Crostata de mermelada

P1130431

En nuestros viajes a Roma a ver a Borja siempre tomo esta tarta en el desayuno, y me encanta.  Pero hasta este año no he sabido cómo se llamaba:  “crostata”.  Me recordaba a una tarta que tomaba de pequeña en casa de Ana, una de mis íntimas amigas del cole.  Encontré una receta para la masa de la tarta, la “pasta frolla perfecta para la crostata”, en un blog de cocina italiano, Dolcissima Stefy,  y estaba deseando hacerla.  Pero a mi hijo Juan no le gusta mucho la mermelada.  Este fin de semana no venía a comer, así que aproveché para hacer crostata.  Hice la masa a mano, aunque podría haberla hecho en la Thermomix o en un robot que me regalaron hace un par de años.  Y aunque sea un poco laborioso, no se tarda más de cinco minutos.  En la receta original la mantequilla se añade fría, esto es lo que hace algo difícil el amasado al principio.  Se puede poner a temperatura ambiente, costará menos mezclarlo todo; pero en este caso no se debe trabajar la masa en exceso, para que quede realmente “quebrada”.  Y, para cortar las tiras, estuve buscando una ruedecita en zigzag que tengo desde que era pequeña, pero no la encontré por ningún sitio, asi que las corté con un cuchillo por las buenas.

Va la receta.

INGREDIENTES:

  • 500 g de harina
  • 200 g de azúcar
  • 200 g de mantequilla
  • 30 ml de agua
  • 2 yemas de huevo y un huevo entero
  • ralladura de un limón
  • 1 bote de mermelada

 

MODO DE HACERLO:

Mezclar bien los huevos con el azúcar, añadir la harina y la ralladura de limón.  Se añade la mantequilla cortada en dados y el agua, y se amasa hasta obtener una masa lisa y homogénea.

Se envuelve en papel film y se deja en la nevera por lo menos media hora.  Se precalienta el horno a 180º.

Pasado este tiempo, se divide la masa en dos partes y se extiende una de ellas con el rodillo (espolvoreando harina encima de la mesa para que no se pegue la masa), hasta dejarla de un grosor de unos 4 mm.  Se unta un molde con mantequilla, y se pasa la masa al molde con ayuda del rodillo.

Se cortan los bordes que sobran.  Se rellena con el bote de mermelada.

Se extiende la otra mitad de la masa y se corta en tiras para decorar la tarta por encima como si fuera un enrejado.  Unir los extremos de las tiras con los bordes de la tarta, o doblar éstos hacia adentro.

Se mete la tarta en el horno, y se deja 40 ó 45 minutos, hasta que esté dorada.

P1130436

Anuncios

Magdalenas de clara de huevo

P1130272

  El viernes pasado fue la fiesta de la Presentación de Jesús en el Templo, “La Candelaria”.  Ya he contado en otro post que en Francia es costumbre hacer crêpes ese día, y en casa mantenemos la costumbre.  Aunque realmente, en vez del viernes, las hice el domingo como postre para la comida.  El viernes estaba para poca fiesta, porque la víspera había fallecido una de las religiosas de mi colegio a la que quería mucho.  Pero la vida sigue, y el domingo venían todos a comer.

    ¿Por qué cuento todo este “rollo” para dar la receta de las magdalenas?  Porque hice muchas crêpes, y me sobraron 6 claras… que son justo las que se necesitan para estas magdalenas.  A veces uso esta misma receta para hacer un bizcocho en lugar de magdalenas.  El tiempo de cocción entonces es más largo.  Va la receta:

INGREDIENTES:

  • 6 claras de huevo sin batir
  • 160 g de mantequilla blanda
  • 250 g de azúcar, y un poco más para espolvorear las magdalenas
  • 120 g de harina

MODO DE HACERLO:

     Se precalienta el horno a 180º.

    En una ensaladera se pone el azúcar y la mantequilla blanda.  Se mezcla bien con las varillas eléctricas (si no tenéis, se puede hacer a mano pero cuesta más).  Se añaden las claras sin batir y se vuelve a batir, hasta que “suba” un poco la masa.  Entonces se va añadiendo la harina poco a poco mezclando con una espátula o con las varillas (de mano, esta vez).

     Se rellena los moldes de las magdalenas hasta la mitad con la masa, y se espolvorea cada una con azúcar.

P1130265

    Se ponen en una bandeja de horno y se meten unos 15 minutos, hasta que estén doraditas y al pinchar con una aguja ésta salga limpia.