Patatas con bechamel

P1120415¡Otra receta salada!  Ésta ni había pensado en publicarla, porque me parecía muy “tonta”.  Por eso no tengo casi fotos (aunque no se pierde nada con esto, con lo mal que las hago).  Pero les gustó mucho a mis hijos y decidí meterla en el blog.

Es una reinterpretación  bastante libre, todo hay que decirlo, del “gratin dauphinois” francés, sin nata para que no siente mal a nadie.  Hay que calcular algo menos de dos patatas medianas por persona.  Como somos muchos, hice 2 fuentes, con 18 patatas y 3 litros de bechamel, que no tiene que quedar espesa sino clarita.  Se puede dejar preparado de víspera, y meterlo antes de comer en el horno a calentar primero, y gratinarlo al final espolvoreando queso rallado.  Es una receta muy fácil también.

 

INGREDIENTES para 10 personas

  • 18 patatas medianas
  • 3 litros de bechamel
  • 1 paquete de bacon en tiras
  • 1 paquete de queso para gratinar, emmenthal por ejemplo
  • Mantequilla
  • Sal

 

MODO DE HACERLO:

En una cacerola se ponen las patatas a cocer con agua abundante y sal.  Se dejan 20 minutos desde que el agua empieza a hervir.  Se sacan del agua, se dejan enfriar un poco, se pelan y se cortan en rodajas.

Mientras se enfrían las patatas se hace la bechamel.  Se corta el bacon en tiras y se pone en una sartén sin nada de aceite hasta que esté hecho.  Se saca y se pone en un plato con papel absorbente para quitarle la grasa.

Se unta una fuente tipo pyrex con mantequilla.  Se pone una capa finita de bechamel en el fondo y se cubre con una capa de patatas en rodajas.  Se esparce bacon por encima y se cubre con bechamel.  Se hace una o dos capas más, terminando con bechamel.

Se mete al horno a calentar.  Cuando está caliente, se saca, se espolvorea de queso rallado, se ponen unas nueces de mantequilla sobre el queso (4 ó 5, no muy grandes) y se gratina.

P1120417

Solomillo de cerdo al Pedro Ximénez

P1120413Ya toca receta salada, que llevo tres postres seguidos.  Esta receta le sale buenísima a una amiga mía, Blanca.  Nos la trajo un año al barco en verano, y estaba espectacular.  No sé si ella la hace igual, ¡no le pedí la receta!  

Esta vez comíamos 10 “mayores”:  faltaban Juan “padre” que estaba en un retiro espiritual rezando por todos, Santi que sigue en San Sebastián y Borja que vive en Roma.  También vinieron los nietos, pero la única que se sienta a “recomer” es Maca, la mayor.  Juan y Pedro “pululan”, juegan o trepan a las rodillas de sus padres si ven que les gusta lo que están comiendo;  Luis aguanta estoicamente nuestra comida sentado en la maxi-cosi y Teresa, la pequeña, que sólo tiene dos meses y medio, duerme.  Vuelvo al principio del párrafo:  comíamos 10 mayores, y compré 3 solomillos de cerdo (debían ser mutantes los cerdos, porque los solomillos eran enormes).   Pero si son normales se suele contar medio barba.  Va la receta:

INGREDIENTES para 10 personas:

  • 3 solomillos de cerdo grandes
  • 1 cebolla y media
  • 2 dientes de ajo
  • 1 vaso de Pedro Ximénez
  • 2 vasos de caldo de pollo
  • Aceite de oliva, sal y pimienta

MODO DE HACERLO:

Se limpian los solomillos y se salpimentan.  

En un cazo grande se marcan los solomillos hasta que estén bien sellados por todos lados para que no pierdan jugos durante la cocción.  Se reservan.

Se pica la cebolla y el ajo.  En la misma cacerola donde hemos hecho la carne se pocha la cebolla y el ajo.  A fuego lento, unos 10 minutos, hasta que la cebolla esté transparente (la de la foto no lo está todavía).  A veces hay que añadir un poco de aceite después de hacer la carne.

Cuando está hecha la cebolla, se sube el fuego al máximo y se añade el vino.  Se deja reducir para que se evapore el alcohol y se añade el caldo.  Se deja cocer todo junto 5 minutos, se mete la carne, se baja el fuego y se tiene cociendo otros 25 minutos con la cacerola tapada (bueno, casi tapada, dejando una rajita).

P1120414.

Pasado ese tiempo se saca la carne de la salsa.  Se pasa la salsa por el chino o por el pasapurés (tengo varias manías en la cocina, una de ellas es no pasar las salsas por la batidora;  quedan más finas, pero demasiado emulsionadas para mi gusto).  Se vuelve a poner la salsa al fuego alto pero no al máximo (en el 7 sobre 9) hasta que reduzca un tercio del volumen.  Se rectifica de sal.

Se sirve cortado en rodajas gordas.

Como la salsa es dulce, se le  añadir pasas, orejones, ciruelas…  que habremos dejado en remojo en el mismo vino una o dos horas antes.  Le va también muy bien la manzana, caramelizándola en una sartén en rodajas con mantequilla y azúcar.  O el puré de patata…  O lo que tengáis en la nevera:  en mi caso unos champiñones, aunque reconozco que el efecto cromático no era el mejor:  “total block” marrón en el plato.

P1120414 ¡Pero estaba muy bueno!

 

Tarta de queso

P1120412

¡¡No tengo colgada ninguna tarta de queso!!  ¡Con lo que me gustan!  A decir verdad, no me gustan todas.  Cuando me ofrecen en algún restaurante gallego tarta de queso de postre, siempre pregunto si es “fría” o “caliente”.  Si me contestan que fría, de ésas que tienen mermelada por encima, no la pido porque es precisamente la que no me gusta:  ¡es todo gelatina!  Y no sólo en la capa roja que la cubre, también suele haber exceso de gelatina en la capa de queso, para que cuaje bien en la nevera (por eso es “fría”, porque se hace sin horno).  La caliente, en cambio, es espectacular. 

Por la foto, la receta de hoy parece la tarta fría:  tiene galleta en la base, mermelada por encima…  Pero en realidad la hago en el horno.  Y no lleva nada de gelatina.  Es una receta que hacen en casa de mi madre y es la preferida de José.   Como el día de su santo estaba en Tánger con sus amigos le he hecho su tarta este fin de semana.  No me enrollo más, voy con la receta:

INGREDIENTES:

  • 1 paquete de galletas, “María” o “Digestive” (según lo que os guste más)
  • 150 g de mantequilla 
  • 250 g de queso de untar tipo Philadelphia
  • 400 g de leche condensada
  • 1 cucharada sopera de zumo de limón
  • 2 ó 3 cucharadas de mermelada de fresa
  • 1 cucharada de azúcar.

 

MODO DE HACERLO:

Se derrite la mantequilla y se reserva.  Se engrasa un poco un molde por abajo y por las paredes también.  

Se muele el paquete de galletas.  Yo lo he hecho en la Thermomix, pero se puede hacer en un vaso de batidora normal (teniendo la precaución de tapar la boca del vaso, alrededor del eje de la batidora, con un trapo limpio para que no salten las miguitas por toda la cocina).  

Se mezclan las galletas con la mantequilla derretida.

P1120397 

Y se forra con la mezcla la base de un molde intentando que quede la superficie lo más lisa posible.  Se mete un rato en la nevera, unos 10 ó 15 minutos.

P1120398

Se precalienta el horno a 180º.

Mientras se hace la mezcla del queso, el zumo y la leche condensada, poniendo ambos ingredientes en el mismo vaso en el que habéis molido las galletas.  Queda una cremita blanca no muy espesa.

Se vierte la mezcla de queso encima de la galleta, y se mete al horno 25 minutos (o hasta que pinchando la tarta con una aguja, ésta salga limpia).

P1120401

Se mezcla en un cazo la mermelada con el azúcar y se deja hervir unos dos minutos.  Con esta mermelada se pinta la superficie de la tarta (como véis, la capa de mermelada que pongo no es muy espesa, lo que me gusta es el queso, jeje).

P1120402

Se deja enfriar primero a temperatura ambiente y se mete luego en la nevera hasta una media hora antes de tomarla.   Está muy buena de un día para otro.

 

Tarta fina de manzana

P1120393Esta vez he hecho trampa, he repetido receta.  Santi, te debía una tarta de cumple y aquí está…  aunque a distancia y diez días más tarde, jajaja!!!  No la puedes catar desde Sanse, ya siento.  Pero no te preocupes, que cuando vuelvas te haré otra.  Pantxineta o así, que manzanas puede que no apetezcan mucho…  Mientras, hemos disfrutado el resto de tu tarta de cumple y te hemos echado muuuuuuucho de menos.

Es muy fácil y muy rápida de hacer.   Y está buenísima.  Vamos con la receta.

INGREDIENTES:

  • 1 plancha de hojaldre
  • 4 manzanas golden
  • 1 huevo
  • un poco de harina para extender la masa
  • medio bote de mermelada de albaricoque
  • 2 cucharadas de azúcar

MODO DE HACERLO:

Sacar la masa de hojaldre media hora antes de la nevera (no mucho más para que no se reseque).

Encender el horno a precalentar a 200º.

Enharinar una superficie, y extender la masa de hojaldre hasta que quede muy fina con la ayuda de un rodillo.  A mi me queda más o menos del tamaño de la bandeja del horno. Pincharla para que no se hinche al cocer y ponerla encima de papel de horno en la bandeja.

Descorazonar y pelar las manzanas, y cortarlas a rodajas.  Las rodajas no deben ser muy gordas, pero tampoco excesivamente finas.   Cubrir la masa con las rodajas de manzana.

  Como la hago rectangular, la manzana la pongo en línea.  Pero si usáis hojaldre con forma redonda las podéis poner alrededor de la masa.   Hay que dejar uno o dos centímetros desde el borde, por los 4 lados.  Cuando acabéis de poner la manzana se dobla hacia dentro para rematar la tarta.  Se pinta este borde con huevo batido, y se mete al horno hasta que el hojaldre esté dorado y la manzana blanda (unos 20-30 minutos), con el horno a 200º.

P1120386

Sacarla del horno, y dejarla enfriar unos minutos.  

P1120388Mientras, se pone al fuego la mermelada de albaricoque con el azúcar bien mezclado y se deja hasta que hierve dos minutos, removiendo con una cuchara de palo.

Se pinta la manzana con esta mermelada y ya está.   Tengo varias brochas, algunas de las modernas de silicona.  Pero para pintar esta tarta prefiero la “brocha gorda” de toda la vida, manías que tiene una.  Como la de batir los huevos en los platos de porcelana blancos con un bordecito azul como los que había en mi casa cuando era pequeña, y que dan mucha grima a toda la familia…  pero eso es otra historia.

Aquí está la tarta acabada:

P1120394

Ya no hay más que pasarla con cuidado a una fuente “tamaño baño” como decía mi abuelo (grande, vamos).  No tengáis miedo que no se rompe,  hay que separarla primero con cuidado del papel, con una espátula larga por ejemplo (o con un cuchillo largo, por la parte que no corta).  Luego se sujeta con una mano la tarta, y con la otra se tira del papel para quitarlo.  Y se puede pasar a la fuente haciéndola resbalar de una a otra, o con las manos por las buenas.

Está muy buena sola, pero se puede acompañar con nata, helado, unas natillas claritas… 

 

Tronco de chocolate

P1120373¡El cumpleaños de Rosario está siendo como las bodas de Camacho!  Lo hemos vuelto a celebrar hoy, porque han venido a comer los casados con los nietos.  No sabía qué tarta hacerle hoy.  De repente me he acordado de que en uno de sus libros de cocina Rosario había marcado un brazo de gitano y que lleva algún tiempo preguntándome cuándo lo podíamos hacer.  Pero me he puesto a ello un poco tarde, y ya no me daba tiempo a hacer la crema pastelera (¡y tampoco tenía natillas, Consuelo!).  Por lo que lo he reconvertido en tronco de chocolate.   Han salido dos, unos grande y otro pequeño.  Aunque por fuera tenían chocolate los dos, he rellenado el grande con mermelada de fresa y el pequeño con dulce de leche.

Va la receta:

INGREDIENTES:

Para el bizcocho:

  • 6 huevos
  • 150 gr de azúcar
  • 150 gr de harina
  • un pellizco de sal

Para la cobertura de chocolate:

  • 200 ml de nata líquida
  • 200 gr de chocolate negro

Para el relleno:

  • Un bote de mermelada, o dulce de leche, o nata montada, o crema…

MODO DE HACERLO:

Se empieza preparando el bizcocho:  Se precalienta el horno a 200º.  Se separan las claras de las yemas.  Se montan las claras a punto de nieve.  Se montan también las yemas con el azúcar y el pellizco de sal hasta conseguir que suba un poco y quede una cremita amarilla. Se mezcla a esta crema las claras a punto de nieve (se puede hacer con las varillas también, pero con una velocidad menor).  

Finalmente, se va tamizando la harina con un colador y se mezcla con la masa anterior, esta vez con un batidor de varillas manual.

Se vierte la masa en una fuente de horno cubierta con papel para horno.  no tiene que quedar una capa muy gorda.  Se deja 10 minutos, bajando el horno a 180º.

P1120360

Mientras está el bizcocho en el horno se humedece un trapo escurriéndolo bien de agua.  Se extiende  en una mesa y se espolvorea azúcar por encima para que no se pegue luego el bizcocho al trapo.  Pasados los 10 minutos se saca el bizcocho del horno y se vuelca sobre el trapo con cuidado.  Se quita el papel, se enrolla con el trapo, y se deja reposar el rulo hasta que se enfríe, una hora u hora y media.

Se aprovecha para hacer la cobertura.  Se pone la nata líquida en un cazo al fuego, y se retira en cuanto empieza a hervir.  Se le añade entonces el chocolate troceado para que se derrita, dando vueltas para que se incorpore bien a la nata.

Cuando se enfría el bizcocho se desenrolla, se extiende el relleno y se vuelve a enrollar, ayudándose del trapo.  Se corta un centímetro de cada extremo para que queden uniformes.

P1120368

Lo perfecto sería ponerlo entonces en una rejilla encima de una bandeja, y volcar la cobertura por encima para que se cubra por completo y poder recuperar el chocolate sobrante en la bandeja.  Pero si no se tiene rejilla disponible, como yo hoy, se va cubriendo con el chocolate por todas partes con la ayuda de una espátula.  

Se marcan rayas con un tenedor.  Y se puede adornar espolvoreando azúcar glace por encima, o con unas fresas, frambuesas…

A la mitad de la familia le ha gustado más el de fresa, a la otra mitad el de dulce de leche…  y a Maquita, nuestra nieta mayor…  ¡las frambuesas!

P1120378

 

 

Huevos duros “encapotados”

P1120354La verdad es que no sé qué nombre tiene esta receta.  Cuando era pequeña, en mi casa había un plato que nos encantaba a todos, y que mi madre solía poner los domingos (además, lo pedíamos de comida de cumpleaños casi siempre):  los huevos encapotados.  Eran huevos fritos, no duros, pero los he llamado igual.

Más adelante nos los hacía Carmen en los veraneos en Galicia.  Cada vez que los preparo (de Pascuas a Ramos, lo reconozco), me acuerdo mucho de ella porque no son difíciles pero sí laboriosos, y Carmen los hacía para un montón de gente.

Anteayer era el cumpleaños de Rosario (11 años ya, “2 palitos” como le dijo Borja). Y pidió de comida estos huevos encapotados (y una tarta fina de manzana también, pero como se me olvidó hacerle fotos ya escribiré ese post otro día).  Cuando Santi era pequeño también me los pidió un año, pero se equivocó y en vez de “huevos” me pedía “carne”.  Así que compré un redondo, lo asé, corté filetes e hice esta misma receta con “carne”, como él decía.  ¡¡¡Cómo se enfadó!!!  Lloraba diciendo que le había engañado, que esa no era la “carne” que él quería, que quería una que era “blanquita”.  Me costó comprender que se refería a los huevos duros.  Luego se calmó, porque reconoció que la carne también estaba buenísima.

Va la receta.  Doy las cantidades de la bechamel para 9 huevos duros.  Aunque esta vez sólo he hecho 7 porque “éramos pocos para comer”, como dice mi marido.  Con la bechamel que sobró hice unas croquetas de aceituna como las de tía Rocío (en honor a la verdad, las de tía Rocío son bastante mejores!)…  pero esa receta ya la colgaré otro día.

INGREDIENTES:  

  • 9 huevos 
  • Harina, huevo y pan rallado para empanar
  • Aceite de oliva

Para la bechamel:

  • 90 gr de mantequilla
  • 100 gr de harina
  • 1 l de leche
  • Sal, pimienta y nuez moscada

MODO DE HACERLO:

Se hace una bechamel con las cantidades de harina, mantequilla y leche indicadas.  Se cuecen los huevos 10 minutos desde que hierve el agua, se pasan por agua fría y se pelan.   Se corta cada huevo en 3 rodajas.  

Se forra una bandeja con papel de plata y se pinta con aceite de girasol para que se despeguen luego bien.  Con un cucharón pequeño se va poniendo bechamel en la bandeja, se pone encima una rodaja de huevo y se cubre con más bechamel de manera que el huevo quede totalmente cubierto.  Se meten en la nevera un par de horas.

P1120351

Entonces se empanan, pasándolos por harina, huevo batido y pan rallado.  Se van poniendo en un plato, y se vuelven a meter en la nevera unos 15 minutos antes de freirlos.

Se pone abundante aceite en una sartén y se van friendo los huevos con el aceite bastante caliente.  Se escurren bien de aceite y se sirven.

P1120353

Tarta de fresa

p1120350Sigo con los postres.  ¡Ya os habréis dado cuenta de que es lo que más me divierte hacer!  Estuve a punto de colgar la receta ayer, pero era Miércoles de Ceniza, inicio de la Cuaresma y uno de los dos días al año en que los católicos debemos hacer ayuno.  Basta pensar que tienes que ayunar para que tener mucha más hambre de lo normal.  Como para ponerme a escribir una receta de un postre, con lo golosa que soy…  Así que he esperado hasta hoy para redactar esta entrada, ¡soy una cobarde!

Usé hojaldre, pero esta tarta se puede hacer también con masa quebrada, si es casera mejor que mejor, pero es más largo de hacer y el domingo no tenía mucho tiempo.  Va la receta:

INGREDIENTES:

  • 1 lámina de hojaldre
  • Crema pastelera (la receta, aquí)
  • 20 fresas
  • 3 cucharadas de mermelada de fresa
  • 3 cucharadas de azúcar
  • Mantequilla para untar el molde

MODO DE HACERLO:

Se enciende el horno a 200º.

Se extiende con un rodillo la masa de hojaldre.  Se engrasa un molde con mantequilla, se cubre con el hojaldre y se le ponen garbanzos dentro para que al cocer no se hinche.  (En la foto veréis que también puse judías porque no tenía suficientes garbanzos, pero no es buena idea porque con el calor la cáscara de las judías se desprende y se quedan trocitos pegados al hojaldre que es pesado quitar…  ¡porque hay que quitarlos, claro!).  

Se mete al horno hasta que el hojaldre esté dorado, unos 20 minutos.  Se deja enfriar.

p1120345

Mientras el hojaldre está en el horno se prepara la crema pastelera.  Se deja enfriar en la nevera y se rellena con ella el hojaldre.

Se lavan las fresas y se les corta la parte de las hojas.  Se parten por la mitad, reservando una entera para el centro.  (El domingo se habían puesto malas algunas de las que había comprado y no me dio para poner una fresa bonita en el centro, la tuve que poner fileteada).  Se adorna la tarta con las fresas.

p1120347

Para terminar, se ponen en un cazo las 3 cucharadas de azúcar y las 3 de mermelada, se mezcla bien, se lleva a ebullición y se deja cocer uno o dos minutos.  

Se retira del fuego y se pintan las fresas con esta mermelada clarificada.

Se deja enfriar del todo y se desmolda para servir.

Otra versión es mezclar fresas, frambuesas, moras…  La hice así en el cumple de Maca, mi hija mayor.  En este caso, en vez de pintar la fruta con mermelada clarificada lo suelo hacer con almíbar, hecho con dos cucharadas de azúcar y dos cucharadas de agua.