Patatas con bechamel

P1120415¡Otra receta salada!  Ésta ni había pensado en publicarla, porque me parecía muy “tonta”.  Por eso no tengo casi fotos (aunque no se pierde nada con esto, con lo mal que las hago).  Pero les gustó mucho a mis hijos y decidí meterla en el blog.

Es una reinterpretación  bastante libre, todo hay que decirlo, del “gratin dauphinois” francés, sin nata para que no siente mal a nadie.  Hay que calcular algo menos de dos patatas medianas por persona.  Como somos muchos, hice 2 fuentes, con 18 patatas y 3 litros de bechamel, que no tiene que quedar espesa sino clarita.  Se puede dejar preparado de víspera, y meterlo antes de comer en el horno a calentar primero, y gratinarlo al final espolvoreando queso rallado.  Es una receta muy fácil también.

 

INGREDIENTES para 10 personas

  • 18 patatas medianas
  • 3 litros de bechamel
  • 1 paquete de bacon en tiras
  • 1 paquete de queso para gratinar, emmenthal por ejemplo
  • Mantequilla
  • Sal

 

MODO DE HACERLO:

En una cacerola se ponen las patatas a cocer con agua abundante y sal.  Se dejan 20 minutos desde que el agua empieza a hervir.  Se sacan del agua, se dejan enfriar un poco, se pelan y se cortan en rodajas.

Mientras se enfrían las patatas se hace la bechamel.  Se corta el bacon en tiras y se pone en una sartén sin nada de aceite hasta que esté hecho.  Se saca y se pone en un plato con papel absorbente para quitarle la grasa.

Se unta una fuente tipo pyrex con mantequilla.  Se pone una capa finita de bechamel en el fondo y se cubre con una capa de patatas en rodajas.  Se esparce bacon por encima y se cubre con bechamel.  Se hace una o dos capas más, terminando con bechamel.

Se mete al horno a calentar.  Cuando está caliente, se saca, se espolvorea de queso rallado, se ponen unas nueces de mantequilla sobre el queso (4 ó 5, no muy grandes) y se gratina.

P1120417

Huevos duros “encapotados”

P1120354La verdad es que no sé qué nombre tiene esta receta.  Cuando era pequeña, en mi casa había un plato que nos encantaba a todos, y que mi madre solía poner los domingos (además, lo pedíamos de comida de cumpleaños casi siempre):  los huevos encapotados.  Eran huevos fritos, no duros, pero los he llamado igual.

Más adelante nos los hacía Carmen en los veraneos en Galicia.  Cada vez que los preparo (de Pascuas a Ramos, lo reconozco), me acuerdo mucho de ella porque no son difíciles pero sí laboriosos, y Carmen los hacía para un montón de gente.

Anteayer era el cumpleaños de Rosario (11 años ya, “2 palitos” como le dijo Borja). Y pidió de comida estos huevos encapotados (y una tarta fina de manzana también, pero como se me olvidó hacerle fotos ya escribiré ese post otro día).  Cuando Santi era pequeño también me los pidió un año, pero se equivocó y en vez de “huevos” me pedía “carne”.  Así que compré un redondo, lo asé, corté filetes e hice esta misma receta con “carne”, como él decía.  ¡¡¡Cómo se enfadó!!!  Lloraba diciendo que le había engañado, que esa no era la “carne” que él quería, que quería una que era “blanquita”.  Me costó comprender que se refería a los huevos duros.  Luego se calmó, porque reconoció que la carne también estaba buenísima.

Va la receta.  Doy las cantidades de la bechamel para 9 huevos duros.  Aunque esta vez sólo he hecho 7 porque “éramos pocos para comer”, como dice mi marido.  Con la bechamel que sobró hice unas croquetas de aceituna como las de tía Rocío (en honor a la verdad, las de tía Rocío son bastante mejores!)…  pero esa receta ya la colgaré otro día.

INGREDIENTES:  

  • 9 huevos 
  • Harina, huevo y pan rallado para empanar
  • Aceite de oliva

Para la bechamel:

  • 90 gr de mantequilla
  • 100 gr de harina
  • 1 l de leche
  • Sal, pimienta y nuez moscada

MODO DE HACERLO:

Se hace una bechamel con las cantidades de harina, mantequilla y leche indicadas.  Se cuecen los huevos 10 minutos desde que hierve el agua, se pasan por agua fría y se pelan.   Se corta cada huevo en 3 rodajas.  

Se forra una bandeja con papel de plata y se pinta con aceite de girasol para que se despeguen luego bien.  Con un cucharón pequeño se va poniendo bechamel en la bandeja, se pone encima una rodaja de huevo y se cubre con más bechamel de manera que el huevo quede totalmente cubierto.  Se meten en la nevera un par de horas.

P1120351

Entonces se empanan, pasándolos por harina, huevo batido y pan rallado.  Se van poniendo en un plato, y se vuelven a meter en la nevera unos 15 minutos antes de freirlos.

Se pone abundante aceite en una sartén y se van friendo los huevos con el aceite bastante caliente.  Se escurren bien de aceite y se sirven.

P1120353

Croque-Monsieur

p1120339María me acaba de proponer que clasifique mis recetas del blog con estrellas, o con tenedores, según guste más o menos en casa.  Según esto la receta anterior, la merluza en salsa, tendría muchos menos tenedores que ésta, porque ni a Sol ni a María les gusta el pescado.  En cambio el croque-monsieur les encanta a todos, sobre todo si no le pongo champiñones a la bechamel (¿verdad, Rosario?).  Aunque escriba en varias ocasiones que las comidas no gustan a unos y otros, desde siempre hemos cumplido una regla en casa:  hay que probarlo todo (por lo menos una cucharada), y hay que comer de todo.   

En algunas regiones de Francia un “croque” es una rebanada de pan que se empapa en huevo antes de tostarlo.  En otros lugares, un “croque-monsieur” es simplemente un sándwich mixto a la plancha, o al horno.  No sé cómo sería en su origen, a nosotros nos encanta la versión que tiene bechamel.  Y, si se le pone un huevo a la plancha encima, se convierte en un “croque-Madame” y está delicioso.

Es una receta muy fácil y rápida.  En casa lo solemos comer solo, pero se puede acompañar con una ensalada verde, con patatas fritas…

Va la receta:

INGREDIENTES:

  • Por persona, un par de rebanadas de pan de molde, una loncha de jamón y una de queso emmental (o gouda, o edam, o el que más os guste)
  • Mantequilla
  • Bechamel
  • Queso rallado
  • 1 ó 2 champiñones por persona (opcional)

 

MODO DE HACERLO:

Se tuestan las rebanadas de pan de molde y se hacen sándwiches de jamón y queso con mantequilla.  Para que estén más ricos se les puede quitar la corteza…  aunque, la verdad, yo nunca lo hago.  Se ponen en una fuente de horno.  Se cubren de bechamel y se pone por encima queso emmental para gratinar.  Dos minutos en el horno con el gratinador puesto, y ¡a comer!  

Para la versión con champiñones, se lavan los champiñones y se cortan, se hacen en una sartén con un poco de mantequilla y sal y, cuando estén hechos, se añaden a la bechamel.  O bien se retiran del fuego y se usa la misma sartén para hacer la bechamel.

Si hacéis croque-Madame, ni se os ocurra meterlos a gratinar con el huevo encima, porque se quedaría la yema dura.  Hay que gratinarlos primero, y luego ponerles el huevo por encima.

p1120340