Bizcocho de yogur

IMG_20191030_101508El bizcocho de yogur es una de esas recetas fáciles que siempre salen.  La semana pasada, hablando en la comida con uno de mis compañeros de trabajo, nos contó que él se hacía uno todas las semanas (es el único que le sale bien, parece ser).  Pero iba añadiéndole cosas distintas para variar y no tomar siempre el mismo bizcocho:  una manzana o una pera en trozos, pepitas de chocolate, frambuesas…  

Manos a la obra, que esta semana estoy de vacaciones y tengo más tiempo para guisar, y para escribir (que llevo con el blog parado un montón de tiempo):  dos bizcochos a falta de uno, con manzana el primero y con pepitas de chocolate el otro.

Ya os digo que la receta es fácil, fácil.  Incluso el acordarse de las cantidades, con la mala memoria que tengo…  No hace falta báscula, porque se usa como medida el vaso del yogur.

Va la receta.

INGREDIENTES:

  • 1 yogur natural o de limón
  • 3 huevos
  • 1 medida de yogur de aceite de girasol
  • 2 medidas de yogur de azúcar
  • 3 medidas de yogur de harina
  • 1 cucharadita de levadura
  • 1 manzana o una pera en trozos, frambuesas, pepitas de chocolate… (optativo, y al gusto)

MODO DE HACERLO:

Precalentar el horno a 180 º.

En un cuenco, batir con batidora de varillas o con turmix el yogur, los 3 huevos, el aceite y el azúcar, hasta obtener una masa lisa.  Ir añadiendo las 3 medidas de harina de una en una, batiendo hasta que esté bien mezclada.  En el último vaso de harina añadir la levadura y mezclar antes de incorporar a la masa.  No batir mucho éste último vaso.

Si queréis añadir algo al bizcocho, éste es el momento.  Pero no lo incorporéis con la batidora ya, hacedlo con una lengua o espátula.

Engrasar un molde de bizcocho con mantequilla.  Verter la masa en el molde, y al horno unos 40-45 minutos, hasta que al pincharlo con un palillo (o una aguja de hacer punto como hago yo) éste salga limpio.

IMG_20191029_145933

Sacarlo del horno, y dejar enfriar antes de desmoldar.  Aquí os dejo fotos del corte de ambos bizcochos, el de manzana y el de trocitos de chocolate.  ¡Ambos deliciosos!

IMG_20191029_151147P1140499

Bizcocho genovés

P1140403

Este es uno de los bizcochos básicos en repostería, que se puede comer tal cual, ponerle un glaseado por encima o usarlo de base para una tarta.  Puede hacerse también plano para un brazo de gitano.  En ese caso, en lugar de 35 minutos de horno se hará en unos 12 ó 12 minutos.

Lo más complicado es tener paciencia al batir los huevos con el azúcar.  Hay que batir mucho rato, hasta conseguir que la mezcla triplique su volumen.  Lo mejor es hacerlo con un robot de cocina, o con una batidora de varillas eléctrica.

Es importante también tener los huevos fuera de la nevera un rato antes de ponerse a hacer el bizcocho, si puede ser una o dos horas mejor.

He mezclado harina de repostería y maicena porque leí en una ocasión que el bizcocho queda más ligero.  Lo probé una vez, salió rico, y ya siempre uso las dos harinas.

Lo he preparado hoy para hacerle una tarta a mi nieta mayor, ¡que acaba de cumplir 5 años ya!  ¡Cómo pasa el tiempo!  Pero la tarta queda para otro post.

Por ahora, va la receta del bizcocho genovés.

INGREDIENTES:

  • 6 huevos
  • 180 g de azúcar
  • 4 g de sal
  • 150 harina de repostería + 30 de maicena (o 180 g de harina, sin mezclar tipos)

MODO DE HACERLO:

Lo primero que hay que hacer es encender el horno a 170º.  Hay que precalentarlo 20 minutos.

Batir los huevos con el azúcar y la sal hasta que triplique el volumen y quede bastante blanco.  Se puede hacer con un robot de cocina, o con unas varillas eléctricas.  A mano es más pesado, porque hay que batir mucho.  Lo he hecho con un robot de cocina Bosch, que sólo tiene 4 velocidades y lo he puesto al máximo.

Se tamiza la harina sobre la masa y se mezcla todo con movimientos envolventes de abajo arriba.

P1140401

Se unta un molde de mantequilla, se enharina quitando la harina sobrante y se vuelca la masa en el molde.

P1140402

Se mete al horno 35 minutos, o hasta que al pinchar el bizcocho con una aguja ésta salga limpia.

Se deja enfriar y ya está listo para comer, o para hacer una tarta.