Blanqueta de pollo

P1130073Hoy toca una receta fácil y que siempre sale bien.  Lo más lento es preparar los ingredientes:  limpiar y cortar las pechugas, las verduras, pelar las cebollas.  Yo tardé casi una hora.   Pero la preparación del plato luego es rápida y el resultado buenísimo.  No os fiéis de la foto, que ya sabéis que la fotografía no es lo mío.  ¡Si hasta parece que la salsa estaba cortada!  Y no lo estaba, lo prometo. 

La blanqueta se puede hacer con pollo o con ternera.  Esta vez tocó pollo:  habíamos llegado la víspera de San Sebastián de ver a Santi y no daba tiempo a descongelar la carne.  Se suele hacer con nata, por otro lado.  Pero después de tres días a base de alimentarnos de la maravillosa gastronomía vasca (pintxos en el Viejo, chuleta y tortilla de bacalao de sidrería…) me pareció que guisar con nata no era lo mejor para los estómagos de la familia y la cambié por leche evaporada.  Con nata la salsa queda más trabada, pero está igual de buena y es más ligera  con leche Ideal.  De primero, una ensalada de lechuga, aguacate, langostinos y granada, aliñada con vinagreta o con salsa rosa (ya lo siento, no hice fotos, pero como pienso repetirlo algún día ya colgaré la receta).  Y de postre, la mítica mousse de chocolate de casa.    No sólo vinieron a comer los casados con los nietos, sino también D. Luis, un sacerdote de la Parroquia  al que Juan había invitado a comer hace… ¡6 años!, y por fin vino este fin de semana.  Fue una comida muy divertida y muy interesante.

Y de San Sebastián y Santi…  ¡qué os voy a contar!  Fuimos con todos los solteros que están en Madrid, alquilamos un apartamento cerca de su casa, y disfrutamos mucho con su compañía, lo pasamos fenomenal.  Y traje algunas ideas de pinchos y platos que tengo que intentar hacer…  pero eso lo dejo para otro día.  Va la receta de hoy.

INGREDIENTES (para 12 personas):

  • 2,5 kg de pechugas de pollo cortadas en tacos
  • 3 ó 4 zanahorias
  • 400 g de champiñones pequeños
  • 12 cebollitas francesas (¡por lo menos!)
  • 1 vaso de vino blanco
  • 1/2 l de caldo de pollo
  • 1 tetra brik de leche evaporada
  • sal y pimienta
  • Harina y aceite de oliva

MODO DE HACERLO:

Se pelan y se cortan las zanahorias en cuadraditos.  Se pelan las cebollitas.  Se lavan los champiñones y se parten en cuartos.

P1130062Se salpimentan las pechugas y se pasan por harina.  En una cacerola, se pone un fondo de aceite a calentar y se fríen los trozos de pechuga hasta que estén hechos por fuera.  No hace falta que estén muy dorados.  Se van retirando de la cacerola y se reservan.  En el mismo aceite se rehogan las zanahorias y los champiñones, ligeramente salados.

Se vierte por encima el vaso de vino y se deja que se evapore el alcohol.  Se añade el caldo, y cuando empieza a cocer se añade el pollo y las cebollas. 

P1130065Se deja cocer todo junto 20 minutos con la cacerola tapada y a fuego medio.  Se añade entonces la nata o la leche evaporada y se deja 10 minutos más.  Se rectifica de sal si es necesario, y se comprueba que el pollo esté blando. 

Si la salsa está muy líquida, se retira el pollo y deja cociendo la salsa a fuego medio para que reduzca (ésta es la versión lenta).  También se puede ligar con maizena, express o normal (versión rápida).  Si es express, para esta cantidad de líquido harán falta unas 2 cucharadas:  se añaden a la salsa cuando empieza a hervir, y se deja un par de minutos hirviendo.  Si es maizena normal, hay que diluirla primero en un poco de agua y añadirla bien disuelta a la salsa hirviendo, dejándola también en el fuego un par de minutos.  Se vuelve a meter entonces el pollo en la salsa, se deja cocer otros dos minutos más para que tome temperatura el pollo y se sirve.

Se puede acompañar con patatas pequeñas, cocidas 10 minutos en agua hirviendo con sal.  Se pelan y se rehogan con mantequilla (y con un chorrito de aceite para que no se queme la mantequilla) y perejil, hasta que estén doradas por todos lados.  Si no tenéis patatas tan  pequeñas, se pueden cocer patatas más grandes, pero siempre 10 minutos.  Se sacan del agua, se dejan enfriar un poco, se pelan y se tornean:  es decir, se cortan en tacos, y a cada taco se le da forma ovalada con una puntilla.  Los recortes de patata sobrantes se pueden  freír para que se acabe de hacer la patata, y usarlos para hacer una tortilla (porque quedan con una forma no muy bonita que digamos…).  Las de la foto están hechas así, torneadas.  Es más lento, ¡pero es que se me había olvidado comprar las patatas pequeñas!

P1130071

Anuncios