que hacían en casa de “Juan Padre” (mi marido, vaya) para los cumpleaños.  Me la pasó mi suegra al poco tiempo de casarme.  Al principio la hacía con galletas Chiquilín, para que saliera rectangular.  Pero…  un día se me habían acabado, y la hice con galletas María.  “¡Mamá!  ¡Qué bonita!  ¡Con forma de flor!”, dijo Sol.  Y desde entonces nunca más usé Chiquilín.

Ahí va la receta, Juan, para la próxima.

INGREDIENTES:

  • 1 huevo
  • 125 gr de mantequilla blanda, pero no derretida
  • 125 de azúcar (mejor glace para que no se note en la mezcla del chocolate, pero se puede utilizar azúcar normal)
  • 200 gr de chocolate negro
  • 2 vasos de leche con dos cucharadas generosas de azúcar, + 1 ó 2 cucharadas de leche para el chocolate
  • 1 paquete de galletas María, o de galletas Chiquilín (si queréis que la tarta sea rectangular;  con las dos sale muy buena)

MODO DE HACERLO:

Separar la yema de la clara y montar la clara a punto de nieve

Derretir el chocolate al baño María con muy poquita leche, y dejar templar.

Mezclar mientras la mantequilla con el azúcar y batir (con la batidora de varillas eléctrica lo hago yo);  añadir la yema y volver a batir.  Añadir el chocolate derretido y mezclar, y por último mezclar con cuidado la clara montada a punto de nieve.

En un cacharro apto para microondas, calentar los dos vasos de leche con las dos cucharadas de azúcar (en la receta de mi suegra la leche no se mezclaba con azúcar sino con dos cucharadas de coñac o ron;  pero como era para los niños, lo cambié).  Si a mitad de tarta se acaba la leche, se calienta otro vaso más con más azúcar.

En la fuente en la que se vaya a servir la tarta, ir colocando las galletas empapadas en la leche, con cuidado de que no se rompan;  encima, una capa de crema de chocolate, y seguir alternando capas de chocolate y galletas (dependiendo del tamaño de la base de la tarta, saldrán 2 o 3 pisos.  en ésta salieron dos).  Hay que acabar con crema de chocolate.

Se deja descansar unas horas en la nevera, se adorna como se quiera y listo.

P1110343

A ver si te sale bien, Juan, ¡ya nos dirás!

 

Brownie en microondas

P1110476Me he dado cuenta de que llevo mucho tiempo sin publicar nada, entre unas cosas y otras. Había prometido a las niñas (cuando hablo de “las niñas” me refiero a mis hijas pequeñas) publicar la receta con la que ganaron el concurso de repostería creativa en microondas en el que participaron hace un mes.  Aquí va la receta, copiada del cuaderno de Rosario:

INGREDIENTES:

  • 125 gr de chocolate negro (o 40 gr de negro, 40 de blanco y 4 con leche)
  • 150 gr de azúcar
  • 125 gr de mantequilla
  • 3 huevos
  • 100 gr de harina
  • un chorrito de leche
  • un puñado de nueces (opional)

MODO DE HACERLO:

Derretir el chocolate en el microondas casi al completo.  Cuando este casi derretido le añadimos la mantequilla en trozos y volvemos a dar un toque de microondas para que se derrita del todo.  Mezclamos con las varillas para que se incorporen bien los ingredientes.

P1110469

Aparte vamos a hacer una mezcla con los huevos, la leche y el azúcar, batiendo con unas varillas hasta que consigamos una pasta de color blancuzco;  esta mezcla la agregamos al chocolate y volvemos a batir con las varillas para mezclarlo bien. Añadimos la harina y volvemos a mezclar.

Elegimos un molde apto para microondas, lo untamos de mantequilla y vertemos la mezcla.  

P1110471Metemos en el microondas a 750 W durante 6 minutos.  Lo sacamos y lo pinchamos con una aguja a ver si está ya hecho.

¡YA TIENES TU BROWNIE!

El chocolate lo puedes dividir en tres chocolates, unos 40 gr de cada uno, y te sale un Brownie de tres chocolates, que es la receta con la que ganamos el premio.

Se puede adornar con unas nueces por encima.