Solomillos de cerdo al membrillo

P1140186Hace un mes me regalaron un montón de membrillos, unos 10 ó 12 kilos.  Me hizo mucha ilusión:  en casa de mis abuelos había un árbol de membrillos en la huerta, y cuando estaban maduros siempre cogía unos cuantos para hacer membrillo casero, que estaba buenísimo.

El caso es que llegué a casa con un bolsón de membrillos y me tiré dos días haciendo dulce y mermelada.  Una de las “tacadas” de membrillo salió un poco amarga y decidí añadírsela a la salsa de unos solomillos de cerdo que iba a preparar.  El membrillo desaparece, y el resultado es una salsa dulce muy rica, tanto que obtuve el beneplácito familiar para publicar la receta.  Como siempre, los ingredientes son para unas 12 ó 14 personas, pero no tenéis más que dividir por dos, o por cuatro, para adaptarlo a vuestras circunstancias.

INGREDIENTES:

  • 4 solomillos de cerdo grandecitos
  • 1 cebolla grande y un diente de ajo
  • 1 cucharada colmada de harina
  • 400 g de dulce de membrillo
  • 1 copa de vino dulce (Pedro Ximénez por ejemplo)
  • 1/2 litro de caldo de carne
  • 100 g de frutos secos:  ciruelas pasas sin hueso, orejones de albaricoque, pasas, arándanos…  lo que os guste más (y si no os gustan, pues no le pongáis nada)
  • 50 g de piñones
  • Sal, pimienta negra y aceite

MODO DE HACERLO:

Salpimentar los solomillos, y sellarlos en una olla con un poco de aceite de oliva.  Reservar.

P1140178

En la misma olla, pochar la cebolla en juliana y el diente de ajo picado con una pizca de sal.  Cuando esté transparente, se añade la harina, se rehoga un poco y se añade el vino subiendo el fuego para que se evapore el alcohol (¡y vigilando para que no se os pegue, que lleva azúcar!).  Se añade el caldo de carne, el membrillo en trozos, los frutos secos y los solomillos reservados. 

Se tapa la olla, y se deja cocer a fuego lento hasta que al pinchar la carne con una aguja (yo lo hago con una de hacer punto que tengo reservada para estos menesteres, pero podéis usar un palo de brocheta por ejemplo), ésta entre y salga sin oponer ninguna resistencia.  La carne de cerdo no tarda mucho en hacerse, en unos 20 ó 25 minutos estará hecha.  

Se tuestan los piñones en una sartén sin aceite, moviéndolos para que no se quemen, y se añaden a la olla en el último minuto, cuando ya están en su punto los solomillos.

P1140184

Se saca los solomillos y se lonchean para servir.   Si la salsa ha quedado demasiado líquida, se puede espesar con maicena normal o  maicena expres.

Se puede acompañar con un puré de patata, con patatas fritas, con couscous…  O con una buena ensalada.

P1140190

Anuncios

Rabo de toro

P1140206   Esta receta se puede hacer en olla a presión o en una cazuela normal.  Con la primera opción, el rabo de toro estará hecho en unos 50-60 minutos.  En cazuela, 3 horas.  Si tengo tiempo, prefiero la segunda opción:  pongo el guiso a fuego lento, lo abandono y mientras me dedico a hacer otras cosas.  Lo más trabajoso (pero tampoco es para tanto), es el principio de la receta:  enharinar y sellar los trozos de rabo, y cortar y pochar las verduras.  A partir de ahí, lo dicho:  se abandona el guiso (aunque hay que vigilarlo para que no se pegue una o dos veces a partir de la primera hora y media de cocción) y se puede aprovechar para preparar un acompañamiento, el postre…

  Este fin de semana éramos muchos para comer y Juan compró 4 kilos de rabo de toro.  ¡Casi no me caben en la cazuela!  Pero os voy a dar las cantidades para hacer la mitad.  Con los 4 kilos comimos 14 personas, y sobraron unos cuantos trozos para el día siguiente.

  El rabo de toro queda buenísimo de un día para otro, sólo tenéis que tener cuidado de que no se pegue al recalentarlo, y pasar la salsa en el último momento.

Va la receta:

INGREDIENTES:

  • 2 kg +/- de rabo de toro en trozos
  • 1 cebolla grande
  • 1 diente de ajo
  • 2 zanahorias
  • 1/2 pimiento verde y 1/2 pimiento rojo
  • 2 tomates
  • 1 botella de vino tinto (750 cl)
  • 1/2 litro de caldo de carne (se puede hacer con una pastilla)
  • 2 hojas de laurel
  • unos granos de pimienta negra (4 ó 5)
  • harina para rebozar los trozos de rabo de toro
  • Aceite y sal

MODO DE HACERLO:

Se sala el rabo de toro, se pasan los trozos por harina y se sacude el sobrante. 

Se pica la cebolla y el ajo, se corta el pimiento y el tomate en cuadraditos y la cebolla en rodajas. 

Se cubre el fondo de la olla donde se vaya a preparar el guiso con aceite de oliva y, cuando esté caliente, se fríe el rabo de toro lo justo para que queden doraditos los trozos por fuera.  Se reservan.

P1140193

En el mismo aceite, bajando el fuego, se pocha durante unos 10 minutos la cebolla, el ajo, el pimiento y la zanahoria, ligeramente salados.

P1140196

Al cabo de este tiempo se añade el tomate, y se deja unos 5 minutos más.  Es el momento de añadir el vino, subiendo el fuego.  Hay que dejarlo unos 5 ó 10 minutos hirviendo para que se reduzca a la mitad más o menos. 

 Se añade el caldo, el laurel y la pimienta, y los trozos de rabo de toro.  En cuanto vuelve a empezar a hervir, se baja el fuego para que se haga a fuego lento con la cacerola tapada. 

Para que os hagáis una idea, lo puse primero a tope (en el 9), luego lo bajé al 5, y cuando llevaba una hora y media lo baje más aún, al 4.  Como os he dicho, 3 horas de cocción, hasta que se separe muy fácilmente la carne del hueso.

Para servirlo, se sacan los trozos de carne de la salsa a una fuente, se pasa la salsa por un pasapurés (manía personal:  no me gusta pasar las salsas por la batidora porque me parece que quedan demasiado emulsionadas y con un color distinto).  Si ha quedado muy líquida, se espesa poniéndola a reducir a fuego fuerte, o con un poco de maicena (previamente diluida en un dedo de agua fría, se echa en la olla cuando hierve la salsa y se remueve para evitar que salgan grumos).  Si espesáis la salsa poniéndola a reducir, meted un momento los trozos de carne dentro otra vez para que se templen. 

Se sirve el rabo de toro en una fuente napado con la salsa.  El resto de salsa se sirve en una salsera.

Y como acompañamiento, unas patatas fritas son perfectas.  ¡Siempre sale bien!

 

 

Jamón empanado

P1140135Hoy toca una receta facilísima, que a mis hijos y a mi marido les encanta.  No los llamamos “san jacobo” en casa, sino jamón empanado.   Fue María la que me dijo que no la tenía colgada y la que fue haciendo las fotos a medida que los iba preparando (esto de tener ayudante fotógrafo es un lujo, no me suele pasar)…

Uso para hacerlo el jamón en lonchas finas de Mercadona.  Tienen forma cuadrada, como el queso en lonchas, y es perfecto.  También se puede hacer con una loncha larga de jamón de york doblada por la mitad.  Lo que no aconsejo es hacerlo con fiambre de jamón, que es más gordo y más basto, ni con tranchette que se derrite demasiado bien y acaba desapareciendo.  Las lonchas de queso gouda por ejemplo son perfectas o, si no encontráis, con cualquier queso en barra para sándwich está muy bueno.

 

INGREDIENTES (8 personas):

  • 32 lonchas cuadradas de jamón de York, ó 16 “alargadas”
  • 16 lonchas cuadradas de queso gouda
  • harina, huevo y pan rallado para rebozar
  • Aceite de oliva para freir

MODO DE HACERLO:

Se hacen “sandwiches” con las lonchas de jamón de York y el queso en medio.

P1140089

Se pasan por harina (sacudiendo el exceso), huevo y pan rallado, apretando en este último paso para que queden bien pegadas las lonchas y bien cubiertas de pan rallado.

P1140094

se fríen un minuto o dos por cada lado en aceite bien caliente.  Hay que hacerlo rápido para que no se quemen, y para que el queso se derrita pero no se salga.  En mi cocina de inducción, suelo poner el fuego a  7 y medio – 8 (sobre 9;  empiezo por 8, y cuando llevo un par de sartenes fritas bajo al 7 y medio).

P1140095

Se escurren en papel de cocina para eliminar el exceso de aceite…  et voilà!  Con una ensalada, se prepara una cena o una comida en 15 minutos.

Muslitos de pollo guisados

P1140048Al pasar las fotos del post anterior me he dado cuenta de que llevo muchas semanas haciendo fotos a lo que voy guisando, pero no he publicado nada.  Es más, tengo una receta de tarta de manzana caramelizada en un borrador, sin acabar de escribir.  Pero hace tanto que la hice que no me acuerdo de la receta.  ¡Soy un desastre!  A ver si esta semana publico varios posts para que no me pase esto más.

La de hoy es una receta que me enseñaron cuando me casé.  No sé si he contado ya en alguna ocasión que me apunté con mi amiga María a unas clases de cocina que daban unas señoras toledanas a medio camino entre su casa y la mía.  Ya no recuerdo si íbamos una o dos veces por semana, un par de horas.  Nos lo pasábamos bien, era más una excusa para vernos que para aprender a cocinar, la verdad.  De todas las recetas que nos dieron, ésta es quizá la que preparo más a menudo. 

Normalmente lo hago con zanahorias.  ¡Pero…  por ahora me tienen prohibido en casa comprar zanahorias!  Hace un mes compré un montón para hacer una tarta de zanahoria. Pero me fui liando, liando, y … las zanahorias acabaron en una crema -hecha por mi marido- que estaba buenísima…  Y digamos que los purés, cremas y sopas no forman parte de los platos preferidos de la familia.  Resultado: hasta nueva orden no puedo comprar zanahorias, no vaya a ser que vuelvan a acabar hechas puré.  En fin, que en vez de zanahoria usé calabaza, y estaba muy bueno.

Doy la cantidad de verduras y caldo para 8 personas.  Para más, añadid más verduras y más caldo

INGREDIENTES:

  • 2 muslos de pollo por persona
  • 1 cebolla grande
  • 1 diente de ajo
  • 200 g de champiñones 
  • 3 zanahorias, o un par de rodajas de calabaza
  • sal y pimienta
  • Harina para rebozar
  • Aceite de oliva para freir el pollo y pochar las verduras
  • 1 vasito de vino o de brandy
  • 1/2 litro de caldo de pollo (se puede hacer con pastilla)

MODO DE HACERLO: 

Se salpimentan los muslos de pollo y se enharinan eliminando el exceso.

y se fríen en una cacerola.  Tienen que quedar dorados.  Se reservan.

En la misma cacerola, quitando aceite, se pocha la cebolla y el ajo picados, y la zanahoria o la calabaza en cuadraditos (ese corte se llama “brunoise”).

P1140030

Cuando esté pochado, se sube el fuego al máximo y se vierte el vino para que reduzca y se desglase el fondo de la cacerola.  Se añade entonces el caldo, se añaden los muslos de pollo y se dejan cocer a fuego lento con la cacerola tapada unos 20 minutos o media hora.

Mientras cuece, se lavan y laminan los champiñones (o, si son pequeños, se cortan en cuartos) y se añaden a la cazuela salándolos un poco porque son muy sosos.

Se puede servir con patatas fritas, con puré de patata, con arroz…

Pasta “choux”

P1140023Tengo esta receta hace años;  la saqué de una revista (no recuerdo cuál), y la he preparado un montón de veces.  La uso para hacer bocaditos de nata, “petit pains” de espárragos, éclairs, petits choux de roquefort…  Tanto recetas dulces como saladas.  Con las cantidades de esta receta salen muchos “choux”, o lionesas.  Lo bueno es que congelan estupendamente: se ponen ya horneados en una bandeja cubierta con film en el congelador unas horas, y cuando ya están duros se pasan a bolsas de congelación.  Aguantan unos 3 meses.  La verdad es que nunca me han durado congelados más de ese tiempo, así que no puedo deciros si se pueden conservar más tiempo…  ¡Tendré que preguntarle a Santi!

Lo más pesado de esta receta es mezclar los huevos: hay que hacerlo de uno en uno, hasta que no se ha incorporado bien un huevo no se puede mezclar el siguiente y los primeros cuestan mucho:  se resbala la cuchara o la espátula y parece que no hay manera de integrar el huevo en la masa.  ¡Hay que perseverar, que se acaba consiguiendo!  En un blog de recetas francés leí hace poco que es más fácil si se bate primero el huevo bien y luego se agrega al bol, pero nunca lo he probado.

Bueno, que me enrollo.  Va la receta:

INGREDIENTES:

  • 1/2 litro de agua
  • 150 gramos de mantequilla cortada en trozos
  • 1/2 cucharadita (de las de café) de sal
  • 1/2 cucharadita (de las de café) de azúcar
  • 300 gramos de harina
  • 7 huevos grandes

MODO DE HACERLO:

Poner el agua, la mantequilla, la sal y el azúcar en un cazo al fuego.  Cuando el agua esté hirviendo y se haya derretido toda la mantequilla  se echa toda la harina de golpe, se remueve enérgicamente con una cuchara de madera hasta que se forme una masa que se separe bien de las paredes de la cacerola. 

P1140012Se retira del fuego, se sigue moviendo la masa 2 ó 3 minutos más, y se deja reposar un poco hasta que esté tibia (unos 5 minutos).

Entonces se van echando los huevos de uno en uno, integrándolos bien en la masa antes de añadir el siguiente.  Este paso es importante, hay que hacerlo bien.  

Al final tiene que quedar una masa espesa y pegajosa.

P1140018

Se precalienta el horno a 200º.  Se forra una bandeja de horno con papel de hornear.  En una manga pastelera se pone una boquilla lisa de unos 4 mm de diámetro.  Se rellena la manga con la masa (no la llenéis al tope que será imposible manejarla;  es preferible volver a llenarla).  Se hacen montoncitos en la bandeja de horno, con unos 2 cm de separación entre ellos.

Se meten al horno 25 minutos.  No abráis el horno antes de tiempo para que queden bien doraditos y huecos.  Pasado ese tiempo, se apaga el horno y se abre la puerta, y se dejan así 10 minutos.  Se sacan entonces del horno y se dejan enfriar antes de rellenarlos.

P1140035

Se vuelve a encender el horno, se hacen más choux en otra bandeja, y vuelta a empezar.  Es mejor repetir la operación varias veces a meter las bandejas de dos en dos en el horno.  A veces los hago todos redondos, pero otras hago mitad redondos y mitad alargados para hacer éclairs o petit pains de espárragos.

Cuando estén fríos, se pueden congelar como expliqué antes, o rellenarlos. 

Ideas de relleno:

Bocaditos de nata:  hacerles un corte sin llegar hasta el final por la mitad y rellenarlos con una manga pastelera y boquilla rizada.  Se espolvorean con azúcar glas cuando se van a servir.  Para que monte bien la nata, es importante que esté muy fría, y el cacharro donde la vayáis a montar también.  Lo suelo hacer en un cuenco grande metálico, que meto en el congelador unos minutos antes.  Se vierte la nata, se le añade azúcar glas al gusto, y a montar con las varillas eléctricas.  

P1140047

Petit pains de espárragos:  Se abren también al medio como los bocaditos de nata, se untan con mayonesa y se rellenan con dos yemas de espárrago blanco

Petit choux de queso roquefort (o de queso azul):  se mezcla con la batidora 250 gramos de queso azul con 200 ml de nata y un poco de pimienta negra, hasta que no queden grumos de queso en la masa.  Esta vez se rellenan los choux con una boquilla para relleno por un lado, o por abajo para que no se vea el agujero.  (Por cierto, ¡el “selfie” a la mano rellenando el chou con la manga no es nada fácil!)

P1140124

Choux con cangrejo y mayonesa:  Se cortan en rodajas palitos de cangrejo y se mezclan con varias cucharadas de mayonesa.  Se rellenan los choux haciéndoles un corte por un lado, como a los bocaditos de nata.  Pero esta vez con cuchara, no con manga

Eclairs:  Esto da para otro post…  que escribiré cuando use los pastelitos que me quedan congelados de la última hornada.

Salsa de tomate casera

P1130981

¡Hacía siglos que no la hacía!  Es el olor de casa de mis abuelas cuando íbamos a comer los fines de semana.  Cuando me casé, la preparaba de vez en cuando.  La hacía como la había aprendido, pochando al principio una cebolla y añadiendo el tomate después.  Pero entre el trabajo,  los niños y que a Juan no le sentaba muy bien (éste fue el motivo principal), dejé de hacerla y me pasé al tomate “de bote”.

Esta semana, navegando por páginas de recetas, caí en “Webos fritos” y leí una receta que sólo tenía tomate, aceite, sal y azúcar.  Y decidí volver a preparar salsa de tomate casera, sin cebolla.  ¡Está buenísima!  Y no se tarda tanto, unos 50 minutos.

Mientras se hacía, he preparado unas rodajas de berenjena rellenas de jamón y queso para la cena, que por supuesto he acompañado con la salsa de tomate.  

Va la receta.

INGREDIENTES:

  • 2 botes grandes de tomate entero pelado (o triturado;  yo prefiero el pelado, me da la sensación de que la salsa queda menos líquida)
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharada de azúcar
  • aceite (si es de oliva virgen, mejor)

MODO DE HACERLO:

Se escurre el tomate de las latas y se tritura.  (Si se usa tomate ya triturado se usa tal cual).

Se pone el aceite a calentar en una sartén (bueno, yo he utilizado más bien un cazo grande y hondo que compré en Ikea hace unos años).  Cuando esté caliente, se separa del fuego y se vierte el tomate, la sal y el azúcar.

Se tapa con una tapa que tenga agujeros y se pone a fuego medio.  Cuando hayan pasado 10 ó 15 minutos, se retira del fuego, se destapa y se mueve con una cuchara de madera.  Se vuelve a tapar y a poner al fuego, y al cabo de otros 10 minutos se repite la operación.  Se baja el fuego bastante (lo he pasado de 7 a 3) y se deja otros 25-30 minutos más.   Cuando faltan 10 minutos para acabar la cocción, se rectifica de sal y de azúcar y se deja destapado.  Durante todo el proceso hay que remover la salsa de vez en cuando con una cuchara de madera para que no se pegue.  Tiene que quedar una salsa roja y espesita.

 

Crostata de Nutella

P1130554

O de Nocilla, o de cualquier crema de chocolate y avellanas del mercado.  La he encontrado en un blog de cocina italiano, Tavolartegusto.  Es largo de hacer, entre tiempos de reposo, amasado y horno son unas 4 horas.  Por eso no la he preparado hasta hoy, porque llevo un mes dedicada intensamente al estudio y haciendo postres más rápidos. Como me examiné ayer, hoy me he dedicado a la crostata y a unas berlinesas que también quería probar hace tiempo.  La receta de las berlinesas la colgaré cuando la mejore, porque estaban muy buenas pero un poco pesadas. 

La versión rápida de esta receta es utilizar una masa quebrada de las que venden en los supermercados al lado del hojaldre.  Pero si tenéis tiempo haced la masa casera, ¡no hay color!

Va la receta de la crostata.

INGREDIENTES:

  • 330g de harina (0 230 de harina y 100 de avellanas molidas)
  • 165 g de mantequilla blanda
  • 1 huevo entero + 2 yemas
  • 130 g de azúcar
  • 1/2 cucharadita rasa de levadura
  • 1 pizca de sal
  • Opcional:  cáscara de limón, o de naranja, o esencia de vainilla, (esto según la receta original.  Yo no le he puesto nada)
  • 400 g de crema de cacao con avellanas

MODO DE HACERLO:

Mezclar con las varillas eléctricas la mantequilla, el azúcar y la sal (y el aroma, si es que decidís ponerlo).

P1130536

Añadir el huevo y las yemas uno a uno, incorporando bien cada uno antes de echar el siguiente.

P1130537

Se añade entonces la harina (sola o con las avellanas molidas) y la levadura, mezclando esta vez con una espátula o con las manos.  Hay que trabajarla un poco, pero no en exceso.  Al principio se pega mucho a las manos, y llega un momento en que no se pega casi y tiene pinta de un serrín grueso.  Formar entonces una bola, envolverla en papel film y meterla 40 minutos en la nevera.

Pasado este tiempo se saca de la nevera y se extiende en una superficie enharinada con un rodillo.  Esto es lo que indica la receta original.  En vez de hacerlo así, yo he preferido extenderla entre dos láminas de papel film, para poder pasarla mejor al molde porque estaba muy quebradiza y se rompía.  Forrar con ella un molde sin utilizar toda la masa, pues de lo que quede hay que hacer tiras para el enrejado de la tarta.  PInchar con un tenedor y meter el molde en la nevera mientras se hacen las tiras.

P1130543

P1130544

Sacar el molde de la nevera,cubrir la tarta con la crema de cacao y ésta con las tiras, formando un enrejado.

P1130545P1130546

Se reortan los bordes con el dedo, pegándolos al borde de la tarta, y se vuelve a meter en la nevera durante una hora.

Precalentar el horno a 180º diez minutos antes de sacar la tarta de la nevera.

Meter la tarta en medio del horno, con una bandeja en la ranura superior para que no se queme la crema de cacao ni se quede dura y seca.

P1130547

Dejarla así 20 minutos.  Pasado este tiempo, bajar la tarta de nivel (siempre con la bandeja en la ranura superior) y bajar el horno a 170 º.  A los 12 minutos, poner la tarta en la parte de arriba del horno (siempre con la otra bandeja encima) y dejarla otros 12 minutos.  Apagar el horno y sacar la tarta a los 5 minutos si está muy blanca, si está dorada se puede sacar inmediatamente.  Dejar enfriar por lo menos una hora antes de comerla.

Si entráis en el blog italiano, veréis que las tiras son más finas que las mías y están más juntas y mejor hechas.  

Está muy rica pero eso sí: ¡es “un tiro”!   Menos mal que la comida de hoy no era muy contundente…

P1130560