Tarta “Regalo”

P1120460Soy un caos.  Tan pronto escribo cuatro entradas el mismo día, como me paso meses sin publicar ninguna.  Hoy tengo mucho “material” y tiempo para escribir.  Pero me parece que dejaré varias recetas en “Borradores”, para ir publicándolas poco a poco.

Esta tarta ha sido el regalo de santo de Rosario a María (María celebra su santo el día de la Cruz de mayo, como su abuela).  Rosario es la pequeña, y María la penúltima.  Rosario estaba muy ilusionada con hacerle a María un regalo sorpresa.  Se pasó horas buscando recetas por Internet (se ve que lo de mirar libros de cocina ya no se lleva), y cuando decidió qué tarta quería hacer nos fuimos las dos a comprar los ingredientes, mientras María estaba en volley.  Hay que reconocer que María encontró la bolsa y vio lo que había dentro, pero no se imaginaba así la tarta.

La base era una Sachertorte rellena de mermelada de fresa.  Tuvo su dificultad, porque había que rellenar las bolsas vacías de Conguitos y Lacasitos con servilletas y pincharlas en unas pajitas, como si se estuvieran vaciando sobre la tarta, y hubieran derribado unas cuantas galletas del borde.  Había que esperar a que la cobertura de la tarta estuviera fría, pero no lo suficiente como para que no se pegaran encima los chocolates…  Una vez hecha, tuvimos que quitar una de las bandejas de la nevera porque no cabía de alto.  Y por supuesto, María tuvo prohibida la entrada en la cocina toda la mañana.

Lo mejor:  la cara que puso María cuando la vio.  Lo segundo mejor, lo contenta que estaba Rosario con la sorpresa que le había dado.  Y lo último, que estaba buenísima!!  No me enrollo más, va la receta:

INGREDIENTES:

Para la tarta:  Receta de la tarta Sacher

Para la decoración:

  • 1 paquete grande y otro pequeño de Conguitos y de Lacasitos (o de mini nubes, jelly beans…  cualquier “chuche” pequeña que os guste)
  • 1 caja de galletas alargadas de chocolate blanco
  • 2 pajitas de las (articuladas) y 2 servilletas

MODO DE HACERLO:

Una vez que tenemos la tarta cubierta con el chocolate, dejamos que se enfríe un poco.  Sobre la tarta ponemos los conguitos en una mitad y los Lacasitos en la otra.  La separación entre ambas mitades no tiene que ser una línea recta.  En cada mitad, en uno de los extremos de la tarta, pinchar la parte corta de las pajitas en la tarta.  Rellenar las bolsas con una servilleta de papel cada una, y pincharlas en las pajitas hasta bastante abajo.  Hacer una montañita con los chocolates al pie de cada una de las pajitas.  A decir verdad, en la receta original parece ser que pintaban las pajitas con el chocolate de cubrir la tarta y les pegaban chocolates, pero nosotras lo intentamos y no se sujetaban; así que lo arreglamos con la montañita.  Disponer las galletas de chocolate alrededor de toda la tarta menos por el lado opuesto a las pajitas, donde se juntan los conguitos y los lacasitos.  Si son demasiado largas, cortarlas por la mitad con un cuchillo sin sierra bien afilado.  Poner conguitos y lacasitos por el borde de la tarta en ese trozo, y algunos en el plato como si se hubieran “desbordado” de la tarta.

P1120462

¡Y a comer!  Eso sí, no os sirváis un trozo muy grande, ¡que es una “bomba” de azúcar!

¡Muchas felicidades, María!

Tronco de chocolate

P1120373¡El cumpleaños de Rosario está siendo como las bodas de Camacho!  Lo hemos vuelto a celebrar hoy, porque han venido a comer los casados con los nietos.  No sabía qué tarta hacerle hoy.  De repente me he acordado de que en uno de sus libros de cocina Rosario había marcado un brazo de gitano y que lleva algún tiempo preguntándome cuándo lo podíamos hacer.  Pero me he puesto a ello un poco tarde, y ya no me daba tiempo a hacer la crema pastelera (¡y tampoco tenía natillas, Consuelo!).  Por lo que lo he reconvertido en tronco de chocolate.   Han salido dos, unos grande y otro pequeño.  Aunque por fuera tenían chocolate los dos, he rellenado el grande con mermelada de fresa y el pequeño con dulce de leche.

Va la receta:

INGREDIENTES:

Para el bizcocho:

  • 6 huevos
  • 150 gr de azúcar
  • 150 gr de harina
  • un pellizco de sal

Para la cobertura de chocolate:

  • 200 ml de nata líquida
  • 200 gr de chocolate negro

Para el relleno:

  • Un bote de mermelada, o dulce de leche, o nata montada, o crema…

MODO DE HACERLO:

Se empieza preparando el bizcocho:  Se precalienta el horno a 200º.  Se separan las claras de las yemas.  Se montan las claras a punto de nieve.  Se montan también las yemas con el azúcar y el pellizco de sal hasta conseguir que suba un poco y quede una cremita amarilla. Se mezcla a esta crema las claras a punto de nieve (se puede hacer con las varillas también, pero con una velocidad menor).  

Finalmente, se va tamizando la harina con un colador y se mezcla con la masa anterior, esta vez con un batidor de varillas manual.

Se vierte la masa en una fuente de horno cubierta con papel para horno.  no tiene que quedar una capa muy gorda.  Se deja 10 minutos, bajando el horno a 180º.

P1120360

Mientras está el bizcocho en el horno se humedece un trapo escurriéndolo bien de agua.  Se extiende  en una mesa y se espolvorea azúcar por encima para que no se pegue luego el bizcocho al trapo.  Pasados los 10 minutos se saca el bizcocho del horno y se vuelca sobre el trapo con cuidado.  Se quita el papel, se enrolla con el trapo, y se deja reposar el rulo hasta que se enfríe, una hora u hora y media.

Se aprovecha para hacer la cobertura.  Se pone la nata líquida en un cazo al fuego, y se retira en cuanto empieza a hervir.  Se le añade entonces el chocolate troceado para que se derrita, dando vueltas para que se incorpore bien a la nata.

Cuando se enfría el bizcocho se desenrolla, se extiende el relleno y se vuelve a enrollar, ayudándose del trapo.  Se corta un centímetro de cada extremo para que queden uniformes.

P1120368

Lo perfecto sería ponerlo entonces en una rejilla encima de una bandeja, y volcar la cobertura por encima para que se cubra por completo y poder recuperar el chocolate sobrante en la bandeja.  Pero si no se tiene rejilla disponible, como yo hoy, se va cubriendo con el chocolate por todas partes con la ayuda de una espátula.  

Se marcan rayas con un tenedor.  Y se puede adornar espolvoreando azúcar glace por encima, o con unas fresas, frambuesas…

A la mitad de la familia le ha gustado más el de fresa, a la otra mitad el de dulce de leche…  y a Maquita, nuestra nieta mayor…  ¡las frambuesas!

P1120378

 

 

Brownie

p1120106“El brownie de Javi”, para ser más exactos.  Realmente, Javi nunca hizo el brownie.  Pero sí trajo la receta a casa, de una clase de inglés del colegio.  Su profesor nunca supo (ni sabrá, a menos que lea este blog, cosa que dudo) lo que cundió su receta y lo que se la hemos agradecido, porque la hemos hecho un montón de veces.  Sol, por ejemplo, hace un brownie cada vez que alguna de sus amigas del cole o de la facultad cumple años y se juntan para celebrarlo.  Porque además se puede sustituir la harina por maicena y sale igual de bueno , y una de sus mejores amigas es celíaca.  Si lo hacéis “gluten free”, tened únicamente la precaución de elegir un chocolate sin gluten (Valor negro o Nestlé postres, por ejemplo), y de limpiar muy bien todos los utensilios para que no haya restos de harina de trigo.  Va la receta, traducida del inglés, ¡jajaja!:

INGREDIENTES:

  • 270 gr de chocolate negro 
  • 160 gr de mantequilla
  • 330 gr de azúcar
  • 4 huevos
  • 200 gr de harina (que, como escribí antes, se puede sustituir por Maicena)
  • 1/2 cucharadita de levadura
  • 100 gr de nueces (opcional)

MODO DE HACERLO:

Derretir el chocolate con la mantequilla al baño maría y dejar enfriar.P1110295

Batir los huevos con el azúcar.  Añadir el chocolate, mezclar.  Añadir la harina mezclada con la levadura y mezclar.p1120105

Engrasar y enharinar un molde cuadrado (si el molde es antiadherente no hace falta enharinarlo, y si es de silicona ni engrasar ni enharinar).  Yo tengo uno muy bueno pero un poco viejo, así que le pongo papel de horno y engraso el papel.  El papel es luego útil para desmoldarlo, además.

Cocer 35 minutos en horno medio fuerte.  Está más rico cuando se queda un poco crudito por dentro.  En casa lo tomamos a veces con helado de vainilla, o con nata.  Pero solo está buenísimo, sobre todo si lo tomáis templado.

Se pueden añadir nueces a la masa antes de meterlo en el horno, o usarlas para decorar el brownie.  

Buñuelos de viento

p1120079Este fin de semana ha tocado solomillo.  Lo mandaron de Campocerrado hace poco y lo congelé.  El sábado entré en su página para buscar ideas de recetas y encontré una de solomillo con salsa bearnesa que puse en práctica el domingo.  No la voy a escribir porque la hice siguiendo su receta al pie de la letra y salió buenísimo.  Lo único, que la salsa bearnesa se corta con relativa facilidad.  Así que si la hacéis no podéis calentarla mucho.  Si se empieza a cortar, hay que remover corriendo para evitarlo.  Un truco, si se corta del todo, es echar un chorrito de agua muy fría a la vez que se mueve la salsa con una cuchara de madera.  Para conservarla hasta que se sirve, se puede dejar al baño María (con el fuego en el mínimo), o utilizar una salsera de doble fondo que mantenga la salsa caliente.

También hice buñuelos de viento.  Son típicos de Todos los Santos y me gusta hacerlos, por lo menos una vez al año por estas fechas… cuando tengo tiempo.  Porque la verdad es que no son difíciles de hacer, pero sí laboriosos.  Me enseñó a hacerlos de pequeña mi tía Rocío.  Cada vez que los hago me acuerdo de ella, y pienso en el mérito que tenía porque ella los hacía varias veces al año, casi cada vez que nos reuníamos toda la familia (y somos unos cuantos) en casa de los abuelos.  Escribo la receta tal y como me la explicó tía Rocío (o por lo menos como la escribí yo hace…  ¿38 años?):

INGREDIENTES:

  • 1 dl de leche
  • 1 dl y medio de agua caliente
  • 50 gr de mantequilla
  • ralladura de un limón
  • un pellizco de sal
  • 150 gr de harina
  • 1 cucharadita de levadura
  • 4 huevos

MODO DE HACERLO:

Poner en un cazo todos los ingredientes hasta la sal incluida.  Poner el cazo el fuego.  Cuando hierve, se separa el cazo del fuego y se echa de golpe la harina mezclada con la levadura.  Se remueve hasta que se queda duro.  

Se espera a que se quede más frío y se echan los huevos uno a uno.  Hasta que no está bien mezclado un huevo no se mezcla el siguiente.  Al principio cuesta, parece que no se incorpora.  Hay que tener paciencia y mezclarlo bien.

Hay que freírlos con mucho aceite.  Yo uso un cazo pequeño en vez de una sartén.   Para formar los buñuelos, se hacen bolitas con dos cucharas y se echan en el aceite empujando con una de las cucharas.  Haced bolitas pequeñas, que luego se hinchan y crecen al freirse.  No hay que poner muchos buñuelos a freír de una vez.  Cuando se van a echar los buñuelos al aceite hay que separar el cazo del fuego, y volverlo a poner cuando suben y flotan.  Si no lo hacéis así, no quedarán buñuelos “de viento”, sino “mazacotes”.  Se espera a que se doren por todos lados (se van dando la vuelta solos), se sacan del fuego y se ponen a escurrir.  El aceite tiene que estar caliente, pero no al máximo (yo he puesto el fuego en el 7,5 sobre 9).  

Se rellenan con crema pastelera con ayuda de una manga, y se espolvorean con azúcar glass.  Esta vez los he rellenado la mitad con crema normal, y la otra mitad con crema de chocolate.  La receta de la crema pastelera está aquí, en la receta del gâteau basque.  Para hacerla de chocolate, puse 100 gr de chocolate en el cazo con la leche y 1 cucharada de azúcar en vez de 3.  El resto de la receta lo hice igual (no, perdón, también mezclé 1 sola cucharada de azúcar con las yemas en vez de dos).

Se espolvorean con azúcar glass antes de servir.  Aunque la foto no acompañe, quedaron muy ricos.  ¡Animaos e intentadlo!

Y no os olvidéis de rezar por los difuntos en este mes de Noviembre…

Sachertorte

p1110947

Siempre he querido ir a Viena.  Cuando nos casamos, Juan y yo hicimos el viaje de novios en coche por Europa, y no pudimos llegar hasta allí, estaba demasiado lejos y no nos quedaban muchos días;  en Salzburgo tuvimos que emprender el viaje de vuelta.  Juan me dijo entonces que iríamos cuando cumpliéramos 10 años de casados.  Pero en lugar de a Viena fuimos a Campoamor, provincia de Alicante.  Teníamos ya 7 hijos, y la economía familiar no permitía muchos excesos.  Años más tarde una tía de Juan que sabía la historia nos invitó a Viena.  Pero organizó el viaje el fin de semana que hacían la Primera Comunión los hijos de mi hermana Mónica.  Mónica vivía entonces en Rumanía (se acaba de mudar a Letonia), y sus tres hijos hacían la primera comunión a la vez.  Así que en vez de a Viena nos fuimos a  Bucarest.   Y sigo sin conocer Viena, y por lo tanto ignoro cómo sabe la auténtica Sachertorte.  A lo mejor la tarta de esta receta no es como la auténtica;  pero no importa, porque esta está buenísima.  Es un poco laboriosa, pero que no os dé miedo a hacerla porque no es difícil.  Va la receta:

INGREDIENTES:

Para el bizcocho:

  • 200 gr de chocolate negro
  • 8 yemas de huevo y 10 claras
  • 125 gr de azúcar
  • 125 gr de mantequilla
  • 125 gr de harina
  • unos 150 gr de mermelada de albaricoque

Para el glaseado:

  • 150 gr de chocolate negro
  • 150 gr de azúcar glace
  • 250 gr de nata líquida
  • 1 yema de huevo

 

MODO DE HACERLO:

Encender el horno a 180º.

Derretir al baño María los 200 gr de chocolate negro con los 125 gr de mantequilla.  Por otro lado, separar las claras de las yemas y montar las claras a punto de nieve con las varillas eléctricas.  Si no tenéis varillas eléctricas se pueden montar a mano, pero entonces hacedlo en varias tandas porque si no os va a costar mucho.  Batir luego, con las varillas eléctricas también, las 8 yemas con los 125 gr de azúcar hasta que esté espumoso (montan un poco también y se quedan de un color amarillo claro).

Cuando el chocolate está derretido, dejarlo templar un poco y mezclarlo con las yemas, poco a poco primero para que las yemas no se cuajen.  Añadir la harina, y finalmente las claras a punto de nieve, con movimientos envolventes para que no se bajen.

p1110931

Untar un molde con mantequilla, verter la mezcla y meterlo al horno a 180º durante unos 40 minutos.  Para saber si el bizcocho está hecho, pincharlo en el centro con una aguja que tiene que salir limpia (si no, todavía le falta cocción a la tarta).  Sacar el molde del horno, y dejarlo enfriar antes de desmoldar.

p1110932

Mientras el bizcocho está en el horno, se prepara el glaseado.  Para ello, poner en un cazo pequeño la nata, el chocolate troceado y los 150 gr de azúcar glace.  Se deja hervir 5 minutos, se retira del fuego y se le incorpora poco a poco la yema, batida previamente.  Se vuelve a poner al fuego unos segundos hasta que espese un poco.  Se deja templar.

p1110933

Se desmolda el bizcocho, y con un cuchillo largo y afilado (como el de cortar jamón, por ejemplo), cortar la tarta por la mitad en dos discos.  Hay que intentar hacer el corte recto para que queden dos capas de la misma altura.

Se unta el disco inferior con la mermelada de albaricoque, se tapa con el otro disco y se pone la tarta encima de una rejilla (la del horno, por ejemplo), con una bandeja o un plato grande debajo para recoger el glaseado que caiga.

Entonces se vierte el glaseado de chocolate por encima de la tarta, procurando que se cubra bien por todos lados (se puede recoger el glaseado que ha caído y volver a echarlo por encima de la tarta).  Se puede alisar la superficie con una espátula.

Se pasa con cuidado a la fuente de servir (yo utilizo unas espátulas de postres, que son muy largas).  Se mete en la nevera, y se saca una media hora antes de servir.

p1110938

Se puede tener la tarta montada desde la víspera, pero hay que procurar hacer el glaseado el mismo día.

A veces la hago con mermelada de frambuesa, o de fresa, o de frutos rojos en vez de albaricoque, y también está muy buena.  ¡Probad a hacerla!

Tarta de chocolate y galletas

P1110337

Me pidió esta receta en verano “Juan Hijo”.  Juan es el segundo, se casó hace un par de años y ya tiene dos niños, Juan y Luis.  Luis acaba de nacer, el 5 de agosto.  “Juan Nieto” cumplía 1 año el 12, de agosto también (sí, se llevan un año menos una semana los dos hermanos, habéis contado bien).  Y su padre le quería hacer la típica tarta de cumpleaños de casa, la de chocolate y galletas.  Y la buscó en el blog…  pero no estaba.  Prometí hacérsela yo (promesa incumplida, porque el mismo día 12 falleció mi padre después de varios meses de lucha contra el cáncer – “el bicho” le llamaba mi abuela – y el pobre nieto se quedó sin tarta.  Pero eso es otra historia.)  El caso es que retomo el blog después de unos meses complicados, de un verano agridulce y en plena vuelta al cole, a petición de mi hijo.

Esta tarta era la que hacían en casa de “Juan Padre” (mi marido, vaya) para los cumpleaños.  Me la pasó mi suegra al poco tiempo de casarme.  Al principio la hacía con galletas Chiquilín, para que saliera rectangular.  Pero…  un día se me habían acabado, y la hice con galletas María.  “¡Mamá!  ¡Qué bonita!  ¡Con forma de flor!”, dijo Sol.  Y desde entonces nunca más usé Chiquilín.

Ahí va la receta, Juan, para la próxima.

INGREDIENTES:

  • 1 huevo
  • 125 gr de mantequilla blanda, pero no derretida
  • 125 de azúcar (mejor glace para que no se note en la mezcla del chocolate, pero se puede utilizar azúcar normal)
  • 200 gr de chocolate negro
  • 2 vasos de leche con dos cucharadas generosas de azúcar, + 1 ó 2 cucharadas de leche para el chocolate
  • 1 paquete de galletas María, o de galletas Chiquilín (si queréis que la tarta sea rectangular;  con las dos sale muy buena)

MODO DE HACERLO:

Separar la yema de la clara y montar la clara a punto de nieve

Derretir el chocolate al baño María con muy poquita leche, y dejar templar.

Mezclar mientras la mantequilla con el azúcar y batir (con la batidora de varillas eléctrica lo hago yo);  añadir la yema y volver a batir.  Añadir el chocolate derretido y mezclar, y por último mezclar con cuidado la clara montada a punto de nieve.

En un cacharro apto para microondas, calentar los dos vasos de leche con las dos cucharadas de azúcar (en la receta de mi suegra la leche no se mezclaba con azúcar sino con dos cucharadas de coñac o ron;  pero como era para los niños, lo cambié).  Si a mitad de tarta se acaba la leche, se calienta otro vaso más con más azúcar.

En la fuente en la que se vaya a servir la tarta, ir colocando las galletas empapadas en la leche, con cuidado de que no se rompan;  encima, una capa de crema de chocolate, y seguir alternando capas de chocolate y galletas (dependiendo del tamaño de la base de la tarta, saldrán 2 o 3 pisos.  en ésta salieron dos).  Hay que acabar con crema de chocolate.

Se deja descansar unas horas en la nevera, se adorna como se quiera y listo.

P1110343

A ver si te sale bien, Juan, ¡ya nos dirás!

 

Brownie en microondas

P1110476Me he dado cuenta de que llevo mucho tiempo sin publicar nada, entre unas cosas y otras. Había prometido a las niñas (cuando hablo de “las niñas” me refiero a mis hijas pequeñas) publicar la receta con la que ganaron el concurso de repostería creativa en microondas en el que participaron hace un mes.  Aquí va la receta, copiada del cuaderno de Rosario:

INGREDIENTES:

  • 125 gr de chocolate negro (o 40 gr de negro, 40 de blanco y 4 con leche)
  • 150 gr de azúcar
  • 125 gr de mantequilla
  • 3 huevos
  • 100 gr de harina
  • un chorrito de leche
  • un puñado de nueces (opional)

MODO DE HACERLO:

Derretir el chocolate en el microondas casi al completo.  Cuando este casi derretido le añadimos la mantequilla en trozos y volvemos a dar un toque de microondas para que se derrita del todo.  Mezclamos con las varillas para que se incorporen bien los ingredientes.

P1110469

Aparte vamos a hacer una mezcla con los huevos, la leche y el azúcar, batiendo con unas varillas hasta que consigamos una pasta de color blancuzco;  esta mezcla la agregamos al chocolate y volvemos a batir con las varillas para mezclarlo bien. Añadimos la harina y volvemos a mezclar.

Elegimos un molde apto para microondas, lo untamos de mantequilla y vertemos la mezcla.  

P1110471Metemos en el microondas a 750 W durante 6 minutos.  Lo sacamos y lo pinchamos con una aguja a ver si está ya hecho.

¡YA TIENES TU BROWNIE!

El chocolate lo puedes dividir en tres chocolates, unos 40 gr de cada uno, y te sale un Brownie de tres chocolates, que es la receta con la que ganamos el premio.

Se puede adornar con unas nueces por encima.