Mousse de mascarpone

P1140328

Juan tiene una tía, Maribel, que es muy generosa.  Aparte de acordarse siempre de los cumpleaños y santos de los más pequeños y de comprarles unos regalos estupendos, y de sus cartas a los Reyes Magos que son la pera, nos invita a los mayores a comer a sitios buenísimos un par de veces al año.  Son unas comidas que disfruto mucho, por la compañía y por la calidad de los sitios que elige.  En el último pedí una mousse de queso que estaba buenísima, y decidí que tenía que replicarla.  Estaba servida en un vasito, con galleta molida por encima (no debajo del queso, con lo que se había mantenido crujiente) y frutos rojos.  La hice un par de veces, y mi hija Sol la preparó un día para llevarla a una cena con amigos.  Pero…  en vez de frutos rojos la adornó con hilos de dulce de leche por encima, y estaba riquísimo.

El fin de semana pasado hice tiramisú y me sobró mascarpone.  Y esta semana he repetido la mousse de queso aprovechado el mascarpone en vez del queso de untar que suelo utilizar.  

Lo más pesado de esta receta es montar las claras y la nata.  Pero aparte de esto no tiene ninguna dificultad.  Va la receta:

INGREDIENTES:

  • 250 g de queso de untar o de mascarpone, a temperatura ambiente
  • 500 ml de nata
  • 4 cucharadas de azúcar
  • 4 huevos

Para adornar:  un par de galletas tipo Digestive y frutos rojos o un par de cucharadas de dulce de leche

MODO DE HACERLO:

Se separan las claras de las yemas.  Se montan las claras a punto de nieve.

Después se monta la nata.

Se baten las yemas con el azúcar.  Se añade el queso y se sigue batiendo.

Se añade a esta mezcla la nata montada, batiendo con movimientos envolventes para que no se baje la nata.  Y, de la misma manera, se añaden por ultimo las claras.

P1110442

Se reparte la mousse en vasitos y se mete en la nevera.

Antes de servir, se adorna con galletas tipo Digestive molidas.  Por encima se puede poner algún fruto rojo (grosellas, frambuesas, arándanos…)  o, como hice yo copiando a Sol, dulce de leche.  Para esto hay que calentar el dulce de leche unos 20 segundos en el microondas, pues si no es demasiado espeso para adornar nada.

Anuncios

Tarta de crêpes y mousse de chocolate

IMG_20190203_101022_965El sábado pasado quería hacer mousse de chocolate de postre.  Pero a la vez era la Candelaria, y ya he contado en alguna ocasión que, siguiendo la tradición francesa, en casa hacemos crêpes todos los años para celebrar esta fiesta.  Se me ocurrió que podía juntar las dos, y montar una tarta milhojas de crêpes y mousse.  Dicho y hecho.  Preparé primero la masa de crêpes (en su versión de huevos + mantequilla), para que diera tiempo a dejarla reposar un par de horas.  Hice luego la mousse de chocolate, y la dejé fuera de la nevera para que fuera fácil untarla.  Al finalizar el tiempo de reposo hice las crêpes en una sartén de unos 22 cm de diámetro para acabar montando la tarta alternando una capa de crêpes y una de mousse.  En un momento dado me pareció que iba a ser muy pesada sólo con chocolate, y unté la capa del medio de mermelada de fresa.  Estaba bueno, pero era más incómodo cortarla porque las capas de crêpe se escurrían hacia los lados justo por la capa de mermelada de fresa.

Aunque tenga dos preparaciones distintas antes de montar la tarta, es fácil.

Va la receta:

INGREDIENTES:

Para las crêpes:

  • 180 gr. de harina
  • 2 cucharadas de azúcar
  • 1 pizca de sal
  • 4 huevos enteros + 2 yemas (ó 4 huevos enteros y 30 g de mantequilla derretida)
  • 340 ml. leche
  • Mantequilla para la sartén

Para la mousse de chocolate:

  • 300 gr de chocolate negro 
  • 4 huevos
  • 4 cucharadas de azúcar
  • 175 gr de mantequilla

MODO DE HACERLO:

Se prepara primero la masa de crêpes:  se tamiza la harina en un cuenco, se le mezcla el azúcar y la pizca de sal y se hace un agujero en el centro.  En este agujero se vierten los huevos batidos y la mantequilla derretida, y se va removiendo para ir incorporando los ingredientes sólidos a lo líquidos poco a poco (así se evita que salgan grumos).  Cuando está todo bien incorporado se añade la leche y se mezcla bien.  Si quedan grumos se pueden quitar batiendo la masa con una batidora (a baja velocidad para no llenar la masa de aire), y se deja en reposo unas dos horas (si no os da tiempo a tanto reposo, dejadla por lo menos 30 minutos).

Durante el reposo se prepara la mousse de chocolate.  Se empieza derritiendo el chocolate en onzas y la mantequilla, en un cazo al baño María.  Mientras se derrite el chocolate, se separan las claras de las yemas, se montan las primeras a punto de nieve y se baten las segundas con el azúcar.  Cuando el chocolate y la mantequilla están bien derretidos se remueve la mezcla, se deja templar unos minutos y se va añadiendo a las yemas con azúcar poco a poco, en un hilito, para que no se cuajen las yemas.  Cuando está todo incorporado, se añaden las claras a punto de nieve y se mezclan con unas varillas suavemente y con movimientos envolventes para que las claras no pierdan aire.  Se deja fuera de la nevera para que sea fácil untar las capas.

Pasado el tiempo de reposo se unta una sartén con mantequilla, y cuando esté caliente (pero sin que se llegue a quemar la mantequilla) se vierte con un cazo un poco de masa de crêpe.  Se empieza por el centro, y rápidamente se va moviendo la sarten hacia arriba y hacia abajo girándola a la vez, para que se extienda la masa por toda la superficie de la misma.  Esto, obviamente, se hace en el aire.  Se vuelve a poner la sartén en el fuego (en el número 7 sobre 9, en mi cocina).  Cuando se empieza a levantar el borde de la crêpe se le da la vuelta (en el aire, o si no os atrevéis con una espátula o con la mano).  Cuando se dore también por el otro lado, se retira a un plato, y vuelta a empezar.  Con esta cantidad de masa, y este tamaño de sartén, salieron 12 crêpes.  Para la tarta usé 9, y el resto…  volaron.

Montar la tarta alternando una crêpe y una capa de mousse. 

Hay que tener cuidado de poner bien las crêpes unas encima de otras para que quede bonito. Y, si queréis, ponedle una capa de mermelada en medio; está muy rico con fresa, frambuesa…  alguna un poco ácida como contraste al dulzor del chocolate.

P1140307Se decora con azúcar glass, o con frutos rojos, o virutas de chocolate…

Pasta “choux”

P1140023Tengo esta receta hace años;  la saqué de una revista (no recuerdo cuál), y la he preparado un montón de veces.  La uso para hacer bocaditos de nata, “petit pains” de espárragos, éclairs, petits choux de roquefort…  Tanto recetas dulces como saladas.  Con las cantidades de esta receta salen muchos “choux”, o lionesas.  Lo bueno es que congelan estupendamente: se ponen ya horneados en una bandeja cubierta con film en el congelador unas horas, y cuando ya están duros se pasan a bolsas de congelación.  Aguantan unos 3 meses.  La verdad es que nunca me han durado congelados más de ese tiempo, así que no puedo deciros si se pueden conservar más tiempo…  ¡Tendré que preguntarle a Santi!

Lo más pesado de esta receta es mezclar los huevos: hay que hacerlo de uno en uno, hasta que no se ha incorporado bien un huevo no se puede mezclar el siguiente y los primeros cuestan mucho:  se resbala la cuchara o la espátula y parece que no hay manera de integrar el huevo en la masa.  ¡Hay que perseverar, que se acaba consiguiendo!  En un blog de recetas francés leí hace poco que es más fácil si se bate primero el huevo bien y luego se agrega al bol, pero nunca lo he probado.

Bueno, que me enrollo.  Va la receta:

INGREDIENTES:

  • 1/2 litro de agua
  • 150 gramos de mantequilla cortada en trozos
  • 1/2 cucharadita (de las de café) de sal
  • 1/2 cucharadita (de las de café) de azúcar
  • 300 gramos de harina
  • 7 huevos grandes

MODO DE HACERLO:

Poner el agua, la mantequilla, la sal y el azúcar en un cazo al fuego.  Cuando el agua esté hirviendo y se haya derretido toda la mantequilla  se echa toda la harina de golpe, se remueve enérgicamente con una cuchara de madera hasta que se forme una masa que se separe bien de las paredes de la cacerola. 

P1140012Se retira del fuego, se sigue moviendo la masa 2 ó 3 minutos más, y se deja reposar un poco hasta que esté tibia (unos 5 minutos).

Entonces se van echando los huevos de uno en uno, integrándolos bien en la masa antes de añadir el siguiente.  Este paso es importante, hay que hacerlo bien.  

Al final tiene que quedar una masa espesa y pegajosa.

P1140018

Se precalienta el horno a 200º.  Se forra una bandeja de horno con papel de hornear.  En una manga pastelera se pone una boquilla lisa de unos 4 mm de diámetro.  Se rellena la manga con la masa (no la llenéis al tope que será imposible manejarla;  es preferible volver a llenarla).  Se hacen montoncitos en la bandeja de horno, con unos 2 cm de separación entre ellos.

Se meten al horno 25 minutos.  No abráis el horno antes de tiempo para que queden bien doraditos y huecos.  Pasado ese tiempo, se apaga el horno y se abre la puerta, y se dejan así 10 minutos.  Se sacan entonces del horno y se dejan enfriar antes de rellenarlos.

P1140035

Se vuelve a encender el horno, se hacen más choux en otra bandeja, y vuelta a empezar.  Es mejor repetir la operación varias veces a meter las bandejas de dos en dos en el horno.  A veces los hago todos redondos, pero otras hago mitad redondos y mitad alargados para hacer éclairs o petit pains de espárragos.

Cuando estén fríos, se pueden congelar como expliqué antes, o rellenarlos. 

Ideas de relleno:

Bocaditos de nata:  hacerles un corte sin llegar hasta el final por la mitad y rellenarlos con una manga pastelera y boquilla rizada.  Se espolvorean con azúcar glas cuando se van a servir.  Para que monte bien la nata, es importante que esté muy fría, y el cacharro donde la vayáis a montar también.  Lo suelo hacer en un cuenco grande metálico, que meto en el congelador unos minutos antes.  Se vierte la nata, se le añade azúcar glas al gusto, y a montar con las varillas eléctricas.  

P1140047

Petit pains de espárragos:  Se abren también al medio como los bocaditos de nata, se untan con mayonesa y se rellenan con dos yemas de espárrago blanco

Petit choux de queso roquefort (o de queso azul):  se mezcla con la batidora 250 gramos de queso azul con 200 ml de nata y un poco de pimienta negra, hasta que no queden grumos de queso en la masa.  Esta vez se rellenan los choux con una boquilla para relleno por un lado, o por abajo para que no se vea el agujero.  (Por cierto, ¡el “selfie” a la mano rellenando el chou con la manga no es nada fácil!)

P1140124

Choux con cangrejo y mayonesa:  Se cortan en rodajas palitos de cangrejo y se mezclan con varias cucharadas de mayonesa.  Se rellenan los choux haciéndoles un corte por un lado, como a los bocaditos de nata.  Pero esta vez con cuchara, no con manga

Eclairs:  Esto da para otro post…  que escribiré cuando use los pastelitos que me quedan congelados de la última hornada.

Crostata de Nutella

P1130554

O de Nocilla, o de cualquier crema de chocolate y avellanas del mercado.  La he encontrado en un blog de cocina italiano, Tavolartegusto.  Es largo de hacer, entre tiempos de reposo, amasado y horno son unas 4 horas.  Por eso no la he preparado hasta hoy, porque llevo un mes dedicada intensamente al estudio y haciendo postres más rápidos. Como me examiné ayer, hoy me he dedicado a la crostata y a unas berlinesas que también quería probar hace tiempo.  La receta de las berlinesas la colgaré cuando la mejore, porque estaban muy buenas pero un poco pesadas. 

La versión rápida de esta receta es utilizar una masa quebrada de las que venden en los supermercados al lado del hojaldre.  Pero si tenéis tiempo haced la masa casera, ¡no hay color!

Va la receta de la crostata.

INGREDIENTES:

  • 330g de harina (0 230 de harina y 100 de avellanas molidas)
  • 165 g de mantequilla blanda
  • 1 huevo entero + 2 yemas
  • 130 g de azúcar
  • 1/2 cucharadita rasa de levadura
  • 1 pizca de sal
  • Opcional:  cáscara de limón, o de naranja, o esencia de vainilla, (esto según la receta original.  Yo no le he puesto nada)
  • 400 g de crema de cacao con avellanas

MODO DE HACERLO:

Mezclar con las varillas eléctricas la mantequilla, el azúcar y la sal (y el aroma, si es que decidís ponerlo).

P1130536

Añadir el huevo y las yemas uno a uno, incorporando bien cada uno antes de echar el siguiente.

P1130537

Se añade entonces la harina (sola o con las avellanas molidas) y la levadura, mezclando esta vez con una espátula o con las manos.  Hay que trabajarla un poco, pero no en exceso.  Al principio se pega mucho a las manos, y llega un momento en que no se pega casi y tiene pinta de un serrín grueso.  Formar entonces una bola, envolverla en papel film y meterla 40 minutos en la nevera.

Pasado este tiempo se saca de la nevera y se extiende en una superficie enharinada con un rodillo.  Esto es lo que indica la receta original.  En vez de hacerlo así, yo he preferido extenderla entre dos láminas de papel film, para poder pasarla mejor al molde porque estaba muy quebradiza y se rompía.  Forrar con ella un molde sin utilizar toda la masa, pues de lo que quede hay que hacer tiras para el enrejado de la tarta.  PInchar con un tenedor y meter el molde en la nevera mientras se hacen las tiras.

P1130543

P1130544

Sacar el molde de la nevera,cubrir la tarta con la crema de cacao y ésta con las tiras, formando un enrejado.

P1130545P1130546

Se reortan los bordes con el dedo, pegándolos al borde de la tarta, y se vuelve a meter en la nevera durante una hora.

Precalentar el horno a 180º diez minutos antes de sacar la tarta de la nevera.

Meter la tarta en medio del horno, con una bandeja en la ranura superior para que no se queme la crema de cacao ni se quede dura y seca.

P1130547

Dejarla así 20 minutos.  Pasado este tiempo, bajar la tarta de nivel (siempre con la bandeja en la ranura superior) y bajar el horno a 170 º.  A los 12 minutos, poner la tarta en la parte de arriba del horno (siempre con la otra bandeja encima) y dejarla otros 12 minutos.  Apagar el horno y sacar la tarta a los 5 minutos si está muy blanca, si está dorada se puede sacar inmediatamente.  Dejar enfriar por lo menos una hora antes de comerla.

Si entráis en el blog italiano, veréis que las tiras son más finas que las mías y están más juntas y mejor hechas.  

Está muy rica pero eso sí: ¡es “un tiro”!   Menos mal que la comida de hoy no era muy contundente…

P1130560

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tarta de fresa y nata

P1130479Otra de mis recetas clásicas que todavía no tenía colgada en el blog.  Era la preferida de mi hija mayor cuando era pequeña, pero había un problema:  Maca cumple años en junio, y cuando llegaba su cumple ya no quedaban fresas en el mercado a un precio razonable.  Le tocaba siempre la de chocolate, que no está mal, pero no le gustaba tanto.  En fin, no me enrollo más hoy, va la receta:

INGREDIENTES:

Para el bizcocho:

  • 6 huevos
  • 6 cucharadas de azúcar
  • 150 gr de harina

Para el almíbar:

  • 100 g de agua
  • 100 g de azúcar

Para el relleno:

  • 1kg de fresas
  • 1/2 litro de nata montada
  • 5 cucharadas de azúcar glace

 

MODO DE HACERLO:

Precalentar el horno a 180º.

Se empieza haciendo el bizcocho.  Para ello se separan las claras de las yemas, se baten las claras a punto de nieve y, ya montadas, se les añade las 6 cucharadas de azúcar.  Se bate un poco más para integrar el azúcar.  Se añade las yemas y se vuelve a batir.

Se echa la harina tamizándola con un colador grande para que no queden grumos, y se incorpora con cuidado a la masa.  Se vierte la masa en un molde redondo previamente untado con mantequilla.  Se hornea a 180º 30 minutos.

P1130451Se comprueba que está hecho pinchándolo con una aguja, que tendrá que salir limpia.  Se deja enfriar un rato y se desmolda.

P1130452

Mientras se hace el bizcocho se monta la nata con el azúcar y se conserva en la nevera.  Para montar la nata hay que procurar que esté muy fría, y el cacharro donde se va a montar también.

P1130463

Se corta el bizcocho en tres discos.  Yo lo hago con un cuchillo largo de filo (parecido al cuchillo jamonero).  Se pone cada disco en un plato.

P1130456

Se hace un almíbar con el agua y el azúcar, y se “emborracha” cada disco con el almíbar con la ayuda de un pincel.

P1130459

Se cubre el primer disco con nata, y se pone encima de la nata fresas laminadas.  Se pone encima el segundo disco, y se repite la operación.  Se cubre con el tercer disco.

Se cubre toda la tarta con el resto de nata montada, y se decora con el resto de las fresas.  ¡Buenísima!

P1130483

 

Crostata de mermelada

P1130431

En nuestros viajes a Roma a ver a Borja siempre tomo esta tarta en el desayuno, y me encanta.  Pero hasta este año no he sabido cómo se llamaba:  “crostata”.  Me recordaba a una tarta que tomaba de pequeña en casa de Ana, una de mis íntimas amigas del cole.  Encontré una receta para la masa de la tarta, la “pasta frolla perfecta para la crostata”, en un blog de cocina italiano, Dolcissima Stefy,  y estaba deseando hacerla.  Pero a mi hijo Juan no le gusta mucho la mermelada.  Este fin de semana no venía a comer, así que aproveché para hacer crostata.  Hice la masa a mano, aunque podría haberla hecho en la Thermomix o en un robot que me regalaron hace un par de años.  Y aunque sea un poco laborioso, no se tarda más de cinco minutos.  En la receta original la mantequilla se añade fría, esto es lo que hace algo difícil el amasado al principio.  Se puede poner a temperatura ambiente, costará menos mezclarlo todo; pero en este caso no se debe trabajar la masa en exceso, para que quede realmente “quebrada”.  Y, para cortar las tiras, estuve buscando una ruedecita en zigzag que tengo desde que era pequeña, pero no la encontré por ningún sitio, asi que las corté con un cuchillo por las buenas.

Va la receta.

INGREDIENTES:

  • 500 g de harina
  • 200 g de azúcar
  • 200 g de mantequilla
  • 30 ml de agua
  • 2 yemas de huevo y un huevo entero
  • ralladura de un limón
  • 1 bote de mermelada

 

MODO DE HACERLO:

Mezclar bien los huevos con el azúcar, añadir la harina y la ralladura de limón.  Se añade la mantequilla cortada en dados y el agua, y se amasa hasta obtener una masa lisa y homogénea.

Se envuelve en papel film y se deja en la nevera por lo menos media hora.  Se precalienta el horno a 180º.

Pasado este tiempo, se divide la masa en dos partes y se extiende una de ellas con el rodillo (espolvoreando harina encima de la mesa para que no se pegue la masa), hasta dejarla de un grosor de unos 4 mm.  Se unta un molde con mantequilla, y se pasa la masa al molde con ayuda del rodillo.

Se cortan los bordes que sobran.  Se rellena con el bote de mermelada.

Se extiende la otra mitad de la masa y se corta en tiras para decorar la tarta por encima como si fuera un enrejado.  Unir los extremos de las tiras con los bordes de la tarta, o doblar éstos hacia adentro.

Se mete la tarta en el horno, y se deja 40 ó 45 minutos, hasta que esté dorada.

P1130436

Tarta de cumpleaños

P1130388No sé si os acordáis de la tarta que mi hija pequeña, Rosario, le hizo a su hermana María por su santo.  Pues esta vez era el cumpleaños de Rosario (¡12 años ya!), y buscó ella misma la tarta que quería.   Vio el diseño, por así decirlo, en una página de internet, pero luego decidió el tipo de bizcocho que quería y con que bañarla.  

El bizcocho es de chocolate, según una receta del chef francés Cyril Lignac que encontré en un blog (francés también):   “C’est ma fournée”.  Lo hice una vez tal y como está explicado en el blog, con una cobertura de chocolate, aunque en un molde de rosca:  

P1130242El bizcocho les encantó, pero el baño de chocolate no tanto, así que no colgué la receta (porque, si os acordáis, sólo cuelgo las que tienen éxito en casa).  

El baño de la tarta no es fondant, es chocolate blanco con colorante alimentario azul.  Y el resto de la decoración, obra de Rosario.  A los nietos les ha encantado:  “¡Es el mar, mira los ositos en sus barcos!”, decía Juan, el mayor.  “¡Son flotadores!”, contestaba Rosario.  El caso es que estaba buenísima.  Pequeña, eso sí:  he usado el molde más pequeño que tenía, de 20 cm de diámetro.  La próxima vez doblaré las cantidades.  Va la receta.

INGREDIENTES:

Para el bizcocho:

  • 200 g de chocolate negro
  • 250 g de mascarpone
  • 4 huevos a temperatura ambiente
  • 75 g de azúcar glass
  • 40 g de harina

Para la decoración:

  • 180 g de chocolate blanco
  • colorante alimentario azul
  • galletitas de osito
  • gominolas en forma de aro

MODO DE HACERLO:

Sacar los huevos y el queso mascarpone de la nevera una hora antes de hacer el bizcocho, por lo menos.

Precalentar el horno a 150º, con calor arrriba y abajo;   y con ventilador si es posible.  

Derretir el chocolate.  Normalmente lo hago al baño María, pero hoy lo he derretido en el microondas.  4 minutos primero a 400W, pero luego lo he puesto dos minutos más porque no se había derretido.  Moverlo con una espátula al sacarlo para que se acabe de derretir del todo.

Poner en un bol el queso mascarpone, y batirlo un poco con la batidora de varillas para ablandarlo un poco.  Verter el chocolate derretido encima del queso y volver a batir con las varillas.

Ir añadiendo los 4 huevos, de uno en uno.  Cada vez que se añade un huevo hay que batir con las varillas unos 30 segundos, para que se incorpore bien antes de echar el siguiente.

Se añade entonces el azúcar, se mezcla con las varillas y por último se añade la harina tamizada, y mezclar suavemente.

En la receta que he seguido se insiste mucho en que se hornee el bizcocho encima de una lámina de silicona para que el bizcocho quede suave.  Así que he echado mano de un molde al que le he quitado la base, he puesto papel de aluminio sobre la lámina de silicona como aconsejaban en el blog y el aro del molde sobre él.  Aunque en la receta no decían nada de engrasar el molde, yo lo he hecho:  he engrasado el molde y el papel de aluminio.

Se vierte la mezcla en el molde, y se hornea a 150º unos 30 minutos.  Tiene que quedar hecho por los bordes, pero el centro tiene que temblar un poco, como un flan.  Se saca entonces del horno, y se mete en la nevera unas dos horas para que se enfríe antes de decorarlo.

P1130376

Hasta aquí la receta del bizcocho.

Y ahora, la decoración de Rosario:  Se necesita una tableta de 180 g de chocolate blanco.  Se derrite en el microondas también y se le añaden 6 gotas de colorante alimentario azul.   Se cubre la tarta con este chocolate encima de una rejilla, y se rodea de barritas de chocolate y galleta antes de que se endurezca el chocolate, para que se peguen bien al borde.  

Para la arena de la playa, se machacan galletas.  Se decora el mar con gominolas en forma de aro, con un osito de galleta dentro de cada una.  Se pueden poner también ositos en la arena, como si estuvieran tomando el sol.  Y alguna sombrillita también, aunque hoy no teníamos en casa.

Se vuelve a meter en la nevera, pero aconsejo sacarla por lo menos media hora antes de tomarla para que se temple, está más rica.

P1130390