Flan de queso sin horno

P1120976

¡Y otra receta gallega más!  He necesitado varios intentos hasta dar con la receta definitiva, pero lo he conseguido.  Se puede hacer de dos maneras distintas, una más rápida con la Thermomix, y otra un poco más lenta sin ella.  En cualquier caso, no se tarda más de 15 ó 20 minutos en prepararlo, y el resultado es espectacular.   Al ser un flan, hay que poner caramelo en la base del molde.  Podéis hacerlo casero, poniendo en un cazo dos cucharadas colmadas de azúcar y una de agua;  se mezcla bien el azúcar y el agua antes de ponerlo al fuego, y luego ya no se toca hasta que empieza a tomar color dorado.  Entonces se retira del fuego para que no se queme y se vierte en el molde.  Aunque lo más rápido es utilizar caramelo de bote, que es también muy bueno.  Depende del tiempo y las ganas que tengáis…

 

 

En esta ocasión he usado un molde alargado, de bizcocho.  En cuanto al queso…  en los ingredientes he puesto la cantidad que utilicé la última vez:  280 gramos.  ¡La única razón para esta cantidad tan rara es que es lo que tenía en la nevera!  Imagino que con 300, o con 250, saldrá igual de bueno.

Y si queréis enteraros de las tomaduras de pelo que llevo sufriendo una semana por culpa de este flan de queso, Javi os lo cuenta en su blog, mimadretieneunblogdecocina.com.  Gajes del oficio de madre despistada…

INGREDIENTES:

  • 1/2 litro de leche
  • 1/2 litro de nata líquida para postres 
  • 250 g de azúcar
  • 280 g de queso de untar (también se puede usar Mascarpone, por ejemplo)
  • 2 sobres de cuajada
  • caramelo líquido para la flanera

MODO DE HACERLO:

1.- Con Thermomix:

Bañar una flanera con caramelo líquido.

Poner en el vaso de la Thermomix todos los ingredientes y programar 90º de temperatura, 10 minutos, velocidad 4.

Verter la mezcla en la flanera, dejarlo un rato hasta que se temple y meter luego en la nevera un par de horas por lo menos.

2.-  Sin Thermomix

Bañar una flanera con caramelo líquido.

Diluir la cuajada en un vaso de leche.  Mezclar el resto de la leche, la nata, el azúcar y el queso con la batidora y poner en un cazo al fuego.  Cuando esté a punto de hervir, retirar del fuego, verter la leche con la cuajada, y removiendo sin parar volver a poner al fuego.  Hay que esperar a que hierva y dejarlo luego uno o dos minutos más, sin parar de remover para que no se pegue. 

Verter en la flanera y, como en la versión rápida, esperar una media hora hasta que se temple un poco para meterlo en la nevera.

 

Anuncios

Bautizo de Arturo

h¡6 nietos ya!  Tengo que actualizar mi perfil.  El último, Arturo, nació el 24 de julio, día de Santa Cristina, el santo de su abuela paterna.   El sábado pasado toda la familia se reunió para celebrar su Bautizo.  Unas 70 personas en total, de las que casi la mitad eran niños.  ¡Una gozada!

Para la ocasión, mi nuera y mi hijo organizaron una merienda a base de chocolate con churros, mediasnoches rellenas, sandwiches de rúcula, rollitos de queso roquefort y de paté…  Ellos se ocuparon de lo salado, y yo de lo dulce (salvo unos bizcochos buenísimos que hizo la abuela Cristina).   Entre los sobrinos, Santi, que es celíaco.  Aquí os dejo una foto de los pasteles que le hice, gluten free.

IMG_20170916_154836_651

No tienen misterio: en Mercadona venden un hojaldre sin gluten buenísimo.  La crema pastelera hecha sólo con maicena tampoco tiene gluten, ni la manzana, ni la frambuesa, ni la mermelada que usé para dar brillo a la manzana, ni el almíbar con el que pinté las frambuesas para que brillaran, ni la tarta de queso caliente que colgué el otro día.  Para los que no tenemos problemas con el gluten hice también pasteles de frambuesa y de manzana (con hojaldre normal esta vez), la misma tarta de queso y, a petición de Helena, mi nuera, unas tartas de café que están para chuparse los dedos.

Pero lo importante no era la merienda.  Lo importante es que por el Sacramento del Bautismo Arturo es ya hijo de Dios- incorporándose así a la Iglesia – y recibe la Gracia santificante, a la que acompañan las virtudes y los dones del Espíritu Santo.  El Bautismo perdona los pecados y la pena debida por éstos, imprime en el bautizado el carácter imborrable que le asemeja a Cristo y da la gracia sacramental que le ayudará durante toda su vida a crecer en la fe, en el amor a Dios, en sabiduría y en santidad.  Pequeña catequesis en un blog de cocina, deformación profesional, jeje…  ¡Día grande en la familia, pues, el del Bautizo de Arturo! 

Pollo asado

P1110508¡Qué horror, cómo pasa el tiempo!  Dos meses hace que no cuelgo ninguna receta…  Los fines de curso son siempre complicados, y el de este año más aún por varios motivos que no vienen al caso.

Tengo hechas las fotos de esta receta desde hace también dos meses.  No hice ninguna del pollo emplatado, o en la bandeja de servir.  Por lo tanto, para variar, va una foto fea, fea, encabezando el artículo.

Suelo hacer dos pollos grandes, porque somos muchos para comer.  Pero la receta es la misma con uno solo.

INGREDIENTES:

  • 1 ó 2 pollos grandes y limpios
  • 1 cebolla
  • 1 manzana
  • el zumo de medio limón
  • aceite de oliva
  • sal y pimienta

MODO DE HACERLO:

Se salpimentan los pollos por dentro y por fuera.  Se les puede poner perejil, tomillo, romero…  Se untan con aceite de oliva por todos lados.  Se parte la cebolla y la manzana en cuartos y se rellenan los pollos con dos cuartos de manzana y dos de cebolla cada uno. Se precalienta el horno a 180 º.

P1110505

Se ponen en la rejilla del horno con las pechugas hacia arriba.  Se meten en el horno en la rejilla, pero con la bandeja de horno debajo para que recoja los jugos del pollo (y pongo un chorrito de agua en la bandeja).

P1110507

Se olvidan los pollos en el horno durante una hora y media.  Para saber si están hechos, se separa la pata y se mira el color de la carne, que no tiene que estar rosa.

Se sacan los pollos del horno cuando estén hechos y se dejan enfriar un poco.

Mientras, se hace la salsa poniendo la bandeja de horno en el fuego y se glasea con el zumo de medio limón .  Se cuela.

P1110509

Se trincha el pollo y se sirve con patatas fritas, o con puré de patatas, o con ensalada…

¡A ver si no tardo tanto en publicar la receta siguiente, esta vez!

 

 

Tarta de zanahoria

P1110321La hemos descubierto este año y nos ha encantado a todos.  Tanto que es la tarta que ha pedido Sol por su cumpleaños.  ¡18 ya! ¡Cómo pasa el tiempo!  Nació el 3 del 3, a las 3 y 33.  Siempre le ha hecho mucha gracia su fecha y hora de nacimiento.  A mi no tanto, porque nos tocó el cambio de turno y nos olvidaron en el paritorio, hasta que pasó por ahí unos 30 minutos más tarde un ángel de la guarda vestido de médico y llamó para que nos subieran por fin a la habitación.  ¡Qué frío pasé!   Y Sol también, imagino, pero ella no se acuerda…

Lo celebramos algunos días más tarde.  Con la tarta de zanahoria.  “La mejor tarta de zanahoria del mundo mundial”, reza el blog de donde saqué la receta:  Velocidad cuchara.   Es una receta que las autoras del blog han adaptado para Thermomix.  Aquí os dejo el link:

http://www.velocidadcuchara.com/carrot-cake-la-mejor-tarta-de-zanahoria/

La hice casi tal cual, con algunos cambios que son los siguientes:

  •  Usé harina de maiz en vez de harina de trigo.  La primera vez que la hice fue para un bautizo y tengo un sobrino celíaco.  Salio muy buena, y no he probado nunca a hacerla con harina de trigo.P1110314
  • No puse pasas ni nueces porque a Sol no le gustan mucho los frutos secos.  Tampoco esencia de vainilla, porque no tenía.
  • Para el relleno, puse primero en el vaso de la Thermomix los 35o gr de azúcar para hacerlo glass, y luego añadí los demás ingredientes.  Debería haber hecho más relleno, porque me parece que quedó un poco escaso.
  • Dejé hecho de un día para otro el bizcocho por un lado y el glaseado por otro, pero no la monté hasta el mismo día.

Bueno, a decir verdad, la montó Sol, porque yo tuve junta de evaluación en el cole y llegué un poco tarde a casa.  A lo mejor por eso quedó escaso el glaseado, porque hubo “manos inocentes” (¿o debería escribir “bocas inocentes”?) que lo fueron probando antes de tiempo.

  • En el blog aconsejan reducir la cantidad de azúcar de la receta, si no gusta mucho el dulce.  Yo no lo hice, ni para el bizcocho ni para el relleno:  ¡mi familia es bastante golosa!

 

Mousse de chocolate negro

P1110310Esta vez sí, la original.  La de chocolate negro.  Es la primera receta que aprendí a hacer cuando era pequeña.  Es fácil de hacer, rápida y siempre triunfa.  Le gusta incluso a José, y a José no le gusta el chocolate.  Suelo hacer esta cantidad para 10 personas.  Pero más de una vez he multiplicado las cantidades por dos o por tres porque éramos muchos, y siempre sale bien.  Lo único que cambia es que cuando hago mucha cantidad monto las claras en varias tandas.  

Se hace exactamente igual que la de chocolate blanco que publiqué hace algunas entradas.  Y está mucho mejor de un día para otro, o por lo menos con unas cuantas horas de reposo en la nevera.

INGREDIENTES:

  • 300 gr de chocolate negro (uso Valor, que además es sin gluten)
  • 4 huevos
  • 4 cucharadas de azúcar
  • 175 gr de mantequilla

MODO DE HACERLO:

Se pone en un cazo al baño María el chocolate troceado con la mantequilla.  Es muy importante que el agua no hierva (lo suelo poner en el nº 4, sobre 9).  Tampoco hay que removerlo mucho, lo dejas en el fuego y te olvidas.  Un truco, si se quiere potenciar el sabor del chocolate:  añadir una cucharadita de café soluble.

P1110295

Mientras se derrite el chocolate, se separan las claras de las yemas.  Se baten las yemas con las 4 cucharadas de azúcar.  Por otro lado, se montan las claras a punto de nieve fuerte.  Se sabe el punto cuando al volcar el cuenco las claras no se caen. Mis hijos lo llaman “la prueba del algodón”.

Para entonces el chocolate y la mantequilla se habrán derretido.  Se le da unas vueltas con una cuchara de madera para mezclarlo todo bien y se separa del fuego.  Como se ha derretido al baño María no está muy caliente.  Se coge un poco del chocolate con un cucharón y se vierte poco a poco en las yemas, removiendo para que éstas no se cuajen.  Se mezcla entonces todo el chocolate con las yemas.  

Por último se añaden las claras, mezclando con la varilla de mano y movimientos envolventes para que las claras no se bajen demasiado y la mousse quede esponjosa.  Mi tía Rocío hablaba del “giro de muñeca”. Reconozco que, cuando era pequeña, me importaba un pimiento que hirviera el agua del baño María… cuando derretía el chocolate al baño María y no directamente en el fuego (¡así iba más rápido!).  Y para mezclar las claras usaba la batidora de varillas eléctrica…  ¡con las varillas de amasar!  Pero me salía buena la mousse de todos modos.

 

Se vierte en cuencos individuales, o en copas, o en un cuenco grande, y se mete en la nevera.  Se puede servir con nata montada, con palitos Mikado, adornado con granillo de chocolate, con fresas o frambuesas…  

P1110328

Tarta de almendra

P1110217He hecho trampa:  ¡he repetido un postre que ya he hecho este año!  O debería decir este curso.  Durante el primer trimestre, para ser más exactos (deformación profesional:  cuento los años por cursos escolares, no por el calendario civil).  En 2015.  Y estamos en 2016.  Así que realmente no me he saltado la regla de “No repetir platos ni postre en todo el año” vigente en casa para los domingos.  No he podido resistirme a la tentación.  Es una tarta muy fácil de hacer, rápida, nada pesada, buenísima.  Me dio la receta mi hermana pequeña, María: trabajaba de azafata de congresos para sacarse un dinerillo y le tocó acompañar a las mujeres de los congresistas extranjeros a una clase de cocina española en Alambique, una escuela de cocina extraordinaria.  Me imagino que actualmente habrían linchado a los organizadores de tal evento por machistas, por no llevar a las mujeres a montar en kart por ejemplo, pero en esa época era un planazo.   Allí que se fue María, y volvió cargadita de recetas en inglés y en francés.  Una de ellas es la de hoy.  Por cierto, mi hermana María nació un 29 de febrero.  ¡Este año “sí cumple años”!  Habrá que celebrarlo por todo lo alto…

A por la receta:

INGREDIENTES:

  • 250 gr. de almendra molida
  • 4 huevos
  • 220 gr. de azúcar
  • un pellizco de sal
  • 200 gr. de mantequilla, derretida
  • azúcar glace para decorar la tarta

 

MODO DE HACERLO

Precalentar el horno a 160º.

En el vaso de la batidora, batir los 4 huevos con el azúcar y la sal.  Incorporar la mantequilla derretida y seguir batiendo.  Incorporar finalmente la almendra molida con una espátula o una lengua.

Engrasar con un poco de mantequilla un molde (si es desmontable, mejor), y verter la masa.  El molde que uso es muy práctico, el borde es de silicona pero la base es una bandeja blanca de cerámica estupenda para sacarla a la mesa.  El desmoldado es facilísimo.

Meter en el horno hasta que al pinchar la tarta con una aguja, ésta salga limpia (unos 30 minutos).

P1110211

Dejar enfriar y desmoldar.  

Decorar con azúcar glace, con la ayuda de un colador para que el azúcar se reparta de manera uniforme por toda la tarta.  Este paso lo suelen hacer mis hijas pequeñas.  Hace años hice una cruz de Santiago de papel para decorar la tarta, pero a mis hijas les divierte más poner una cuchara de palo, o un tenedor, o – como ha hecho María mi hija esta vez – un dibujo con palillos:  la “S” de Santiago.

Flan de huevo

Hoy “somos pocos para comer, sólo siete”, dice mi marido.  Suelo planear lo que voy a poner de primero y de segundo; pero el postre, casi siempre, lo decido en el último minuto, según el tiempo y los ingredientes que tenga para preparlo.  Hoy toca otro postre fácil y rápido, flan de huevo.

INGREDIENTES:

  • 3/4 l. leche
  • 6 huevos
  • El peso de los huevos en azúcar (pesados enteros, con cáscara)
  • Un bote de caramelo líquido, o azúcar para caramelizar los moldes

MODO DE HACERLO:

Se baten los huevos con el azúcar.  Se calienta la leche (no hace falta que hierva;  se puede aromatizar con unas cáscaras de limón, o con una vaina de vainilla, o con canela, pero yo no suelo ponerle nada) y se vierte sobre los huevos muy poco a poco al principio, para que no se cuajen.

Se carameliza una flanera grande, o varias individuales.  Esto se puede hacer poniendo azúcar en la flanera al fuego, hasta que se caramelice.  O con caramelo comprado (es la versión fácil y rápida, y la que hago  desde que cambié mi cocina a inducción y no funciona con mis moldes).

Caramelo

Se precalienta el horno a 180º.  Se vierte la mezcla de leche, azúcar y huevos en la flanera y se mete al horno al baño maría unos 3/4 de hora, hasta que al pinchar el flan con una aguja ésta salga limpia (yo utilizo una aguja de hacer punto).  

Se deja enfriar antes de desmoldarlo para que no se rompa (“chuchurrío fa”, decía mi hermana de los flanes que nos hacía Rosario, una cocinera que pasó por casa cuando éramos pequeños.  La pobre los hacía siempre corriendo, a última hora, en la olla a presión para ir más rápido.  Se le llenaba el flan de agua por un lado, y lo desmoldaba inmediatamente porque era ya la hora de comer, por otro.  Y se le desmoronaba invariablemente).  Hoy no le he puesto nada, que estamos un poco saturados después de los excesos navideños.  Pero se puede adornar con nata.  La cocina no se me da mal;  no puedo decir lo mismo de la fotografía, que nunca ha sido mi fuerte.  Intentaré mejorar en el futuro (propósito de año nuevo).  

flan