Salsa de tomate casera

P1130981

¡Hacía siglos que no la hacía!  Es el olor de casa de mis abuelas cuando íbamos a comer los fines de semana.  Cuando me casé, la preparaba de vez en cuando.  La hacía como la había aprendido, pochando al principio una cebolla y añadiendo el tomate después.  Pero entre el trabajo,  los niños y que a Juan no le sentaba muy bien (éste fue el motivo principal), dejé de hacerla y me pasé al tomate “de bote”.

Esta semana, navegando por páginas de recetas, caí en “Webos fritos” y leí una receta que sólo tenía tomate, aceite, sal y azúcar.  Y decidí volver a preparar salsa de tomate casera, sin cebolla.  ¡Está buenísima!  Y no se tarda tanto, unos 50 minutos.

Mientras se hacía, he preparado unas rodajas de berenjena rellenas de jamón y queso para la cena, que por supuesto he acompañado con la salsa de tomate.  

Va la receta.

INGREDIENTES:

  • 2 botes grandes de tomate entero pelado (o triturado;  yo prefiero el pelado, me da la sensación de que la salsa queda menos líquida)
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharada de azúcar
  • aceite (si es de oliva virgen, mejor)

MODO DE HACERLO:

Se escurre el tomate de las latas y se tritura.  (Si se usa tomate ya triturado se usa tal cual).

Se pone el aceite a calentar en una sartén (bueno, yo he utilizado más bien un cazo grande y hondo que compré en Ikea hace unos años).  Cuando esté caliente, se separa del fuego y se vierte el tomate, la sal y el azúcar.

Se tapa con una tapa que tenga agujeros y se pone a fuego medio.  Cuando hayan pasado 10 ó 15 minutos, se retira del fuego, se destapa y se mueve con una cuchara de madera.  Se vuelve a tapar y a poner al fuego, y al cabo de otros 10 minutos se repite la operación.  Se baja el fuego bastante (lo he pasado de 7 a 3) y se deja otros 25-30 minutos más.   Cuando faltan 10 minutos para acabar la cocción, se rectifica de sal y de azúcar y se deja destapado.  Durante todo el proceso hay que remover la salsa de vez en cuando con una cuchara de madera para que no se pegue.  Tiene que quedar una salsa roja y espesita.

 

Anuncios

Guacamole

P1130527

No voy a escribir que es la verdadera receta del guacamole, ni la mejor receta de guacamole del mundo.  Pero sí que está muy buena.  Lo hago como lo hacía mi padre:  tomate y cebolla muy picados, el aguacate aplastado con tenedor, sal, pimienta, unas gotas de tabasco y de zumo de limón.  No sé dónde aprendió a hacerlo, quizá de alguno de sus amigos mejicanos.  En casa siempre solía hacerlo él…  conmigo o con mi madre de pinches para picarle finita la cebolla, la verdad.  Imagino que cuando me casé tomaron el relevo mis hermanas en esto de la cebolla, pero esa es otra historia. 

Las cantidades que doy son para un aguacate grande.   Es importante que el aguacate sea bueno y esté en su punto, blandito pero no pasado.  Es muy fácil hacerlo, y en casa les encanta tomarlo con carne empanada (o con pollo, como hoy).  Va la receta:

INGREDIENTES:

  • 1 aguacate grande
  • 1 tomate pequeño, o medio grande
  • 1/2 cebolla
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • unas gotas de tabasco, al gusto (con 6 gotas no pica mucho)
  • sal y pimienta
  • un chorrito de salsa Perrins (opcional;   hoy por ejemplo no le he puesto)

MODO DE HACERLO:

Se parte el aguacate por la mitad, y se vacía con la ayuda de una cucharita.  Para quitar el hueso lo más fácil es clavar un cuchillo de golpe en el hueso, girarlo un cuarto de vuelta y levantarlo.  El hueso sale solo.  

Se corta en cuadraditos el tomate y se pica la cebolla.

Se pone todo en un cuenco, y se va aplastando el aguacate con la ayuda de un tenedor, mezclándolo aa la vez con el tomate y la cebolla.  Tiene que quedar el aguacate bien aplastado, como una crema.  

Se sazona con sal, pimienta, salsa Perrins y tabasco al gusto, y ya está listo para comer.

P1130528

Y un truco:  el aguacate se oxida pronto y se pone marrón.  Así que, si no lo tomáis inmediatamente, dejad el hueso metido en el guacamole hasta que lo vayáis a comer.

P1130531

 

Salsa de toffee

P1130210He estado revisando las entradas del blog, y me he dado cuenta de que nunca colgué la receta de la salsa de toffee que suelo hacer para acompañar a la tarta de queso caliente.   Hay muchas recetas, Javi hace una con azúcar moreno que está muy rica.  La mía es con azúcar normal.  Va la receta:

INGREDIENTES: 

  • 100 g de azúcar
  • 10 ml de agua
  • 150 ml nata líquida para cocinar
  • 2 nueces de mantequilla

MODO DE HACERLO:

Lo primero es calentar la nata, sin que llegue a hervir.  Se puede hacer en el microondas, o ponerla en un cacharro a fuego bajo (yo suelo elegir esta segunda opción).  Hay que dejarla a mano mientras se prepara el caramelo. 

En otro cacharro se pone el azúcar y los 10 ml de agua.  Se pone al fuego hasta conseguir un caramelo rubio (sin remover el azúcar).  En ese momento hay que apartar el cazo del fuego y verter la nata sobre el caramelo.  Existe el peligro de que se desborde.  Para evitarlo, dos trucos:  que la nata esté templada por un lado, y echarla en dos o tres veces por otro.  Mientras se vierte la nata, se remueve con una cuchara de palo para que se deshaga bien el caramelo en la nata.  Cuando ya está, se añade la mantequilla, se remueve un poco… ¡y a servir!  

Por una vez, y sin que sirva de precedente, con estas cantidades no sale mucha salsa.   Si queréis más sólo tenéis que doblar las cantidades.

Está muy buena.  ¡A ver si os gusta!

Bechamel

Hace mucho que no cuelgo ninguna receta.  Ha sido un trimestre complicado, con mucho lío en el cole y en casa.  El caso es que sí he ido haciendo fotos a recetas que hemos hecho (escribo hemos porque las hicimos Rosario, María y yo).   Pero no me había dado tiempo a escribirlas.  Aprovecho las vacaciones…

Empiezo por una salsa bechamel.  Nunca la había escrito porque siempre la hago a ojo.  Pero Rosario trajo el otro día (bueno…  ¡hace mes y medio, más bien!) la receta de una trenza de hojaldre de jamón y queso, y la base es esta salsa.  Copio pues las cantidades de su receta.

INGREDIENTES:

  • 1 litro de leche entera, a temperatura ambiente
  • 120 gr. de mantequilla
  • 120 gr. de harina
  • Sal, pimienta y nuez moscada.

MODO DE HACERLO:

Lo primero que hacemos es tamizar la harina para que no queden luego grumos en la bechamel.p1120085

Se pone luego la mantequilla en un cazo a fuego medio y en cuanto está derretida se añade la harina, removiendo con una varilla para que se mezclen bien la harina y la mantequilla.

Se deja unos minutos sin parar de remover, hasta que la harina esté bien cocida.  Tiene que que quedar una crema amarillenta; no hay que dejar que se tueste demasiado pues dará mal gusto a la bechamel, pero cuidado con dejar la harina cruda…  Cuando está la harina en su punto, huele a pan recién hecho.

p1120088Entonces se va vertiendo la leche poco a poco sin parar de remover.  Cuanto más se mueve la salsa con la varilla, más suave y cremosa queda.  Se añade la sal, la pimienta negra y la nuez moscada al gusto (a mi marido por ejemplo no le gusta la nuez moscada, así que yo pongo muy poquita).  Se deja que cueza unos cinco minutos.

p1120090 Si queda demasiado líquida para la preparación que se quiera hacer, se deja cocer más tiempo a fuego lento, sin parar de remover para que no se pegue.  Si por el contrario está demasiado espesa se puede aclarar añadiendo más leche (y rectificando el punto de sal luego).