Tarta de crêpes y mousse de chocolate

IMG_20190203_101022_965El sábado pasado quería hacer mousse de chocolate de postre.  Pero a la vez era la Candelaria, y ya he contado en alguna ocasión que, siguiendo la tradición francesa, en casa hacemos crêpes todos los años para celebrar esta fiesta.  Se me ocurrió que podía juntar las dos, y montar una tarta milhojas de crêpes y mousse.  Dicho y hecho.  Preparé primero la masa de crêpes (en su versión de huevos + mantequilla), para que diera tiempo a dejarla reposar un par de horas.  Hice luego la mousse de chocolate, y la dejé fuera de la nevera para que fuera fácil untarla.  Al finalizar el tiempo de reposo hice las crêpes en una sartén de unos 22 cm de diámetro para acabar montando la tarta alternando una capa de crêpes y una de mousse.  En un momento dado me pareció que iba a ser muy pesada sólo con chocolate, y unté la capa del medio de mermelada de fresa.  Estaba bueno, pero era más incómodo cortarla porque las capas de crêpe se escurrían hacia los lados justo por la capa de mermelada de fresa.

Aunque tenga dos preparaciones distintas antes de montar la tarta, es fácil.

Va la receta:

INGREDIENTES:

Para las crêpes:

  • 180 gr. de harina
  • 2 cucharadas de azúcar
  • 1 pizca de sal
  • 4 huevos enteros + 2 yemas (ó 4 huevos enteros y 30 g de mantequilla derretida)
  • 340 ml. leche
  • Mantequilla para la sartén

Para la mousse de chocolate:

  • 300 gr de chocolate negro 
  • 4 huevos
  • 4 cucharadas de azúcar
  • 175 gr de mantequilla

MODO DE HACERLO:

Se prepara primero la masa de crêpes:  se tamiza la harina en un cuenco, se le mezcla el azúcar y la pizca de sal y se hace un agujero en el centro.  En este agujero se vierten los huevos batidos y la mantequilla derretida, y se va removiendo para ir incorporando los ingredientes sólidos a lo líquidos poco a poco (así se evita que salgan grumos).  Cuando está todo bien incorporado se añade la leche y se mezcla bien.  Si quedan grumos se pueden quitar batiendo la masa con una batidora (a baja velocidad para no llenar la masa de aire), y se deja en reposo unas dos horas (si no os da tiempo a tanto reposo, dejadla por lo menos 30 minutos).

Durante el reposo se prepara la mousse de chocolate.  Se empieza derritiendo el chocolate en onzas y la mantequilla, en un cazo al baño María.  Mientras se derrite el chocolate, se separan las claras de las yemas, se montan las primeras a punto de nieve y se baten las segundas con el azúcar.  Cuando el chocolate y la mantequilla están bien derretidos se remueve la mezcla, se deja templar unos minutos y se va añadiendo a las yemas con azúcar poco a poco, en un hilito, para que no se cuajen las yemas.  Cuando está todo incorporado, se añaden las claras a punto de nieve y se mezclan con unas varillas suavemente y con movimientos envolventes para que las claras no pierdan aire.  Se deja fuera de la nevera para que sea fácil untar las capas.

Pasado el tiempo de reposo se unta una sartén con mantequilla, y cuando esté caliente (pero sin que se llegue a quemar la mantequilla) se vierte con un cazo un poco de masa de crêpe.  Se empieza por el centro, y rápidamente se va moviendo la sarten hacia arriba y hacia abajo girándola a la vez, para que se extienda la masa por toda la superficie de la misma.  Esto, obviamente, se hace en el aire.  Se vuelve a poner la sartén en el fuego (en el número 7 sobre 9, en mi cocina).  Cuando se empieza a levantar el borde de la crêpe se le da la vuelta (en el aire, o si no os atrevéis con una espátula o con la mano).  Cuando se dore también por el otro lado, se retira a un plato, y vuelta a empezar.  Con esta cantidad de masa, y este tamaño de sartén, salieron 12 crêpes.  Para la tarta usé 9, y el resto…  volaron.

Montar la tarta alternando una crêpe y una capa de mousse. 

Hay que tener cuidado de poner bien las crêpes unas encima de otras para que quede bonito. Y, si queréis, ponedle una capa de mermelada en medio; está muy rico con fresa, frambuesa…  alguna un poco ácida como contraste al dulzor del chocolate.

P1140307Se decora con azúcar glass, o con frutos rojos, o virutas de chocolate…

Crêpes

P1110159Ayer fue 2 de febrero,  día de la Candelaria, la fiesta de la Presentación de Jesús en el templo y la Purificación de la Virgen María.  En Francia es costumbre hacer crêpes y comerlas con la familia, los amigos y los compañeros de clase.  Por supuesto, hay que darles la vuelta en el aire, con cuidado de que no se caiga ninguna al suelo, porque sería signo de mala suerte.  Dice la tradición que hay que hacerlas con la mano derecha, mientras se sujetan dos monedas con la izquierda.   Y que la primera crêpe es la más importante:  una vez dorada, hay que envolver esas monedas en la crêpe y colocar el paquetito en lo alto de un armario para asegurar la prosperidad de la familia hasta el 2 de febrero del año siguiente.  ¡Cuántas supersticiones para celebrar una fiesta cristiana!

Yo estudié en un colegio francés de niñas, en el que me reenganché luego de profesora…  hasta hoy.  Y en el que matriculé a mis hijas cuando nacieron.  Con esto quiero decir que hace ya muuuuuuuuuuchos años que adopté esa costumbre francesa, y en casa hacemos crêpes todos los años por la Candelaria.   Y cuando mis hijas llegan a 6º de Primaria, preparamos también crêpes para el cole, porque “le jour des crêpes” es ya toda una tradición en ese curso: las alumnas traen crêpes pero también siropes, fruta, crema de chocolate, mermelada, azúcar, nata…  todo tipo de relleno.  Se juntan en el comedor a comérselas y las profes tenemos el privilegio de que nos inviten a catarlas.   Como este año María (la octava) está en 6º, el lunes por la tarde nos dedicamos a hacer crêpes para que pudiera llevarlas el martes al colegio.  

Van pasando los “niños” por la cocina al olor de las crêpes para ver qué hacemos.  “¿Puedo hacer una?”  Darles la vuelta es todo un reto, ¡pero quien consigue hacerlo bien se queda orgullosísimo!  Por supuesto, ni sujetamos monedas con la izquierda ni guardamos una crêpe hasta el año siguiente (¡nos las comemos todas!)  Y si se nos caen al suelo…   aplicamos la mundialmente conocida “regla de los 2 segundos”  (ó 5, ó 10, que mis hijos no se ponen de acuerdo);  aquélla que dice que si se cae algo al suelo y se recoge antes de que pasen 2, ó 5, ó 10 segundos, se puede comer tranquilamente.

Hacer crêpes no es difícil, aunque entre el tiempo de reposo y el de cocción de las crêpes sí hay que prever unas dos horas.  Aquí va la receta, para que podáis celebrar la Candelaria “a la francesa”.  

INGREDIENTES:  (para unas 24 crêpes)

  • 180 gr. de harina
  • 2 cucharadas de azúcar
  • 1 pizca de sal
  • 4 huevos enteros + 2 yemas (ó 4 huevos enteros y 30 g de mantequilla derretida)
  • 340 ml. leche
  • Mantequilla para la sartén

 

MODO DE HACERLO:

Se tamiza la harina sobre un cuenco para que no salgan grumos en la masa. Se mezcla con el azúcar y con la pizca de sal.  Se hace un hueco en el centro donde se ponen los huevos y las yemas batidos.  Se mezcla todo incorporando la harina poco a poco.  Se añade la leche y se mezcla bien.  Si salen grumos se puede batir la mezcla con una batidora para quitarlos.

P1110158

Se deja reposar en la nevera 30 minutos como mínimo.

Pasado el tiempo de reposo, se pone una sartén a fuego medio y se unta el fondo con mantequilla (lo hago con un pincel para evitar el exceso de grasa).  Se remueve la masa y sobre la sartén caliente se vierte un poco  con un cucharón, empezando por el centro y girando la sartén para que quede todo el fondo bien cubierto.  Si hay exceso de masa, se retira.  No tiene que quedar una capa muy gorda.  Se pone al fuego, y al cabo de un minuto, cuando empieza a estar el borde dorado y empieza a cuajar la masa, se pasa una espátula por el borde y se voltea la crêpe, dejándola otros 30 segundos del otro lado.

Si no os sale darle la vuelta en el aire, se puede hacer con la mano o con una espátula.  Según se van haciendo, se van apilando en un plato.  Un truco es espolvorearlas con un poco de azúcar cuando salen de la sartén.

Se pueden rellenar con cualquier cosa, dulce o salado.  Si las hacéis para rellen salado, no hace falta poner azúcar en la masa. En casa triunfan espolvoreadas con azúcar y con un chorrito de zumo de limón por encima.

Joyeuse fête de la Chandeleur!

280px-Andrea_Mantegna_049
La Presentación de Jesús en el Templo             Andrea Mantegna – 1465