Muslitos de pollo guisados

P1140048Al pasar las fotos del post anterior me he dado cuenta de que llevo muchas semanas haciendo fotos a lo que voy guisando, pero no he publicado nada.  Es más, tengo una receta de tarta de manzana caramelizada en un borrador, sin acabar de escribir.  Pero hace tanto que la hice que no me acuerdo de la receta.  ¡Soy un desastre!  A ver si esta semana publico varios posts para que no me pase esto más.

La de hoy es una receta que me enseñaron cuando me casé.  No sé si he contado ya en alguna ocasión que me apunté con mi amiga María a unas clases de cocina que daban unas señoras toledanas a medio camino entre su casa y la mía.  Ya no recuerdo si íbamos una o dos veces por semana, un par de horas.  Nos lo pasábamos bien, era más una excusa para vernos que para aprender a cocinar, la verdad.  De todas las recetas que nos dieron, ésta es quizá la que preparo más a menudo. 

Normalmente lo hago con zanahorias.  ¡Pero…  por ahora me tienen prohibido en casa comprar zanahorias!  Hace un mes compré un montón para hacer una tarta de zanahoria. Pero me fui liando, liando, y … las zanahorias acabaron en una crema -hecha por mi marido- que estaba buenísima…  Y digamos que los purés, cremas y sopas no forman parte de los platos preferidos de la familia.  Resultado: hasta nueva orden no puedo comprar zanahorias, no vaya a ser que vuelvan a acabar hechas puré.  En fin, que en vez de zanahoria usé calabaza, y estaba muy bueno.

Doy la cantidad de verduras y caldo para 8 personas.  Para más, añadid más verduras y más caldo

INGREDIENTES:

  • 2 muslos de pollo por persona
  • 1 cebolla grande
  • 1 diente de ajo
  • 200 g de champiñones 
  • 3 zanahorias, o un par de rodajas de calabaza
  • sal y pimienta
  • Harina para rebozar
  • Aceite de oliva para freir el pollo y pochar las verduras
  • 1 vasito de vino o de brandy
  • 1/2 litro de caldo de pollo (se puede hacer con pastilla)

MODO DE HACERLO: 

Se salpimentan los muslos de pollo y se enharinan eliminando el exceso.

y se fríen en una cacerola.  Tienen que quedar dorados.  Se reservan.

En la misma cacerola, quitando aceite, se pocha la cebolla y el ajo picados, y la zanahoria o la calabaza en cuadraditos (ese corte se llama “brunoise”).

P1140030

Cuando esté pochado, se sube el fuego al máximo y se vierte el vino para que reduzca y se desglase el fondo de la cacerola.  Se añade entonces el caldo, se añaden los muslos de pollo y se dejan cocer a fuego lento con la cacerola tapada unos 20 minutos o media hora.

Mientras cuece, se lavan y laminan los champiñones (o, si son pequeños, se cortan en cuartos) y se añaden a la cazuela salándolos un poco porque son muy sosos.

Se puede servir con patatas fritas, con puré de patata, con arroz…

Anuncios

Roast Beef

P1130255

     Llevo mucho tiempo sin colgar ninguna receta, así que ésta que escribo hoy la hice hace ya algunas semanas.   Como ya he contado en otros posts, una vez al mes nos llega la carne de ternera de Campocerrado;  y no sé con cuánta frecuencia, la verdad, pero sí que son varias veces al año, llega una pieza de unos dos kilos y medio de lomo con la que suelo hacer roast beef.   Por cierto, esta receta la saqué de su página, aunque ahora la han reformado y ha desaparecido el apartado de recetas.

     La fotografía sigue siendo mi asignatura pendiente, ya lo siento, y ésta que abre el post no refleja lo bueno que estaba.   

INGREDIENTES:

  • 1 pieza de lomo
  • 3 dientes de ajo fileteados
  • La cáscara de 1 limón
  • Aceite de oliva virgen
  • Mostaza de Dijon (yo no le puse de Dijon, sino la que tiene granos de mostaza de Mercadona)
  • Romero, tomillo, sal gorda y pimienta en grano

Salsa de carne al Brandy:

  • El jugo de la carne
  • 1 vaso de Brandy
  • 1⁄2 l. de agua con 1 pastilla de caldo de carne disuelta, o medio litro de caldo de carne
  • 1 y 1⁄2 cucharadas de harina tostada (en la sartén, sin harina, dando vueltas para que no se queme hasta que se quede marrón clarito)

 

MODO DE HACERLO:

     Sacar la carne de la nevera y dejarla a temperatura ambiente por lo menos un par de horas.

     Calentar el horno a 220º.  Limpiar la carne y bridarla.  Colocarla en una bandeja de horno. Salpimentar con sal gorda y pimienta en grano, untar con la mostaza y espolvorear la carne con el tomillo y el romero.  Freír la corteza de limón y el ajo en el aceite.

Cuando estén dorados ponerlos sobre la carne y añadir 3 nueces de mantequilla por encima también.  Meter la bandeja en el horno precalentado.  Para calcular el tiempo de asado, dejar la carne en el horno 10 min. por cada 1⁄2 kg. de carne.  Así queda rojita.  Si quieres la carne un poco más hecha hay que añadir 5 minutos al tiempo de horneado, y si te gusta mucho más hecha hay que calcular 15 minutos por cada ½ kg en vez de 10.

     Sacar la carne  del horno cuando esté hecha.  Dejarla enfriar un poco y envolverla en papel de plata.

Salsa:

    Poner la bandeja del horno tal cual en los fuegos de la cocina.  Añadir la harina tostada y cocer 1 min. dando vueltas.  Incorporar el Brandy y flambear.   Echar poco a poco el caldo para que no salgan grumos.  Rascar toda la sustancia de la bandeja  con una espátula o una cuchara de madera, y cocer hasta que espese un poco.  Colar la salsa y rectificar el punto de sal y pimienta.

     Cortar la carne en filetes justo antes de servirla.  Para que salgan filetes finos, la metí dos horas en el congelador y la corté con un cortafiambres.  Pero…  se me rompió a mitad, y acabé con un cuchillo jamonero.  Se puede hacer la carne con hasta 2 días dede antelación, pero no tiene que cortarse hasta el día en que se vaya a comer. 

     El roast beef se toma del tiempo, con la salsa muy caliente.

   Se puede servir con puré de patata gratinado con queso rallado por encima, con cebollitas y/o zanahorias glaseadas, con patatas, con pimientos, champiñones, guisantes…

P1130143

Blanqueta de pollo

P1130073Hoy toca una receta fácil y que siempre sale bien.  Lo más lento es preparar los ingredientes:  limpiar y cortar las pechugas, las verduras, pelar las cebollas.  Yo tardé casi una hora.   Pero la preparación del plato luego es rápida y el resultado buenísimo.  No os fiéis de la foto, que ya sabéis que la fotografía no es lo mío.  ¡Si hasta parece que la salsa estaba cortada!  Y no lo estaba, lo prometo. 

La blanqueta se puede hacer con pollo o con ternera.  Esta vez tocó pollo:  habíamos llegado la víspera de San Sebastián de ver a Santi y no daba tiempo a descongelar la carne.  Se suele hacer con nata, por otro lado.  Pero después de tres días a base de alimentarnos de la maravillosa gastronomía vasca (pintxos en el Viejo, chuleta y tortilla de bacalao de sidrería…) me pareció que guisar con nata no era lo mejor para los estómagos de la familia y la cambié por leche evaporada.  Con nata la salsa queda más trabada, pero está igual de buena y es más ligera  con leche Ideal.  De primero, una ensalada de lechuga, aguacate, langostinos y granada, aliñada con vinagreta o con salsa rosa (ya lo siento, no hice fotos, pero como pienso repetirlo algún día ya colgaré la receta).  Y de postre, la mítica mousse de chocolate de casa.    No sólo vinieron a comer los casados con los nietos, sino también D. Luis, un sacerdote de la Parroquia  al que Juan había invitado a comer hace… ¡6 años!, y por fin vino este fin de semana.  Fue una comida muy divertida y muy interesante.

Y de San Sebastián y Santi…  ¡qué os voy a contar!  Fuimos con todos los solteros que están en Madrid, alquilamos un apartamento cerca de su casa, y disfrutamos mucho con su compañía, lo pasamos fenomenal.  Y traje algunas ideas de pinchos y platos que tengo que intentar hacer…  pero eso lo dejo para otro día.  Va la receta de hoy.

INGREDIENTES (para 12 personas):

  • 2,5 kg de pechugas de pollo cortadas en tacos
  • 3 ó 4 zanahorias
  • 400 g de champiñones pequeños
  • 12 cebollitas francesas (¡por lo menos!)
  • 1 vaso de vino blanco
  • 1/2 l de caldo de pollo
  • 1 tetra brik de leche evaporada
  • sal y pimienta
  • Harina y aceite de oliva

MODO DE HACERLO:

Se pelan y se cortan las zanahorias en cuadraditos.  Se pelan las cebollitas.  Se lavan los champiñones y se parten en cuartos.

P1130062Se salpimentan las pechugas y se pasan por harina.  En una cacerola, se pone un fondo de aceite a calentar y se fríen los trozos de pechuga hasta que estén hechos por fuera.  No hace falta que estén muy dorados.  Se van retirando de la cacerola y se reservan.  En el mismo aceite se rehogan las zanahorias y los champiñones, ligeramente salados.

Se vierte por encima el vaso de vino y se deja que se evapore el alcohol.  Se añade el caldo, y cuando empieza a cocer se añade el pollo y las cebollas. 

P1130065Se deja cocer todo junto 20 minutos con la cacerola tapada y a fuego medio.  Se añade entonces la nata o la leche evaporada y se deja 10 minutos más.  Se rectifica de sal si es necesario, y se comprueba que el pollo esté blando. 

Si la salsa está muy líquida, se retira el pollo y deja cociendo la salsa a fuego medio para que reduzca (ésta es la versión lenta).  También se puede ligar con maizena, express o normal (versión rápida).  Si es express, para esta cantidad de líquido harán falta unas 2 cucharadas:  se añaden a la salsa cuando empieza a hervir, y se deja un par de minutos hirviendo.  Si es maizena normal, hay que diluirla primero en un poco de agua y añadirla bien disuelta a la salsa hirviendo, dejándola también en el fuego un par de minutos.  Se vuelve a meter entonces el pollo en la salsa, se deja cocer otros dos minutos más para que tome temperatura el pollo y se sirve.

Se puede acompañar con patatas pequeñas, cocidas 10 minutos en agua hirviendo con sal.  Se pelan y se rehogan con mantequilla (y con un chorrito de aceite para que no se queme la mantequilla) y perejil, hasta que estén doradas por todos lados.  Si no tenéis patatas tan  pequeñas, se pueden cocer patatas más grandes, pero siempre 10 minutos.  Se sacan del agua, se dejan enfriar un poco, se pelan y se tornean:  es decir, se cortan en tacos, y a cada taco se le da forma ovalada con una puntilla.  Los recortes de patata sobrantes se pueden  freír para que se acabe de hacer la patata, y usarlos para hacer una tortilla (porque quedan con una forma no muy bonita que digamos…).  Las de la foto están hechas así, torneadas.  Es más lento, ¡pero es que se me había olvidado comprar las patatas pequeñas!

P1130071

Albóndigas de ternera

P1120945Este fin de semana hemos tenido doble celebración:  el cumpleaños de María y el santo de Rosario, el mismo día.  La regla de casa es que el que celebra algo elige la comida, pero como las dos lo celebran el día 7 María eligió la tarta (de zanahoria con glaseado de queso), y Rosario la comida (quería pollo empanado).   Vamos, que ayer no hice ninguna receta nueva para colgar.  Y hoy tampoco , así que tiro de reserva y publico la receta de las albóndigas que hice hace unos días.

Uso carne de ternera solamente, de la que nos mandan todos los meses de Campocerrado.  Creo que ya he hablado de ellos en algún post anterior, crían vacas en una dehesa en Salamanca y venden la carne en lotes mensuales – de 3, 5 u 8 kilos – que traen a casa envasada al vacío.  Es buenísima. 

Si preferís, podéis mezclar la carne de ternera con un poco de carne de cerdo, dos partes de ternera y una de cerdo.

En cuanto a las especias, están muy buenas con especias frescas picaditas.  Pero he de reconocer que el 90% de las veces que hago albóndigas las uso de bote.

Para que queden jugosas es importante no freírlas en exceso;  el pan mojado en leche es también fundamental.  Va la receta para 8 – 10 personas:

INGREDIENTES: 

  • 1 kg de carne picada
  • la miga de 1/2 barra de pan del día anterior remojada en leche
  • 2 huevos
  • Sal y pimienta
  • Cebolla, ajo y perejil (frescos o de bote), al gusto
  • Harina para rebozar
  • Aceite
  • 1 cebolla grande
  • 1 ó 2 dientes de ajo
  • 2 zanahorias
  • 1 tomate, o una cucharada de pasta de tomate
  • 1 vaso de vino de brandy o de vino tinto
  • 1/2 litro de caldo

MODO DE HACERLO:

Mezclar en un recipiente grande la carne, los 2 huevos, la miga remojada en leche y escurrida y las especias.  Lo más fácil es hacerlo a mano.

P1120931

Formar bolas con la mezcla, pasarlas por harina e ir friéndolas en una sartén.  No hay que freírlas mucho, sólo tienen que sellarse para que no pierdan luego la forma al cocer.  Se reservan en otro recipiente.

En la misma sartén en la que hemos frito las albóndigas se deja sólo un poco de aceite para pochar las verduras, que se habrán picado previamente, con un poco de sal.  Si se usa pasta de tomate no se añade a la sartén más que cuando las verduras estén pochadas.

P1120941

Subir el fuego, añadir el brandy o el vino y dejar que se evapore el alcohol.  Añadir entonces el caldo y dejar cocer todo junto a fuego lento unos 15 minutos.  Se puede sazonar esta salsa con perejil, tomillo, romero, pimienta…

Se ponen las albóndigas en un cacharro en el que no queden muy amontonadas, si es posible, y se pasa la salsa por encima con un pasapurés.  

P1120943

Se pone el cacharro al fuego, y cuando empieza a hervir se baja el fuego y se deja cocer unos 10 minutos.

Se pueden preparar con anticipación, pero hay que remover el guiso con cuidado al recalentarlo para que no se peguen las albóndigas al fondo del cazo.

Como guarnición, se pueden freír unos dados de patata y añadirlos al guiso justo al final, antes de servirlo.

 

 

Rodaballo al horno

P1120542Ayer era nuestro aniversario: 29 años llevamos casados Juan y yo.  Día de acción de gracias a Dios.  Y de “comida especial”.  Nos fuimos a la compra a ver qué veíamos, y en la pescadería tenían unos rodaballos con una pinta buenísima.  Nos hicimos con uno de casi dos kilos, unas nécoras (“señora, no se lleve mejillones que son muy pequeños”), unas gambitas, y a casa a preparar la comida.  Tras una búsqueda por varias páginas de recetas (suelo hacer siempre lo mismo:  leo varias recetas y cojo lo que me convence de cada una de ellas), me puse manos a la obra.

INGREDIENTES:

  • Un rodaballo de unos dos kilos
  • 2 cebollas
  • 5 ó 6 patatas
  • 2 rodajas de limón
  • 1 manojo de perejil fresco
  • Aceite de oliva
  • 1 vaso de vino blanco
  • 3 dientes de ajo
  • 1/4 vaso de vinagre
  • Sal y pimienta

Modo de hacerlo:

Lo primero es preparar una “cama” para el rodaballo.  Para eso, se cortan las cebollas en juliana fina, y se pochan en un poco de aceite de oliva.  No tienen que quedar muy hechas, pues acabarán de hacerse en el horno.  Poner la cebolla en el centro de una bandeja de horno.

Mientras se pocha la cebolla, pelar las patatas y cortarlas en rodajas de medio centrimetro de ancho, aproximadamente.  Salarlas y freírlas en la misma sartén que la cebolla, añadiendo un poco más de aceite.  Para las patatas, lo mismo que para las cebollas:  se trata únicamente de que empiecen a hacerse un poco, pero acaban de hacerse en el horno, por lo que estarán en 5 minutos con el fuego fuerte, pero no a tope (en el 7 y medio sobre 9 las hice yo).  Poner las patatas, bien escurridas, alrededor de la cebolla.

Al comprar el rodaballo, pedir al pescadero que lo prepare para hacer en el horno (que le corte los lados y la cola, y que le quite las agallas).  Limpiarlo con agua, secarlo, salarlo, hacerle unos cortes arriba para meter dentro medias rodajas de limón y ponerlo en la bandeja, encima de la cama de cebolla y patata.

P1120535

Picar muy fino el perejil, mezclarlo con medio vaso de aceite escaso y verterlo por encima del rodaballo y las patatas.  Añadir el vaso de vino blanco y un cuarto de vaso de agua.

P1120536

Meterlo al horno, a media altura, a 180º.  Se calcula 30 minutos por kilo.  El mío pesaba 1kg 800gr, y estuvo 50 minutos en el horno.  Sacar el rodballo del horno

Partir el ajo en láminas y freírlo en aceite.  Cuando empieza a dorarse, volcar el vinagre (cuidado, ¡salpica mucho!) y cuando deja de salpicar retirarlo del fuego.  Verterlo por encima del rodaballo, y ¡a comer!

P1120538

 

 

Solomillo (de cerdo) Wellington

P1120427

La ocasión lo merecía:  había que celebrar bien la Pascua.  Además, vinieron a comer mi suegra y Palo, mi “cuñadita” preferida.  A Palo le encantan los langostinos, así que el primero fue en su honor.  De segundo, este solomillo Wellington.  Y de postre, torrijas que nos hizo María, con miel unas y con azúcar y canela otras.  Riquísimas.  

Yo quería repetir los solomillos con Pedro Ximénez, porque los podía dejar preparados de un día para otro.   Peeeero…  tenía hojaldre en la nevera, y también había comprado paté, y Juan me dio la idea del Wellington.  No es difícil de hacer, la única precaución es dejar que se enfríen los solomillos antes de envolverlos en hojaldre.  Va la receta para 10 personas:

INGREDIENTES:  

  • 3 solomillos de cerdo grandecitos (o 4 pequeños)
  • 1 placa de hojaldre (refrigerado, nunca lo compro cogelado) por solomillo
  • 1 terrina de paté a la pimienta
  • 1 huevo
  • Aceite, sal y pimienta

MODO DE HACERLO:

Se limpian bien los solomillos.  Se salpimentan y se doran en una sartén con aceite, bastante caliente para que se sellen pronto por fuera pero no se hagan casi por dentro.

Se dejan enfriar (yo los hice el día anterior).

Se saca el hojaldre de la nevera una media hora antes de usarlo.  Se precalienta el horno a 200 º durante unos 10 minutos (el tiempo de montar los solomillos con el hojaldre).  Se ponen los solomillos encima de papel de cocina para que absorba el líquido que hayan soltado.  Se extiende el hojaldre (no hace falta hacerlo con el rodillo, simplemente desenrollarlo), se pincha por toda la superficie con un tenedor y se coloca el solomillo pegado a uno de los extremos.  Se unta paté por encima, y se enrolla en el hojaldre, ayudándose con el papel que lo envuelve, dejando el cierre hacia abajo.  Se doblan hacia abajo los extremos para cerrarlos también, y se pinta el hojaldre con huevo batido.  SE ponen en una bandeja de horno cubierta con papel para hornear, y se mete al horno hasta que se dore el hojaldre, unos 20 ó 25 minutos como máximo.

Se me olvidó hacer la foto justo al salir del horno, y ésta de aquí abajo es de uno que sobró y estaba ya frío.  ¡Prometo hacer mejores fotos la próxima vez y sustituirla!

P1120425

¡Hacedlo, que está buenísimo!

 

Solomillo de cerdo al Pedro Ximénez

P1120413Ya toca receta salada, que llevo tres postres seguidos.  Esta receta le sale buenísima a una amiga mía, Blanca.  Nos la trajo un año al barco en verano, y estaba espectacular.  No sé si ella la hace igual, ¡no le pedí la receta!  

Esta vez comíamos 10 “mayores”:  faltaban Juan “padre” que estaba en un retiro espiritual rezando por todos, Santi que sigue en San Sebastián y Borja que vive en Roma.  También vinieron los nietos, pero la única que se sienta a “recomer” es Maca, la mayor.  Juan y Pedro “pululan”, juegan o trepan a las rodillas de sus padres si ven que les gusta lo que están comiendo;  Luis aguanta estoicamente nuestra comida sentado en la maxi-cosi y Teresa, la pequeña, que sólo tiene dos meses y medio, duerme.  Vuelvo al principio del párrafo:  comíamos 10 mayores, y compré 3 solomillos de cerdo (debían ser mutantes los cerdos, porque los solomillos eran enormes).   Pero si son normales se suele contar medio barba.  Va la receta:

INGREDIENTES para 10 personas:

  • 3 solomillos de cerdo grandes
  • 1 cebolla y media
  • 2 dientes de ajo
  • 1 vaso de Pedro Ximénez
  • 2 vasos de caldo de pollo
  • Aceite de oliva, sal y pimienta

MODO DE HACERLO:

Se limpian los solomillos y se salpimentan.  

En un cazo grande se marcan los solomillos hasta que estén bien sellados por todos lados para que no pierdan jugos durante la cocción.  Se reservan.

Se pica la cebolla y el ajo.  En la misma cacerola donde hemos hecho la carne se pocha la cebolla y el ajo.  A fuego lento, unos 10 minutos, hasta que la cebolla esté transparente (la de la foto no lo está todavía).  A veces hay que añadir un poco de aceite después de hacer la carne.

Cuando está hecha la cebolla, se sube el fuego al máximo y se añade el vino.  Se deja reducir para que se evapore el alcohol y se añade el caldo.  Se deja cocer todo junto 5 minutos, se mete la carne, se baja el fuego y se tiene cociendo otros 25 minutos con la cacerola tapada (bueno, casi tapada, dejando una rajita).

P1120414.

Pasado ese tiempo se saca la carne de la salsa.  Se pasa la salsa por el chino o por el pasapurés (tengo varias manías en la cocina, una de ellas es no pasar las salsas por la batidora;  quedan más finas, pero demasiado emulsionadas para mi gusto).  Se vuelve a poner la salsa al fuego alto pero no al máximo (en el 7 sobre 9) hasta que reduzca un tercio del volumen.  Se rectifica de sal.

Se sirve cortado en rodajas gordas.

Como la salsa es dulce, se le  añadir pasas, orejones, ciruelas…  que habremos dejado en remojo en el mismo vino una o dos horas antes.  Le va también muy bien la manzana, caramelizándola en una sartén en rodajas con mantequilla y azúcar.  O el puré de patata…  O lo que tengáis en la nevera:  en mi caso unos champiñones, aunque reconozco que el efecto cromático no era el mejor:  “total block” marrón en el plato.

P1120414 ¡Pero estaba muy bueno!