Cocido

P1130123

Hoy ha tocado comida contundente.   Pienso que el cocido es como el gazpacho, que hay tantas recetas como gente que lo prepara.  En cualquier caso, ésta es mi receta, adaptada a los gustos de casa.  Estas cantidades son para 12, así que para menos ya sabéis, divididlo por 2, o por 3…  No es difícil hacerlo, pero sí se tarda:  tres horas y media de cocción, más unos 15 minutos para la sopa.

Siempre cuezo los garbanzos dentro de una red.  Hoy ha habido “zafarrancho de combate” : ¡No he encontrado la red!  A punto he estado de salir corriendo “al chino” a ver si encontraba una.  Pero me he iluminado:  he recordado que tenía una bolsa de rejilla para ropa sucia sin estrenar, y es lo que he usado para meter los garbanzos.  Eso sí, le he cortado la cremallera, que era metálica, y he cerrado la red con hilo de atar la carne para asar.  ¡Salvada!

He puesto no 600 g, sino 1 kilo de garbanzos:  aprovecho para hacer un día un plato que le encanta a Juan:  garbanzos fritos con huevos fritos.  Así que no os preocupéis, queridos hijos solteros, que aunque hayáis visto que sobraban muchos no os vais a tener que pasar la semana comiendo y cenando garbanzos para “matarlos”.

Va la receta.

INGREDIENTES:

  • 600 g de garbanzos
  • 1/2 kg de morcillo
  • 3 cuartos traseros de pollo o de gallina (hoy era pollo)
  • 1 trozo de tocino sin veta, y otro con veta
  • 6 huesos de caña
  • 1 hueso de jamón
  • 2 trozos de espinazo
  • 3 chorizos
  • 2 morcillas, una de cebolla y una de arroz
  • 1/2 repollo pequeño
  • 10 patatas medianas
  • 2 zanahorias grandes
  • un puñado de fideos 
  • sal
  • 2 dientes de ajo
  • Aceite

MODO DE HACERLO:

Lo primero que hay que hacer, la noche anterior, es poner los garbanzos a remojo con un par de cucharadas de sal.

Empiezo poniendo a cocer las carnes:  morcillo, huesos, espinazo y tocinos.

P1130085

(En la foto no aparecen el espinazo ni el tocino veteado, porque se me había olvidado ponerlos.  Me acordé cuando empezó a hervir el agua, y los añadí entonces.)  Hay que poner mucha agua, no sólo cubrir la carne, porque se van añadiendo los ingredientes ¡y tiene que haber agua suficiente para todos!  Se pone a fuego fuerte al principio, hasta que hierve.  Mientras, se escurren los garbanzos y se meten en una red.  Cuando empieza a hervir el agua, se hace una espuma en la superficie que hay que desespumar, con una espumadera, con un cucharón o con una cuchara grande.  

Cuando está desespumado, se meten los garbanzos en la olla, se tapa, se baja el fuego (lo he tenido en el 4 y medio sobre 9).  Al cabo de una hora, se sala, se añade al caldo el pollo y el chorizo y se vuelve a tapar.  

El repollo se corta fino, se lava, y se pone a cocer en un cacharro aparte con agua hirviendo y sal, unos 20 minutos.  Se escurre y se reserva.  Justo antes de servir, se rehoga en una sartén con aceite de oliva, donde se habrán dorado unos ajos en láminas.

En total, como he escrito antes, tiene que estar 3 horas y media cociendo.  Cuando lleva dos horas, suelo poner un cacharro con agua a calentar.  Quito caldo al guiso (unos 10 ó 12 cucharones), lo reservo en otro cacharro para tener más sopa, y sustituyo el líquido que he quitado por el agua caliente (no fría, porque entonces se pararía el hervor y ¡eso es fatal para los garbanzos!).  Cuando falta una hora para acabar, se añaden las zanahorias peladas.  Y cuando falta media, las patatas enteras, peladas también, y lavadas.

Terminado el tiempo de cocción, se aparta del fuego y se sacan, para que no se sequen, al cacharro que hemos dejado con caldo, el morcillo, el chorizo, el pollo, el espinazo y los tocinos.  Se retiran también los huesos de caña y de jamón, las patatas y las zanahorias.  Se cuela el caldo, se vuelve a poner al fuego, se rectifica el punto de sal y cuando hierve se echa el puñado de fideos.  Se tendrá cociendo lo que indique el paquete de fideos y se reserva.

Se corta la morcilla en rodajas, y se mete al horno a 180 grados hasta que esté hecha (lo siento, no he mirado el tiempo, pero habrán estado unos 20 minutos máximo, no más).

Mientras se hace, se parten las carnes y se presentan en una fuente.  El caldo en el que se habían quedado en remojo se puede añadir a la sopa, volviendo a comprobar el punto de sal. 

Suelo servir una fuente con las carnes, otra con las verduras y otra con los garbanzos, y la sopa, por supuesto. 

P1130122

 

Anuncios

Pochas con almejas

El otro día fui a un almacén de fruta que hay cerca de casa y aproveché para comprar algunas cosas que nunca encuentro en el supermercado, entre ellas unas pochas congeladas que están buenísimas.  Así que al fin de semana siguiente preparé unas pochas con almejas.  Seguí la receta de David de Jorge :

(http://blog.daviddejorge.com/2011/08/12/robinfood-pochas-guisadas-pochas-con-almejas/),

y salieron buenísimas.  Hice el doble de cantidad, porque ya sabéis que somos muchos.  Aquí va la receta, aunque en el blog Robinfood estará mucho mejor explicado.

INGREDIENTES:

  • 1kg y medio de pochas
  • 2 tomates
  • 2 cebolletas
  • 2 pimientos verdes italianos (los largos y finos)
  • 3 dientes de ajo
  • Agua, aceite y sal

Para las almejas:

  • 1 kg de almejas
  • 1 diente de ajo 
  • perejil
  • un vasito de vino blanco
  • aceite de oliva

MODO DE HACERLO:

Lo primero que hay que hacer es poner las almejas a remojo con abundante agua con sal, para que se limpien y no tengan arena.

En una cacerola, poner las pochas y cubrirlas de agua.  Añadir las verduras enteras (las cebolletas partidas por la mitad).  Añadir un chorro de aceite de oliva y un poco de sal.  Ponerlo a hervir a fuego lento, con la cacerola tapada.  Tardará una media hora en empezar a hervir.  A partir de ese momento, siempre a fuego lento, dejar que las pochas se hagan, por lo menos una media hora más.  Las mías necesitaron casi una hora, quizá por ser congeladas.  Hay que ir quitando la espuma que se forma en la superficie.

 

Cuando las pochas están hechas, se retira la verdura.  Los ajos se desechan, y se pasa por la batidora los tomates, los pimientos y las cebolletas con un poco de caldo.  Se incorpora este puré a la cazuela otra vez  y se deja cocer todo junto unos cinco minutos, rectificando de sal.

Por otro lado, se dora el diente de ajo picado en una sartén, y se añaden las almejas, el vaso de vino y el perejil.  Se espera a que se hayan abierto las almejas (las que queden cerradas o estén rotas se retiran), y se añaden a la cazuela de las pochas, donde se vuelve a dar un hervor a todo junto.

p1110914

¡Están riquísimas!  Para variar, se me ha olvidado hacer la foto del final del guiso.  Otra vez será…