Tarta fina de manzana

P1120393Esta vez he hecho trampa, he repetido receta.  Santi, te debía una tarta de cumple y aquí está…  aunque a distancia y diez días más tarde, jajaja!!!  No la puedes catar desde Sanse, ya siento.  Pero no te preocupes, que cuando vuelvas te haré otra.  Pantxineta o así, que manzanas puede que no apetezcan mucho…  Mientras, hemos disfrutado el resto de tu tarta de cumple y te hemos echado muuuuuuucho de menos.

Es muy fácil y muy rápida de hacer.   Y está buenísima.  Vamos con la receta.

INGREDIENTES:

  • 1 plancha de hojaldre
  • 4 manzanas golden
  • 1 huevo
  • un poco de harina para extender la masa
  • medio bote de mermelada de albaricoque
  • 2 cucharadas de azúcar

MODO DE HACERLO:

Sacar la masa de hojaldre media hora antes de la nevera (no mucho más para que no se reseque).

Encender el horno a precalentar a 200º.

Enharinar una superficie, y extender la masa de hojaldre hasta que quede muy fina con la ayuda de un rodillo.  A mi me queda más o menos del tamaño de la bandeja del horno. Pincharla para que no se hinche al cocer y ponerla encima de papel de horno en la bandeja.

Descorazonar y pelar las manzanas, y cortarlas a rodajas.  Las rodajas no deben ser muy gordas, pero tampoco excesivamente finas.   Cubrir la masa con las rodajas de manzana.

  Como la hago rectangular, la manzana la pongo en línea.  Pero si usáis hojaldre con forma redonda las podéis poner alrededor de la masa.   Hay que dejar uno o dos centímetros desde el borde, por los 4 lados.  Cuando acabéis de poner la manzana se dobla hacia dentro para rematar la tarta.  Se pinta este borde con huevo batido, y se mete al horno hasta que el hojaldre esté dorado y la manzana blanda (unos 20-30 minutos), con el horno a 200º.

P1120386

Sacarla del horno, y dejarla enfriar unos minutos.  

P1120388Mientras, se pone al fuego la mermelada de albaricoque con el azúcar bien mezclado y se deja hasta que hierve dos minutos, removiendo con una cuchara de palo.

Se pinta la manzana con esta mermelada y ya está.   Tengo varias brochas, algunas de las modernas de silicona.  Pero para pintar esta tarta prefiero la “brocha gorda” de toda la vida, manías que tiene una.  Como la de batir los huevos en los platos de porcelana blancos con un bordecito azul como los que había en mi casa cuando era pequeña, y que dan mucha grima a toda la familia…  pero eso es otra historia.

Aquí está la tarta acabada:

P1120394

Ya no hay más que pasarla con cuidado a una fuente “tamaño baño” como decía mi abuelo (grande, vamos).  No tengáis miedo que no se rompe,  hay que separarla primero con cuidado del papel, con una espátula larga por ejemplo (o con un cuchillo largo, por la parte que no corta).  Luego se sujeta con una mano la tarta, y con la otra se tira del papel para quitarlo.  Y se puede pasar a la fuente haciéndola resbalar de una a otra, o con las manos por las buenas.

Está muy buena sola, pero se puede acompañar con nata, helado, unas natillas claritas… 

 

Crumble de manzana

p1110961El viernes celebramos el santo de Rosario y el cumpleaños de María.  Ya he contado en alguna entrada que en casa hay una norma:  los que cumplen años o celebran santo eligen comida y postre.  Como esta vez son dos juntas, y además son las pequeñas, llevan días eligiendo platos.  Uno de ellos es éste crumble de manzana que hemos tomado hoy de postre.  María me ha ayudado a quitar el corazón a las manzanas (le encanta usar el aparatito que tengo para hacerlo), y Rosario las ha partido.  Normalmente las parto en trozos, pero Rosario las ha partido hoy en rodajas gordas.  La forma no importa mucho.  Les ha encantado;  Javi incluso ha sugerido instaurar el “mes del crumble”, cambiando la fruta cada día.  La verdad es que se puede hacer con fresas, frutas del bosque, pera, añadirle pasas y piñones a la manzana, mezclar manzana con frambuesas (éste nos lo dio un día Ana, una amiga nuestra, y estaba buenísimo), en algún libro he visto un crumble de plátano,  y en una página web uno de pimiento con romero…  ¡La imaginación al poder!  Vamos con la receta:  

INGREDIENTES:

  • 4 ó 5 manzanas
  • 150 gr de harina
  • 100 gr de mantequilla blanda
  • 200 gr de azúcar

p1110953

MODO DE HACERLO:

Se mezcla en un bol, a mano y sin amasar, con la punta de los dedos, los 150 gr de harina con los 100 de mantequilla blanda y 100 gr de azúcar.  Tiene que quedar como una arena gorda.  Se mete a la nevera 10 minutos.

p1110956

Se enciende el horno, para precalentarlo, a 180 º.

Mientras, se prepara la manzana:  se pela, y se corta en trozos.  Se ponen en una fuente de horno y se espolvorea con los 100 gr de azúcar restantes.

A los 10 minutos, se saca la harina de la nevera y se cubre con ella la manzana.

p1110958

Se mete al horno unos 35 minutos, hasta que esté dorado (hoy lo he tenido que sacar un poco antes de que se quedara bien dorado, porque era tarde e íbamos a comer ya).  Se come caliente, y se puede acompañar con nata líquida, con salsa de fresa, con helado de vainilla…

p1110959

Para variar, mis fotos no son muy buenas…  ¡pero el crumble sí lo es!

 

Tarta de chocolate y galletas

P1110337

Me pidió esta receta en verano “Juan Hijo”.  Juan es el segundo, se casó hace un par de años y ya tiene dos niños, Juan y Luis.  Luis acaba de nacer, el 5 de agosto.  “Juan Nieto” cumplía 1 año el 12, de agosto también (sí, se llevan un año menos una semana los dos hermanos, habéis contado bien).  Y su padre le quería hacer la típica tarta de cumpleaños de casa, la de chocolate y galletas.  Y la buscó en el blog…  pero no estaba.  Prometí hacérsela yo (promesa incumplida, porque el mismo día 12 falleció mi padre después de varios meses de lucha contra el cáncer – “el bicho” le llamaba mi abuela – y el pobre nieto se quedó sin tarta.  Pero eso es otra historia.)  El caso es que retomo el blog después de unos meses complicados, de un verano agridulce y en plena vuelta al cole, a petición de mi hijo.

Esta tarta era la que hacían en casa de “Juan Padre” (mi marido, vaya) para los cumpleaños.  Me la pasó mi suegra al poco tiempo de casarme.  Al principio la hacía con galletas Chiquilín, para que saliera rectangular.  Pero…  un día se me habían acabado, y la hice con galletas María.  “¡Mamá!  ¡Qué bonita!  ¡Con forma de flor!”, dijo Sol.  Y desde entonces nunca más usé Chiquilín.

Ahí va la receta, Juan, para la próxima.

INGREDIENTES:

  • 1 huevo
  • 125 gr de mantequilla blanda, pero no derretida
  • 125 de azúcar (mejor glace para que no se note en la mezcla del chocolate, pero se puede utilizar azúcar normal)
  • 200 gr de chocolate negro
  • 2 vasos de leche con dos cucharadas generosas de azúcar, + 1 ó 2 cucharadas de leche para el chocolate
  • 1 paquete de galletas María, o de galletas Chiquilín (si queréis que la tarta sea rectangular;  con las dos sale muy buena)

MODO DE HACERLO:

Separar la yema de la clara y montar la clara a punto de nieve

Derretir el chocolate al baño María con muy poquita leche, y dejar templar.

Mezclar mientras la mantequilla con el azúcar y batir (con la batidora de varillas eléctrica lo hago yo);  añadir la yema y volver a batir.  Añadir el chocolate derretido y mezclar, y por último mezclar con cuidado la clara montada a punto de nieve.

En un cacharro apto para microondas, calentar los dos vasos de leche con las dos cucharadas de azúcar (en la receta de mi suegra la leche no se mezclaba con azúcar sino con dos cucharadas de coñac o ron;  pero como era para los niños, lo cambié).  Si a mitad de tarta se acaba la leche, se calienta otro vaso más con más azúcar.

En la fuente en la que se vaya a servir la tarta, ir colocando las galletas empapadas en la leche, con cuidado de que no se rompan;  encima, una capa de crema de chocolate, y seguir alternando capas de chocolate y galletas (dependiendo del tamaño de la base de la tarta, saldrán 2 o 3 pisos.  en ésta salieron dos).  Hay que acabar con crema de chocolate.

Se deja descansar unas horas en la nevera, se adorna como se quiera y listo.

P1110343

A ver si te sale bien, Juan, ¡ya nos dirás!

 

Brownie en microondas

P1110476Me he dado cuenta de que llevo mucho tiempo sin publicar nada, entre unas cosas y otras. Había prometido a las niñas (cuando hablo de “las niñas” me refiero a mis hijas pequeñas) publicar la receta con la que ganaron el concurso de repostería creativa en microondas en el que participaron hace un mes.  Aquí va la receta, copiada del cuaderno de Rosario:

INGREDIENTES:

  • 125 gr de chocolate negro (o 40 gr de negro, 40 de blanco y 4 con leche)
  • 150 gr de azúcar
  • 125 gr de mantequilla
  • 3 huevos
  • 100 gr de harina
  • un chorrito de leche
  • un puñado de nueces (opional)

MODO DE HACERLO:

Derretir el chocolate en el microondas casi al completo.  Cuando este casi derretido le añadimos la mantequilla en trozos y volvemos a dar un toque de microondas para que se derrita del todo.  Mezclamos con las varillas para que se incorporen bien los ingredientes.

P1110469

Aparte vamos a hacer una mezcla con los huevos, la leche y el azúcar, batiendo con unas varillas hasta que consigamos una pasta de color blancuzco;  esta mezcla la agregamos al chocolate y volvemos a batir con las varillas para mezclarlo bien. Añadimos la harina y volvemos a mezclar.

Elegimos un molde apto para microondas, lo untamos de mantequilla y vertemos la mezcla.  

P1110471Metemos en el microondas a 750 W durante 6 minutos.  Lo sacamos y lo pinchamos con una aguja a ver si está ya hecho.

¡YA TIENES TU BROWNIE!

El chocolate lo puedes dividir en tres chocolates, unos 40 gr de cada uno, y te sale un Brownie de tres chocolates, que es la receta con la que ganamos el premio.

Se puede adornar con unas nueces por encima.

Peras en almíbar con chocolate

P1110277

Hoy es el cumpleaños de mi hermana pequeña.  ¡Sí, nació el 29 de febrero!  ¡Muchas felicidades, María!  Ayer nos invitó a comer para celebrar que este año cumplía años “de verdad” y no tuve que preparar comida en casa.  Pero eso no quiere decir que la cocina haya estado parada este fin de semana.  Eso sí, ha sido cocina “de supervivencia”, con lo que quedaba en la nevera:  croquetas de jamón, tortillas de calabacín, jamón empanado y unas peras en almíbar con chocolate.  Estaba un poco en las nubes, y fui haciendo fotos de la preparación de las recetas (calabacín cortado, jamón picado…) ¡pero ninguna de los platos acabados!  Hoy he repetido la única que podía  (ya no tenía jamón, ni calabacines, ni huevos…), para hacer la foto y poder colgarla.  Es una receta muy fácil, buena, y tiene la ventaja de que los niños (y los no tan niños) comen fruta sin protestar.  A ver si os gusta.

INGREDIENTES:

  • 1 pera por persona
  • 1 cucharada de azúcar por pera
  • canela en rama
  • 1 tableta de chocolate negro de 300 gr
  • 80 gr de mantequilla
  • 2 cucharadas de leche
  • agua

 

MODO DE HACERLO:

Pelar las peras, partirlas por la mitad y quitar el corazón con una puntilla.

 Poner las mitades de pera en el fondo de una cacerola amplia para que no se monten unas encima de otra, espolvorear el azúcar por encima, poner la rama de canela y cubrir con agua.  

Poner a cocer a fuego medio hasta que estén algo transparentes y al pincharlas con una aguja ésta entre y salga muy fácil. Yo las he tenido una media hora, primero con la cacerola destapada pero a mitad de cocción las tapé.

Mientras tanto, preparar la salsa de chocolate.  En un cazo al baño María poner la tableta de chocolate negro en trozos, la leche y la mantequilla.  Es muy importante que el agua del baño María no llegue a hervir, hay que tener paciencia.  Tampoco hace falta remover mucho.  Cuando esté todo derretido, ir añadiendo agua poco a poco hasta conseguir una salsa algo espesa pero que pueda servirse con un cucharón sin problemas.  Lo siento, desde que empecé el blog me he ido preocupando por tomar tiempos y sobre todo cantidades (porque hago muchas cosas a ojo), pero ya he dicho que este fin de semana no estaba yo en pleno uso de facultades y no medí la cantidad de agua.  Creo, en cualquier caso, que no eché más de un vasito de vino de agua. 

Sacar las peras del almíbar y esperar a que se enfríen.  Las serví con el almíbar y el chocolate aparte en dos salseras, porque a algunos no les gusta el chocolate, y a otros el almíbar.  En casa hay una regla que aplicamos casi siempre:  probar un poco de todo, aunque no te guste (¿”es obligatorio tomar ésto”? es una de las preguntas retóricas que hacen mis hijos “por si cuela”; porque la respuesta suele ser un SÍ como una casa).  Pero para todas las reglas hay excepciones, y los postres son una de ellas en casa:  si a alguien no le gusta el chocolate, pues que no tome.  ¡Eso sí, las peras no se las perdoné a nadie!