Consomé

P1140334

Esta semana tenía que vaciar un poco el congelador, que dentro de nada vuelve a llegar la carne de Campocerrado y hay que hacerle sitio.  Tenía todavía unos morcillos y unos huesos del último envío, y con el fresquito que está haciendo apetecía preparar un consomé.  Y unas croquetas y una empanada con la carne del morcillo cocida, pero esto queda para otra receta.

Siempre lo había preparado con una receta que no me gustaba demasiado, porque no quedaba el caldo tan oscurito como quería.  Hasta que me topé con este video de David de Jorge en el que explica el truco definitivo:   partir cebollas por la mitad y ponerlas a tostar en una sartén, sin aceite ni nada, hasta que ennegrezcan completamente.  ¡EL TRUCO!  

La última vez que lo he hecho no tenía garbanzos ni gallina, pero aún así quedó buenísimo.  Y a mí no me gusta mucho ponerle hueso de jamón porque encuentro que le da demasiado sabor, pero si os gusta ponedle uno.

El puñado de garbanzos se puede poner a remojo el día anterior, o unas horas antes.  Pero no es necesario.

Vamos con la receta (la verdad es que no sé para qué escribo la receta, ¡si veis el vídeo os vais a enterar mucho mejor!).

INGREDIENTES:

  • 1 trozo de gallina
  • 1kg de morcillo
  • 2 huesos de ternera (y, si queréis, uno de jamón)
  • 2 puerros
  • 2 zanahorias
  • 2 nabos
  • 1 rama de apio
  • 3 cebollas
  • 1 cabeza de ajo
  • 1 puñado de garbanzos

 

MODO DE HACERLO:

Se pone en un cazo con abundante agua a fuego fuerte el morcillo, la gallina y los huesos, y se deja hervir.  

Mientras, se pelan las cebollas, se parten por la mitad y se ponen boca abajo en una sartén antiaherente sin aceite ni nada, hasta que se quemen.

 

Cuando empieza a hervir el agua salen todas las impurezas de la carne. 

P1140320

Se cuelan entonces las carnes, se lavan y se vuelven a poner en una cazuela limpia con agua nueva, las verduras, los garbanzos y las cebollas ennegrecidas.  Se vuelve a poner al fuego, un poco más fuerte al principio para arrancar el hervor y a fuego muy lento luego.  Hay que dejarlo hervir así, despacito, tres horas.  Como veis, el agua llega casi hasta el borde de la cacerola.

P1140322

Al cabo de las tres horas se retira del fuego.  Con una espumadera se retiran las verduras y las carnes.  Y se cuela el caldo pero sin volcar la cazuela sobre el colador, sino a base de cucharón.  Así se evita que se quede el caldo turbio.  En el colador se puede poner un trapo de cocina humedecido para quitar mejor las impurezas.

P1140324

Se deja reposar hasta el día siguiente por ejemplo.

Se forma una capa de grasa por encima, que hay que quitar con mucho cuidado, con una cuchara grande o mejor con una espumadera.  Veréis que debajo de la grasa el consomé está como gelatina.  Se pone a fuego medio el caldo y se rectifica de sal cuando hierve.  

Se puede servir poniendo en el fondo el plato o la taza trocitos de la carne y de la gallina, huevo duro, jamón picado…  Y si os gusta el jerez, un chorrito de jerez le va de lujo.

Y, como os he dicho, con el resto de la carne salen unas croquetas o una empanada buenísimas…  Las verduras también se pueden aprovechar en el relleno de la empanada, por ejemplo.  Y los garbanzos fritos con unos huevos fritos y salsa de tomate están riquísimos.

Aunque parezca muy largo de hacer, es fácil, porque se puede “abandonar” mientras cuece el caldo.  ¡Animaos a hacerlo!

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s