Melanzane alla parmigiana

P1140584

O berenjenas a la parmesana, en román paladino.  Este plato le encanta a Sol, siempre lo toma cuando va a Italia a ver a Borja, y de vez en cuando se lo hago en casa.  Es fácil de hacer aunque un poco lento, y está rico.  En el fondo es como una lasaña de queso, pero con berenjena en vez de pasta.  Doy las cantidades de la fuente que hice en casa, ese día comíamos 7.  Va la receta.

INGREDIENTES:

  • 3 berenjenas medianas o dos grandes
  • 10 tomates para la salsa
  • 3 bolas de queso mozzarella
  • 150 g de queso parmesano rallado
  • aceite de oliva, sal, orégano y albahaca (si es fresca mejor, pero también sirve la especia seca)

MODO DE HACERLO:

Lo primero que hay que hacer es lavar las berenjenas, quitarles las puntas y cortarlas en rodajas de medio centímetro de grosor aproximadamente.  Se hacen capas con ellas en un colador grande, y entre capa y capa se salan por encima.  Se dejan así entre media hora y una hora, para que pierdan el amargor.

P1140573

Mientras, se prepara la salsa de tomate.  Podéis usar tomate “de bote” y os ahorráis este paso.  Pero con el casero está más rico.  Se pelan los tomates.  Suelo hacerlo de dos maneras.   La primera es escaldándolos:  se pone agua a hervir, se hace un corte en cruz en la piel del tomate por la parte inferior, cuando hierve el agua se van metiendo de uno en uno unos 20 segundos y se sacan con una espumadera a un bol con agua fría.  La piel sale entonces muy fácil. Para el segundo método se necesitan menos cacharros:  pasar un cuchillo por el lado que no corta por todo el tomate, apretando un poco, como si lo estuviéramos pelando.  La piel se va despegando y es fácil quitarla luego. 

También se pueden meter en el microondas, pero yo nunca lo he probado.  Una vez pelados, se cortan en dados y se sofríen en una sartén con aceite, sal, una cucharada de azúcar, orégano y albahaca durante 10 a 15 minutos.  Se reserva.

P1140574

Se secan las rodajas de berenjena entre dos hojas de papel de cocina.  En una sartén con muy poco aceite, se van haciendo a la plancha.  No hay que tenerlas mucho rato, un minuto por cada lado a fuego fuerte.  Tampoco hay que volver a salarlas.  Pero sí tendréis que ir reponiendo aceite de vez en cuando. 

Se pueden hacer también en una fuente al horno, con un chorrito de aceite por encima, a 180º , hasta que estén tiernas y doradas.

Se precalienta el horno a 180ª.

Se monta entonces el plato.  En una fuente de horno se pone una primera capa de salsa de tomate, y encima una de berenjena. Encima, rodajas de mozarella y queso parmesano rallado.  Otra capa de tomate, otra de berenjena y otra de quesos,  y si os quedan ingredientes volvéis a empezar:  tomate, berenjena, quesos. 

Si tenéis albahaca fresca, podéis poner algunas hojas encima de los quesos antes de la siguiente capa de tomate, le da un sabor buenísimo.  Si no, no pasa nada.  Y si se os acaba el tomate casero podéis echar mano del de bote (me pasó la última vez que lo hice:  sólo tenía 6 tomates y me quedé corta de salsa).  La última capa será de queso (pero sin albahaca esta vez).

P1140583

Se mete la fuente en el horno unos 20 minutos, y 10 minutos más con el grill a gratinar.

¡A ver si os gusta!

 

 

 

Consomé

P1140334

Esta semana tenía que vaciar un poco el congelador, que dentro de nada vuelve a llegar la carne de Campocerrado y hay que hacerle sitio.  Tenía todavía unos morcillos y unos huesos del último envío, y con el fresquito que está haciendo apetecía preparar un consomé.  Y unas croquetas y una empanada con la carne del morcillo cocida, pero esto queda para otra receta.

Siempre lo había preparado con una receta que no me gustaba demasiado, porque no quedaba el caldo tan oscurito como quería.  Hasta que me topé con este video de David de Jorge en el que explica el truco definitivo:   partir cebollas por la mitad y ponerlas a tostar en una sartén, sin aceite ni nada, hasta que ennegrezcan completamente.  ¡EL TRUCO!  

La última vez que lo he hecho no tenía garbanzos ni gallina, pero aún así quedó buenísimo.  Y a mí no me gusta mucho ponerle hueso de jamón porque encuentro que le da demasiado sabor, pero si os gusta ponedle uno.

El puñado de garbanzos se puede poner a remojo el día anterior, o unas horas antes.  Pero no es necesario.

Vamos con la receta (la verdad es que no sé para qué escribo la receta, ¡si veis el vídeo os vais a enterar mucho mejor!).

INGREDIENTES:

  • 1 trozo de gallina
  • 1kg de morcillo
  • 2 huesos de ternera (y, si queréis, uno de jamón)
  • 2 puerros
  • 2 zanahorias
  • 2 nabos
  • 1 rama de apio
  • 3 cebollas
  • 1 cabeza de ajo
  • 1 puñado de garbanzos

 

MODO DE HACERLO:

Se pone en un cazo con abundante agua a fuego fuerte el morcillo, la gallina y los huesos, y se deja hervir.  

Mientras, se pelan las cebollas, se parten por la mitad y se ponen boca abajo en una sartén antiaherente sin aceite ni nada, hasta que se quemen.

 

Cuando empieza a hervir el agua salen todas las impurezas de la carne. 

P1140320

Se cuelan entonces las carnes, se lavan y se vuelven a poner en una cazuela limpia con agua nueva, las verduras, los garbanzos y las cebollas ennegrecidas.  Se vuelve a poner al fuego, un poco más fuerte al principio para arrancar el hervor y a fuego muy lento luego.  Hay que dejarlo hervir así, despacito, tres horas.  Como veis, el agua llega casi hasta el borde de la cacerola.

P1140322

Al cabo de las tres horas se retira del fuego.  Con una espumadera se retiran las verduras y las carnes.  Y se cuela el caldo pero sin volcar la cazuela sobre el colador, sino a base de cucharón.  Así se evita que se quede el caldo turbio.  En el colador se puede poner un trapo de cocina humedecido para quitar mejor las impurezas.

P1140324

Se deja reposar hasta el día siguiente por ejemplo.

Se forma una capa de grasa por encima, que hay que quitar con mucho cuidado, con una cuchara grande o mejor con una espumadera.  Veréis que debajo de la grasa el consomé está como gelatina.  Se pone a fuego medio el caldo y se rectifica de sal cuando hierve.  

Se puede servir poniendo en el fondo el plato o la taza trocitos de la carne y de la gallina, huevo duro, jamón picado…  Y si os gusta el jerez, un chorrito de jerez le va de lujo.

Y, como os he dicho, con el resto de la carne salen unas croquetas o una empanada buenísimas…  Las verduras también se pueden aprovechar en el relleno de la empanada, por ejemplo.  Y los garbanzos fritos con unos huevos fritos y salsa de tomate están riquísimos.

Aunque parezca muy largo de hacer, es fácil, porque se puede “abandonar” mientras cuece el caldo.  ¡Animaos a hacerlo!

 

 

 

Champiñones rellenos de jamón serrano

Es una receta fácil, sobre todo si tenéis un resto de bechamel muerto de risa en la nevera. Lo más pesado es limpiar los champiñones para no encontraros arenita cuando los comáis. Hay que elegir champiñones grandes, por supuesto. unos cuatro o cinco por persona no está mal, aunque mi marido dijo que se abría tomado más (¡depende del hambre que tengáis!).

p1140292Menuda foto mala he hecho, para variar, ¡totalmente desenfocada!  Tendré que repetir receta otro día, a ver si puedo colgar una mejor…

Hoy toca receta salada otra vez.  Es muy fácil, lo más pesado es limpiar los champiñones.   He calculado 5 champiñones grandes por persona (para rellenarlos hay que comprarlos grandecitos, claro) , aunque mi marido ha dicho que habría tomado más porque se había quedado con hambre.  Los hemos tomado de cena, acompañados por una ensalada.

He usado el jamón serrano que venden ya cortado en taquitos pequeños, pero también podéis picar lonchas de jamón serrano, si tenéis.  A mí no me gusta rehogar mucho el jamón serrano, me parece que queda seco y se le sube mucho el punto de sal. Así que he cambiado la receta original, donde se rehogaba el jamón con la cebolla y el ajo, y lo he añadido encima de los champiñones al final. Si os gusta más, podéis rehogarlo todo junto.  Va la receta:

INGREDIENTES:

  • 4 ó 5 champiñones grandes por persona
  • 1/2 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 50 g de jamón serrano picado
  • 1/2 l de bechamel
  • Queso rallado para gratinar
  • Sal, perejil picado y aceite

 

MODO DE HACERLO:

Si no tenéis un resto de bechamel, empezad por prepararla y reservarla. Tenéis la receta aquí.

Limpiar bien los champiñones. No hay que lavarlos mucho tiempo, sino pasarlos rápido por agua fría limpiando la arenita que tengan. Quitarles los pies y reservarlos.

Poner los champiñones en una fuente de horno. Yo los pinché por dentro con un tenedor, pero la verdad es que no sé si esto sirve realmente de algo o no, lo hice más por intuición que por otra cosa. Salarlos, rociarlos con un chorrito de aceite de oliva y meterlos al horno a 180º diez minutos.

Mientras están en el horno, picar los pies de los champiñones, la media cebolla y el diente de ajo. Pochar todo junto en una sartén con aceite de oliva, sal y un poco de perejil picado.

Sacar los champiñones del horno. Habrán soltado mucha agua que no aporta nada a la receta, os aconsejo que la quitéis. Encended el gratinador para que vaya cogiendo temperatura.

Rellenar los champiñones con la mezcla que habíamos preparado, poner por encima taquitos de jamón, cubrirlos con la bechamel (que tendrá que estar caliente, si estáis usando un resto podéis calentarlo en el microondas), espolvorear queso rallado por encima y meterlo a gratinar. El tiempo dependerá de los hornos, en el mío tardan 3 minutos pero siempre me quedo vigilando para que no se quemen.

Pasar a una fuente y… ¡a comer!

p1140291

Patatas rellenas de salmón

¡Feliz año a todos!

Hice esta receta antes de Navidad, pero entre unas cosas y otras no me había puesto a escribirla. Aunque parezca pesado de hacer, por tener que vaciar las patatas, es un plato bastante rápido y fácil. Con la patata que no se usa se puede hacer un puré de patata riquísimo. En esta ocasión el relleno ha sido salmón ahumado, pero se puede cambiar por jamón y queso, carne picada rehogada con un poco de cebollita, atún…

Sobre el salmón va una capa de bechamel. Aquí tenéis cómo hacerla, pero usad las cantidades que doy hoy.  No me enrollo más, va la receta.

INGREDIENTES:

  • Una patata mediana por persona
  • 1 loncha de salmón por patata
  • queso rallado

Para la bechamel:

  • 50 g de harina
  • 50 g de mantequilla (o de aceite de oliva)
  • 3/4 de litro de leche
  • Sal, pimienta y nuez moscada (opcionales éstas dos últimas)

 

MODO DE HACERLO:

Se lava las patatas con agua, se ponen en un cazo con agua y sal que las cubra y se dejan cocer, desde que hierve el agua, 20 minutos.

Mientras cuecen se prepara la bechamel. No tiene que quedar igual de espesa que para unas croquetas, pero tampoco líquida como si fuera una salsa.  Si veis que está demasiado espesa, podéis añadir un poco más de leche.  Y si está demasiado líquida hay dos opciones:  o dejarla cocer más tiempo para que al reducir espese, o espesarla con maicena diluida en un poco de leche fría.

Al cabo de los 20 minutos se sacan las patatas, se deja que se enfríen unos minutos y se vacían. Para ello, se les corta la tapa de arriba, y se van vaciando con un sacabolas si lo tenéis, y si no con una cucharita. Esta patata que quitamos la guardamos para hacer luego un puré. 

Se pone en el hueco una loncha de salmón (o media si la patata es pequeña), y se acaba de rellenar con bechamel. Se cubre con queso rallado y se mete a gratinar.

Si se prepara el plato con antelación, hay que calentar primero las patatas en el horno unos minutos y gratinarlas cuando estén ya calientes.

p1140162

 

 

Se pone en el hueco una loncha de salmón (o media si la patata es pequeña), y se acaba de rellenar con bechamel. Se cubre con queso rallado y se mete a gratinar.

Si se prepara el plato con antelación, hay que calentar primero las patatas en el horno unos minutos y gratinarlas cuando estén ya calientes.

p1140162

 

 

Calabacines rellenos

P1120626

Esta receta forma parte de las “recetas gallegas” que suelo hacer en verano, cuando estamos en las Rías Baixas de vacaciones.   Esta receta me la enseñó Carmen, una señora que iba a ayudar a mi madre cuando le invadíamos la casa en vacaciones.  Carmen tenía una huerta, y traía para hacerla unos calabacines “mutantes”, gigantescos.   Ahora Carmen se ha jubilado, y la casa de mi madre sigue siendo invadida por mis hermanos, sobrinos, hijos y nietos, y no sé si estos calabacines seguirán formando allí parte del menú.  Yo sí los sigo haciendo, aunque no me salen tan buenos como a Carmen…  Escribo la receta como me la dio ella:

INGREDIENTES:

  • 2 calabacines grandes (o cuatro o cinco pequeños)
  • 1 kg de carne picada (puede ser sólo ternera, o mezcla de ternera y cerdo)
  • 1 vaso de vino blanco y uno de caldo de carne (se puede hacer con pastilla)
  • 1 cebolla grande ó 2 pequeñas
  • 1 diente de ajo
  • una cucharada rasa de harina
  • Sal, pimienta y aceite de oliva

MODO DE HACERLO:

Se parten los calabacines en dos a lo largo, se cortan en trozos del mismo tamaño más o menos y se vacían, dejando un borde de calabacín alrededor.  

P1120618Se salpimentan, se rocían con un chorrito de aceite de oliva y se meten en el horno hasta que estén blandos, a 180 grados (unos 20 minutos).

P1120620

Se corta en trozos pequeños el calabacín que se ha sacado y se pica la cebolla.

P1120621

Mientras tanto, en una sartén se pone media cebolla (o una pequeña) a pochar, se sube el fuego para hacer la carne que se habrá salpimentado previamente y, cuando esté hecha, se añade el calabacín reservado.

Se sacan los calabacines del horno y se rellenan con la carne.  Se vuelven a meter al horno unos 10 minutos.

 

Se prepara la salsa, pochando la otra media cebolla con el diente de ajo.  Se añade la cucharada de harina, se tuesta un poco.  Se añade el vino blanco subiendo el fuego, se deja que evapore el alcohol, se vierte entonces el caldo de carne y se deja cocer todo junto 5 minutos.   Se vierte por encima de los calabacines.

P1120625

Se puede dejar preparado con antelación, y calentarlo en el horno cuando se vayan a tomar.

Javi, ya lo siento, creo que no hay foto tuya comiéndolos.  ¡Tendré que colgar otro post para que puedas hacerte la foto!

 

 

 

Rollos de jamón y queso

P1120444

Otra receta muy fácil, y muy buena.  La versión salada de los “cinnamon rolls” que copan las páginas de Pinterest.  La receta original tenía mostaza untada en el hojaldre, pero yo no le he puesto :  no le gusta a todo el mundo en casa. Pensé que se quedaría muy seco, pero no.  Se puede hacer también con queso ricotta,  espinacas y pasas, con pimientos pochados y atún bueno…  

Suelo hacerlos de cena, con una buena ensalada, porque se hace muy rápido.  Va la receta:

INGREDIENTES:

  • 1 plancha de hojaldre
  • 9 lonchas de jamón cuadradas
  • 9 lonchas de queso cuadradas
  • queso emmental rallado
  • 1 huevo para pintar, o unos 50 gr de mantequilla derretida

MODO DE HACERLO:

Se extiende la plancha de hojaldre, dejando debajo el papel sobre el que está enrollado.  Se pincha toda la superficie con un tenedor, y se cubre con el jamón primero, el queso en lonchas por encima y finalmente el queso rallado.

Hay que dejar el relleno a uno o dos centímetros de uno de los bordes, para enrollarlo más fácil.

Se enrolla con la ayuda del papel, hacia el lado en el que hemos dejado hojaldre sin cubrir de relleno.

Se corta en lonchas de un algo más de un dedo de ancho, con un cuchillo afilado sin sierra.

P1120438

Se pinta una fuente de horno con mantequilla para evitar que se peguen los rollos, y se disponen éstos en la fuente.

Se pintan con huevo batido o con mantequilla derretida (los de la foto están con mantequilla, no me quedaban huevos en la nevera) y se meten al horno a 180 grados unos veinte minutos, o hasta que estén los rollos dorados y el queso fundido.

Y…  ¡A comer!

P1120443

Patatas con bechamel

P1120415¡Otra receta salada!  Ésta ni había pensado en publicarla, porque me parecía muy “tonta”.  Por eso no tengo casi fotos (aunque no se pierde nada con esto, con lo mal que las hago).  Pero les gustó mucho a mis hijos y decidí meterla en el blog.

Es una reinterpretación  bastante libre, todo hay que decirlo, del “gratin dauphinois” francés, sin nata para que no siente mal a nadie.  Hay que calcular algo menos de dos patatas medianas por persona.  Como somos muchos, hice 2 fuentes, con 18 patatas y 3 litros de bechamel, que no tiene que quedar espesa sino clarita.  Se puede dejar preparado de víspera, y meterlo antes de comer en el horno a calentar primero, y gratinarlo al final espolvoreando queso rallado.  Es una receta muy fácil también.

 

INGREDIENTES para 10 personas

  • 18 patatas medianas
  • 3 litros de bechamel
  • 1 paquete de bacon en tiras
  • 1 paquete de queso para gratinar, emmenthal por ejemplo
  • Mantequilla
  • Sal

 

MODO DE HACERLO:

En una cacerola se ponen las patatas a cocer con agua abundante y sal.  Se dejan 20 minutos desde que el agua empieza a hervir.  Se sacan del agua, se dejan enfriar un poco, se pelan y se cortan en rodajas.

Mientras se enfrían las patatas se hace la bechamel.  Se corta el bacon en tiras y se pone en una sartén sin nada de aceite hasta que esté hecho.  Se saca y se pone en un plato con papel absorbente para quitarle la grasa.

Se unta una fuente tipo pyrex con mantequilla.  Se pone una capa finita de bechamel en el fondo y se cubre con una capa de patatas en rodajas.  Se esparce bacon por encima y se cubre con bechamel.  Se hace una o dos capas más, terminando con bechamel.

Se mete al horno a calentar.  Cuando está caliente, se saca, se espolvorea de queso rallado, se ponen unas nueces de mantequilla sobre el queso (4 ó 5, no muy grandes) y se gratina.

P1120417