Macedonia de frutas

P1120419Para compensar la receta anterior, hoy toca receta fácil, fácil, pero rica, rica, que diría Arguiñano.  Y una manera buenísima para que tomen fruta los que sólo comen plátano – y gracias –  de casa.  Siempre me da un poco de pereza, de inicio, cortar toda la fruta en daditos.  Pero todo es ponerse, porque la verdad es que no se tarda nada.  Empiezo cortando las frutas que no se oxidan, y acabo siempre por las manzanas para que no se pongan feas.   Doy los ingredientes para 8 personas con la fruta que usé, pero cada uno puede ponerle la fruta que más le guste:

INGREDIENTES:

  • 2 plátanos
  • 2 mandarinas
  • 2 kiwis
  • 2 peras
  • 2 manzanas
  • 6 fresas grandes
  • 4 cucharadas de azúcar
  • el zumo de medio limón

 

MODO DE HACERLO:

Se pelan las mandarinas y se sacan los gajos con un cuchillo dejando las pieles que los separan.  Sueltan zumo al hacer esto, que se aprovecha para verterlo en el bol donde se va a ir poniendo la fruta.

Pelar mandarina

Se parten las fresas en daditos.  Y se pelan y parten los plátanos, los kiwis, las peras y las manzanas,  procurando que todos los trozos de fruta sean más o menos del mismo tamaño.  Se espolvorea con las cucharadas de azúcar y se echa por encima el zumo de limón.   Se deja así una media hora (fuera de la nevera), durante la cual la fruta va soltando jugo.  Se remueve toda la fruta para que se mezclen bien los tipos de fruta y el jugo, y se sirve.  

Peras en almíbar con chocolate

P1110277

Hoy es el cumpleaños de mi hermana pequeña.  ¡Sí, nació el 29 de febrero!  ¡Muchas felicidades, María!  Ayer nos invitó a comer para celebrar que este año cumplía años “de verdad” y no tuve que preparar comida en casa.  Pero eso no quiere decir que la cocina haya estado parada este fin de semana.  Eso sí, ha sido cocina “de supervivencia”, con lo que quedaba en la nevera:  croquetas de jamón, tortillas de calabacín, jamón empanado y unas peras en almíbar con chocolate.  Estaba un poco en las nubes, y fui haciendo fotos de la preparación de las recetas (calabacín cortado, jamón picado…) ¡pero ninguna de los platos acabados!  Hoy he repetido la única que podía  (ya no tenía jamón, ni calabacines, ni huevos…), para hacer la foto y poder colgarla.  Es una receta muy fácil, buena, y tiene la ventaja de que los niños (y los no tan niños) comen fruta sin protestar.  A ver si os gusta.

INGREDIENTES:

  • 1 pera por persona
  • 1 cucharada de azúcar por pera
  • canela en rama
  • 1 tableta de chocolate negro de 300 gr
  • 80 gr de mantequilla
  • 2 cucharadas de leche
  • agua

 

MODO DE HACERLO:

Pelar las peras, partirlas por la mitad y quitar el corazón con una puntilla.

 Poner las mitades de pera en el fondo de una cacerola amplia para que no se monten unas encima de otra, espolvorear el azúcar por encima, poner la rama de canela y cubrir con agua.  

Poner a cocer a fuego medio hasta que estén algo transparentes y al pincharlas con una aguja ésta entre y salga muy fácil. Yo las he tenido una media hora, primero con la cacerola destapada pero a mitad de cocción las tapé.

Mientras tanto, preparar la salsa de chocolate.  En un cazo al baño María poner la tableta de chocolate negro en trozos, la leche y la mantequilla.  Es muy importante que el agua del baño María no llegue a hervir, hay que tener paciencia.  Tampoco hace falta remover mucho.  Cuando esté todo derretido, ir añadiendo agua poco a poco hasta conseguir una salsa algo espesa pero que pueda servirse con un cucharón sin problemas.  Lo siento, desde que empecé el blog me he ido preocupando por tomar tiempos y sobre todo cantidades (porque hago muchas cosas a ojo), pero ya he dicho que este fin de semana no estaba yo en pleno uso de facultades y no medí la cantidad de agua.  Creo, en cualquier caso, que no eché más de un vasito de vino de agua. 

Sacar las peras del almíbar y esperar a que se enfríen.  Las serví con el almíbar y el chocolate aparte en dos salseras, porque a algunos no les gusta el chocolate, y a otros el almíbar.  En casa hay una regla que aplicamos casi siempre:  probar un poco de todo, aunque no te guste (¿”es obligatorio tomar ésto”? es una de las preguntas retóricas que hacen mis hijos “por si cuela”; porque la respuesta suele ser un SÍ como una casa).  Pero para todas las reglas hay excepciones, y los postres son una de ellas en casa:  si a alguien no le gusta el chocolate, pues que no tome.  ¡Eso sí, las peras no se las perdoné a nadie!