Calabacines rellenos

P1120626

Esta receta forma parte de las “recetas gallegas” que suelo hacer en verano, cuando estamos en las Rías Baixas de vacaciones.   Esta receta me la enseñó Carmen, una señora que iba a ayudar a mi madre cuando le invadíamos la casa en vacaciones.  Carmen tenía una huerta, y traía para hacerla unos calabacines “mutantes”, gigantescos.   Ahora Carmen se ha jubilado, y la casa de mi madre sigue siendo invadida por mis hermanos, sobrinos, hijos y nietos, y no sé si estos calabacines seguirán formando allí parte del menú.  Yo sí los sigo haciendo, aunque no me salen tan buenos como a Carmen…  Escribo la receta como me la dio ella:

INGREDIENTES:

  • 2 calabacines grandes (o cuatro o cinco pequeños)
  • 1 kg de carne picada (puede ser sólo ternera, o mezcla de ternera y cerdo)
  • 1 vaso de vino blanco y uno de caldo de carne (se puede hacer con pastilla)
  • 1 cebolla grande ó 2 pequeñas
  • 1 diente de ajo
  • una cucharada rasa de harina
  • Sal, pimienta y aceite de oliva

MODO DE HACERLO:

Se parten los calabacines en dos a lo largo, se cortan en trozos del mismo tamaño más o menos y se vacían, dejando un borde de calabacín alrededor.  

P1120618Se salpimentan, se rocían con un chorrito de aceite de oliva y se meten en el horno hasta que estén blandos, a 180 grados (unos 20 minutos).

P1120620

Se corta en trozos pequeños el calabacín que se ha sacado y se pica la cebolla.

P1120621

Mientras tanto, en una sartén se pone media cebolla (o una pequeña) a pochar, se sube el fuego para hacer la carne que se habrá salpimentado previamente y, cuando esté hecha, se añade el calabacín reservado.

Se sacan los calabacines del horno y se rellenan con la carne.  Se vuelven a meter al horno unos 10 minutos.

 

Se prepara la salsa, pochando la otra media cebolla con el diente de ajo.  Se añade la cucharada de harina, se tuesta un poco.  Se añade el vino blanco subiendo el fuego, se deja que evapore el alcohol, se vierte entonces el caldo de carne y se deja cocer todo junto 5 minutos.   Se vierte por encima de los calabacines.

P1120625

Se puede dejar preparado con antelación, y calentarlo en el horno cuando se vayan a tomar.

Javi, ya lo siento, creo que no hay foto tuya comiéndolos.  ¡Tendré que colgar otro post para que puedas hacerte la foto!

 

 

 

Anuncios

Rollos de jamón y queso

P1120444

Otra receta muy fácil, y muy buena.  La versión salada de los “cinnamon rolls” que copan las páginas de Pinterest.  La receta original tenía mostaza untada en el hojaldre, pero yo no le he puesto :  no le gusta a todo el mundo en casa. Pensé que se quedaría muy seco, pero no.  Se puede hacer también con queso ricotta,  espinacas y pasas, con pimientos pochados y atún bueno…  

Suelo hacerlos de cena, con una buena ensalada, porque se hace muy rápido.  Va la receta:

INGREDIENTES:

  • 1 plancha de hojaldre
  • 9 lonchas de jamón cuadradas
  • 9 lonchas de queso cuadradas
  • queso emmental rallado
  • 1 huevo para pintar, o unos 50 gr de mantequilla derretida

MODO DE HACERLO:

Se extiende la plancha de hojaldre, dejando debajo el papel sobre el que está enrollado.  Se pincha toda la superficie con un tenedor, y se cubre con el jamón primero, el queso en lonchas por encima y finalmente el queso rallado.

Hay que dejar el relleno a uno o dos centímetros de uno de los bordes, para enrollarlo más fácil.

Se enrolla con la ayuda del papel, hacia el lado en el que hemos dejado hojaldre sin cubrir de relleno.

Se corta en lonchas de un algo más de un dedo de ancho, con un cuchillo afilado sin sierra.

P1120438

Se pinta una fuente de horno con mantequilla para evitar que se peguen los rollos, y se disponen éstos en la fuente.

Se pintan con huevo batido o con mantequilla derretida (los de la foto están con mantequilla, no me quedaban huevos en la nevera) y se meten al horno a 180 grados unos veinte minutos, o hasta que estén los rollos dorados y el queso fundido.

Y…  ¡A comer!

P1120443

Patatas con bechamel

P1120415¡Otra receta salada!  Ésta ni había pensado en publicarla, porque me parecía muy “tonta”.  Por eso no tengo casi fotos (aunque no se pierde nada con esto, con lo mal que las hago).  Pero les gustó mucho a mis hijos y decidí meterla en el blog.

Es una reinterpretación  bastante libre, todo hay que decirlo, del “gratin dauphinois” francés, sin nata para que no siente mal a nadie.  Hay que calcular algo menos de dos patatas medianas por persona.  Como somos muchos, hice 2 fuentes, con 18 patatas y 3 litros de bechamel, que no tiene que quedar espesa sino clarita.  Se puede dejar preparado de víspera, y meterlo antes de comer en el horno a calentar primero, y gratinarlo al final espolvoreando queso rallado.  Es una receta muy fácil también.

 

INGREDIENTES para 10 personas

  • 18 patatas medianas
  • 3 litros de bechamel
  • 1 paquete de bacon en tiras
  • 1 paquete de queso para gratinar, emmenthal por ejemplo
  • Mantequilla
  • Sal

 

MODO DE HACERLO:

En una cacerola se ponen las patatas a cocer con agua abundante y sal.  Se dejan 20 minutos desde que el agua empieza a hervir.  Se sacan del agua, se dejan enfriar un poco, se pelan y se cortan en rodajas.

Mientras se enfrían las patatas se hace la bechamel.  Se corta el bacon en tiras y se pone en una sartén sin nada de aceite hasta que esté hecho.  Se saca y se pone en un plato con papel absorbente para quitarle la grasa.

Se unta una fuente tipo pyrex con mantequilla.  Se pone una capa finita de bechamel en el fondo y se cubre con una capa de patatas en rodajas.  Se esparce bacon por encima y se cubre con bechamel.  Se hace una o dos capas más, terminando con bechamel.

Se mete al horno a calentar.  Cuando está caliente, se saca, se espolvorea de queso rallado, se ponen unas nueces de mantequilla sobre el queso (4 ó 5, no muy grandes) y se gratina.

P1120417

Huevos duros “encapotados”

P1120354La verdad es que no sé qué nombre tiene esta receta.  Cuando era pequeña, en mi casa había un plato que nos encantaba a todos, y que mi madre solía poner los domingos (además, lo pedíamos de comida de cumpleaños casi siempre):  los huevos encapotados.  Eran huevos fritos, no duros, pero los he llamado igual.

Más adelante nos los hacía Carmen en los veraneos en Galicia.  Cada vez que los preparo (de Pascuas a Ramos, lo reconozco), me acuerdo mucho de ella porque no son difíciles pero sí laboriosos, y Carmen los hacía para un montón de gente.

Anteayer era el cumpleaños de Rosario (11 años ya, “2 palitos” como le dijo Borja). Y pidió de comida estos huevos encapotados (y una tarta fina de manzana también, pero como se me olvidó hacerle fotos ya escribiré ese post otro día).  Cuando Santi era pequeño también me los pidió un año, pero se equivocó y en vez de “huevos” me pedía “carne”.  Así que compré un redondo, lo asé, corté filetes e hice esta misma receta con “carne”, como él decía.  ¡¡¡Cómo se enfadó!!!  Lloraba diciendo que le había engañado, que esa no era la “carne” que él quería, que quería una que era “blanquita”.  Me costó comprender que se refería a los huevos duros.  Luego se calmó, porque reconoció que la carne también estaba buenísima.

Va la receta.  Doy las cantidades de la bechamel para 9 huevos duros.  Aunque esta vez sólo he hecho 7 porque “éramos pocos para comer”, como dice mi marido.  Con la bechamel que sobró hice unas croquetas de aceituna como las de tía Rocío (en honor a la verdad, las de tía Rocío son bastante mejores!)…  pero esa receta ya la colgaré otro día.

INGREDIENTES:  

  • 9 huevos 
  • Harina, huevo y pan rallado para empanar
  • Aceite de oliva

Para la bechamel:

  • 90 gr de mantequilla
  • 100 gr de harina
  • 1 l de leche
  • Sal, pimienta y nuez moscada

MODO DE HACERLO:

Se hace una bechamel con las cantidades de harina, mantequilla y leche indicadas.  Se cuecen los huevos 10 minutos desde que hierve el agua, se pasan por agua fría y se pelan.   Se corta cada huevo en 3 rodajas.  

Se forra una bandeja con papel de plata y se pinta con aceite de girasol para que se despeguen luego bien.  Con un cucharón pequeño se va poniendo bechamel en la bandeja, se pone encima una rodaja de huevo y se cubre con más bechamel de manera que el huevo quede totalmente cubierto.  Se meten en la nevera un par de horas.

P1120351

Entonces se empanan, pasándolos por harina, huevo batido y pan rallado.  Se van poniendo en un plato, y se vuelven a meter en la nevera unos 15 minutos antes de freirlos.

Se pone abundante aceite en una sartén y se van friendo los huevos con el aceite bastante caliente.  Se escurren bien de aceite y se sirven.

P1120353

Patatas rellenas de jamón y queso

p1120315Hoy éramos “muy pocos” para comer,  6:  Santi ya se ha vuelto a San Sebastián y Rosario se ha ido a pasar el fin de semana en el campo con Maca.  No he tardado nada en hacer la comida, ¡sólo una hora!  Entre otras cosas he preparado unas patatas rellenas de jamón y queso azul, una receta facilísima y muy rica.  Doy las cantidades para 6 personas, “sólo”:

INGREDIENTES:

  • 6 patatas medianas
  • 100 gr de jamón de york
  • 100 gr de queso azul
  • 1 vaso de leche Ideal (se puede usar nata también)
  • Sal y pimienta
  • Queso rallado y un poco de mantequilla para gratinar

MODO DE HACERLO:

Se lavan las patatas y se ponen a cocer en agua con sal hasta que estén hechas (entre 20 y 30 minutos).

Mientras se cuecen, se parte el queso azul y el jamón de york en trozos.

Cuando las patatas están cocidas, se parten por la mitad y se vacían con una cuchara o una puntilla, reservando la patata que vamos sacando en un cuenco.  

Se salpimenta y se le añade la leche Ideal.  Se aplasta bien con un tenedor hasta conseguir un puré.  Se le mezcla el queso y el jamón. 

Se rellenan con esto las patatas.  Se espolvorea queso rallado y se le pone encima un trozo de mantequilla (como un grano de café de grande).

Se meten al horno a gratinar, hasta que estén doradas.

Antes hablé de una puntilla.  Imagino que lo sabréis todos, con tanto programa de cocina como hay en la tele;  pero por si acaso hay alguien que no lo sepa una puntilla es un cuchillo de cocina pequeño.

 

Pochas con almejas

El otro día fui a un almacén de fruta que hay cerca de casa y aproveché para comprar algunas cosas que nunca encuentro en el supermercado, entre ellas unas pochas congeladas que están buenísimas.  Así que al fin de semana siguiente preparé unas pochas con almejas.  Seguí la receta de David de Jorge :

(http://blog.daviddejorge.com/2011/08/12/robinfood-pochas-guisadas-pochas-con-almejas/),

y salieron buenísimas.  Hice el doble de cantidad, porque ya sabéis que somos muchos.  Aquí va la receta, aunque en el blog Robinfood estará mucho mejor explicado.

INGREDIENTES:

  • 1kg y medio de pochas
  • 2 tomates
  • 2 cebolletas
  • 2 pimientos verdes italianos (los largos y finos)
  • 3 dientes de ajo
  • Agua, aceite y sal

Para las almejas:

  • 1 kg de almejas
  • 1 diente de ajo 
  • perejil
  • un vasito de vino blanco
  • aceite de oliva

MODO DE HACERLO:

Lo primero que hay que hacer es poner las almejas a remojo con abundante agua con sal, para que se limpien y no tengan arena.

En una cacerola, poner las pochas y cubrirlas de agua.  Añadir las verduras enteras (las cebolletas partidas por la mitad).  Añadir un chorro de aceite de oliva y un poco de sal.  Ponerlo a hervir a fuego lento, con la cacerola tapada.  Tardará una media hora en empezar a hervir.  A partir de ese momento, siempre a fuego lento, dejar que las pochas se hagan, por lo menos una media hora más.  Las mías necesitaron casi una hora, quizá por ser congeladas.  Hay que ir quitando la espuma que se forma en la superficie.

 

Cuando las pochas están hechas, se retira la verdura.  Los ajos se desechan, y se pasa por la batidora los tomates, los pimientos y las cebolletas con un poco de caldo.  Se incorpora este puré a la cazuela otra vez  y se deja cocer todo junto unos cinco minutos, rectificando de sal.

Por otro lado, se dora el diente de ajo picado en una sartén, y se añaden las almejas, el vaso de vino y el perejil.  Se espera a que se hayan abierto las almejas (las que queden cerradas o estén rotas se retiran), y se añaden a la cazuela de las pochas, donde se vuelve a dar un hervor a todo junto.

p1110914

¡Están riquísimas!  Para variar, se me ha olvidado hacer la foto del final del guiso.  Otra vez será…

 

Tortilla de patata

p1110900

¡¡UUUU!!!  ¡Tiene buena pinta!  ¡¡UUUUU!!  Esto acaba de decir Rosario al ver la foto que acabo de colgar en el blog.  Rosario estaba durmiendo, pero tiene pesadillas con una película que vio hace unos días y ha aparecido en el salón cuando estaba empezando a escribir esta entrada.  ¡Y me ha venido muy bien, porque no sabía cómo comenzarla!  Pero ahora se tiene que ir a la cama, que es tarde y mañana hay cole.

Las cantidades que doy son para una tortilla jugosa, no muy cuajada, que es como les gusta en casa.  Si os gusta más seca no tenéis más que añadirle un poco más de patata y cuajarla más.

Por supuesto, si no os gusta la cebolla no hace falta ponerla.  A mí me gusta la tortilla con cebolla, pero no encontrarme tiras largas de cebolla frita dentro.  Por eso la pico mucho:  da sabor, pero no la notas.

INGREDIENTES (para 1 tortilla):

  • 4 patatas grandes
  • 1/4 de cebolla
  • 5 huevos grandes
  • Aceite y sal

MODO DE HACERLO:

Pelar las patatas y partirlas en rodajas, con una mandolina o a mano.  Picar la cebolla muy fina. 

En una sartén grande, poner aceite abundante a calentar (lo pongo en el número 7 y medio del termostato, sobre 9).  Cuando el aceite está caliente, salar las patatas y echarlas a la sartén, junto con la cebolla.  Dejar que se vayan friendo, hasta que las patatas están blandas y las de abajo empiezan a tostarse.  No hace falta moverlas mucho si el aceite las cubre.  Cuando están fritas, sacarlas del aceite y ponerlas en un colador a escurrir.

Mientras, se baten muy bien los cinco huevos, con un pellizquito de sal por huevo.  Se mezclan las patatas ya escurridas.  

p1110894-copiaSe pone una sartén más pequeña al fuego (en el 7 esta vez), con un chorrito de aceite que cubra el fondo de la sartén.  Hay que esperar a que el aceite esté caliente, pues si no se pegará la tortilla.  Se vierte entonces la mezcla de huevo y patata en la sartén y se espera un minuto más o menos hasta que se cuaje por un lado.  Entonces, con la ayuda de un plato (cuyo diámetro sea superior al de la sartén, obviamente), se le da la vuelta (nunca me atrevo a hacerlo lanzándola al aire), y se pone otra vez en la sartén para que se cuaje del otro lado, pasando la espumadera por los bordes de la tortilla para que se sellen bien.  

Si hace falta, se vuelve a dar una o dos vueltas más para que se cierren bien los bordes (pero teniendo la precaución de usar un plato limpio).

Si hacéis varias tortillas, volved a poner un poco de aceite en el fondo de la sartén cada vez.

Y ya está.  ¡A ver si os sale bien!