Bica

P1130016El 17 de octubre celebramos el aniversario de la fundación del colegio por San Vicente de Paúl (creo que ya he contado en alguna ocasión que soy profesora en un colegio francés, privado y católico, al que también van mis hijas).  Ese día las de 6º de primaria organizan un desayuno al que invitan a las monjas, a los profes y a las mayores del cole.  Huelga decir que lo que sobra se lo toman ellas luego, por supuesto.  Y siempre sobra, porque traen un montón de comida y de bebida todos los años.  Hay  una norma:  por grupos, representan a los diferentes países en donde hay colegios de la Congregación (que se llama Union-Chrétienne de Saint Chaumond) y por lo tanto los desayunos tienen que representar la gastronomía de cada uno de esos países.  Y este año le ha tocado a mi hija pequeña llevar algo característico de Portugal.  Para hacerlo más fácil, tenía que ser para celíacos, pues cada vez hay más intolerancia al gluten entre los profes y las alumnas.  Preparamos unos pasteles de Belén sin gluten, y sobraron un montón de claras de huevo que se quedaron en la nevera muertas de risa.

Todo esto para contaros que no sabía qué hacer con tanta clara, y se me ocurrió preparar una bica.  Es un bizcocho muy típico gallego, esponjoso, que no lleva levadura. pero sí claras a punto de nieve y nata montada.  Va la receta

INGREDIENTES:

  • 12 claras de huevo
  • 1/2 l de nata para montar (con un mínimo de 35% de materia grasa)
  • 500g + 50 g de azúcar
  • 500 g de harina

MODO DE HACERLO:

Se precalienta el horno a 200 grados.

Se empieza separando las yemas de las claras.  Se montan éstas a punto de nieve firme.  Es más fácil hacerlo si se dividen las claras en dos cacharros.  Aunque yo tengo unos metálicos grandes, y ahí caben bien.  Cuando están montadas, se les añade 500 g azúcar poco a poco y se sigue batiendo para incorporarlo bien.  Se reserva.  Los otros 50 g de azúcar se usan más adelante.

Se monta también la nata.  La nata monta mejor si está muy fría, y el cacharro donde se va a montar también.  Yo meto otro cuenco grande metálico en el congelador unos 10 minutos, y el brik de nata montada también.

Se tamiza la harina (importante para que no queden grumos) sobre las claras, y se mezcla con unas varillas con movimientos envolventes, para que no se bajen mucho las claras y quede esponjoso el bizcocho.  Por último se incorpora la nata de la misma manera que la harina.

Se forra un molde rectangular grande con papel sulfurizado, se vierte la mezcla, se cubre con los 50 g de azúcar que faltaban y se mete al horno, que bajaremos a 180 grados.

P1130015

Tarda unos 45 minutos en hacerse, de todos modos al cabo de 30 minutos se puede ir comprobando la cocción pinchando la masa con una aguja:  si ésta sale limpia es que ya está la bica.  Se saca del horno, y se espera a que se temple para desmoldarla.

P1130017

 

 

Anuncios

Bizcocho de manzana

20160105_092829¿Sabéis esas recetas que están escritas en los paquetes de azúcar o de hojaldre congelado, por ejemplo?  Esas que nunca hago.  Pues la receta de hoy es la excepción:  la saqué de un paquete de azúcar moreno.  Y fue todo un éxito.  Tanto, que se ganó su puesto en mi cuaderno de recetas, el que aparece de fondo y como logo del blog, el que me regaló mi hija mayor por el día de la madre hace un montón de años y al que no le quedan muchas páginas libres ya. No vayáis a creer que todas las recetas que hago merecen ese honor, sino que hay una dura y reñida votación previa, en la que la receta en cuestión tiene que conseguir la mayoría absoluta;  más o menos como sigue:  

– ¿Os ha gustado este postre?

– ¡¡¡¡¡¡¡¡¡Síííííííííí´!!!!!!!!!  

– ¿Para repetir?  

– ¡¡¡¡¡¡¡¡¡Síííííííííí´!!!!!!!!!  

Sólo así escribo las recetas nuevas en mi cuaderno.

Mañana, víspera de la Epifanía, suelen venir nuestros vecinos y a veces algunos amigos o familiares a merendar después de la cabalgata.  Haré roscones (pero esa receta no la voy a colgar, porque es la del libro de  Thermomix tal cual).  Y hoy, por si mañana no me da tiempo, he preparado el bizcocho de manzana.  Ahí va la receta, que es una variante del típico (o “mítico”, que dirían mis hijos) bizcocho de yogur.  Se vierte primero el yogur, y luego se usa el recipiente como medida.  Así no hace falta peso, ¡gracias a Dios!, porque al mío se le han gastado las pilas y todavía no las he repuesto.

INGREDIENTES:

  • 1 yogur natural
  • 1 medida de aceite de girasol
  • 1 medida de azúcar moreno (si no tenéis moreno, se puede usar azúcar normal)
  • 3 medidas de harina
  • 1/2 sobre de levadura
  • 3 huevos
  • 2 manzanas

MODO DE HACERLO:

Mezclar en un cuenco el yogur, el aceite, la harina y el azúcar.  Aparte se baten los huevos, y se añaden a la mezcla anterior.  Batirla con la batidora (sí, con la “turmix” de toda la vida).  Añadir entonces la levadura, y mezclar con cuidado.  Y por último, añadir las manzanas peladas, sin corazón y partidas en láminas finas.

CAM00747

Encender el horno a 200º.  Mientras se calienta, untar un molde de cake con mantequilla y enharinarlo (si el molde es de silicona, saltaos este paso).  Verter la masa en el molde, bajar el horno a 180º y hornear el bizcocho unos 45 minutos.  

CAM00750Para saber si está hecho, se pincha con una aguja que tiene que salir limpia.  Si veis que está muy tostado por fuera, pero sigue crudo por dentro, tapad con un papel de plata y se hará del todo en unos 5 minutos.

bizcocho2CAM00758