Champiñones rellenos de jamón serrano

Es una receta fácil, sobre todo si tenéis un resto de bechamel muerto de risa en la nevera. Lo más pesado es limpiar los champiñones para no encontraros arenita cuando los comáis. Hay que elegir champiñones grandes, por supuesto. unos cuatro o cinco por persona no está mal, aunque mi marido dijo que se abría tomado más (¡depende del hambre que tengáis!).

p1140292Menuda foto mala he hecho, para variar, ¡totalmente desenfocada!  Tendré que repetir receta otro día, a ver si puedo colgar una mejor…

Hoy toca receta salada otra vez.  Es muy fácil, lo más pesado es limpiar los champiñones.   He calculado 5 champiñones grandes por persona (para rellenarlos hay que comprarlos grandecitos, claro) , aunque mi marido ha dicho que habría tomado más porque se había quedado con hambre.  Los hemos tomado de cena, acompañados por una ensalada.

He usado el jamón serrano que venden ya cortado en taquitos pequeños, pero también podéis picar lonchas de jamón serrano, si tenéis.  A mí no me gusta rehogar mucho el jamón serrano, me parece que queda seco y se le sube mucho el punto de sal. Así que he cambiado la receta original, donde se rehogaba el jamón con la cebolla y el ajo, y lo he añadido encima de los champiñones al final. Si os gusta más, podéis rehogarlo todo junto.  Va la receta:

INGREDIENTES:

  • 4 ó 5 champiñones grandes por persona
  • 1/2 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 50 g de jamón serrano picado
  • 1/2 l de bechamel
  • Queso rallado para gratinar
  • Sal, perejil picado y aceite

 

MODO DE HACERLO:

Si no tenéis un resto de bechamel, empezad por prepararla y reservarla. Tenéis la receta aquí.

Limpiar bien los champiñones. No hay que lavarlos mucho tiempo, sino pasarlos rápido por agua fría limpiando la arenita que tengan. Quitarles los pies y reservarlos.

Poner los champiñones en una fuente de horno. Yo los pinché por dentro con un tenedor, pero la verdad es que no sé si esto sirve realmente de algo o no, lo hice más por intuición que por otra cosa. Salarlos, rociarlos con un chorrito de aceite de oliva y meterlos al horno a 180º diez minutos.

Mientras están en el horno, picar los pies de los champiñones, la media cebolla y el diente de ajo. Pochar todo junto en una sartén con aceite de oliva, sal y un poco de perejil picado.

Sacar los champiñones del horno. Habrán soltado mucha agua que no aporta nada a la receta, os aconsejo que la quitéis. Encended el gratinador para que vaya cogiendo temperatura.

Rellenar los champiñones con la mezcla que habíamos preparado, poner por encima taquitos de jamón, cubrirlos con la bechamel (que tendrá que estar caliente, si estáis usando un resto podéis calentarlo en el microondas), espolvorear queso rallado por encima y meterlo a gratinar. El tiempo dependerá de los hornos, en el mío tardan 3 minutos pero siempre me quedo vigilando para que no se quemen.

Pasar a una fuente y… ¡a comer!

p1140291

Anuncios

Patatas rellenas de salmón

¡Feliz año a todos!

Hice esta receta antes de Navidad, pero entre unas cosas y otras no me había puesto a escribirla. Aunque parezca pesado de hacer, por tener que vaciar las patatas, es un plato bastante rápido y fácil. Con la patata que no se usa se puede hacer un puré de patata riquísimo. En esta ocasión el relleno ha sido salmón ahumado, pero se puede cambiar por jamón y queso, carne picada rehogada con un poco de cebollita, atún…

Sobre el salmón va una capa de bechamel. Aquí tenéis cómo hacerla, pero usad las cantidades que doy hoy.  No me enrollo más, va la receta.

INGREDIENTES:

  • Una patata mediana por persona
  • 1 loncha de salmón por patata
  • queso rallado

Para la bechamel:

  • 50 g de harina
  • 50 g de mantequilla (o de aceite de oliva)
  • 3/4 de litro de leche
  • Sal, pimienta y nuez moscada (opcionales éstas dos últimas)

 

MODO DE HACERLO:

Se lava las patatas con agua, se ponen en un cazo con agua y sal que las cubra y se dejan cocer, desde que hierve el agua, 20 minutos.

Mientras cuecen se prepara la bechamel. No tiene que quedar igual de espesa que para unas croquetas, pero tampoco líquida como si fuera una salsa.  Si veis que está demasiado espesa, podéis añadir un poco más de leche.  Y si está demasiado líquida hay dos opciones:  o dejarla cocer más tiempo para que al reducir espese, o espesarla con maicena diluida en un poco de leche fría.

Al cabo de los 20 minutos se sacan las patatas, se deja que se enfríen unos minutos y se vacían. Para ello, se les corta la tapa de arriba, y se van vaciando con un sacabolas si lo tenéis, y si no con una cucharita. Esta patata que quitamos la guardamos para hacer luego un puré. 

Se pone en el hueco una loncha de salmón (o media si la patata es pequeña), y se acaba de rellenar con bechamel. Se cubre con queso rallado y se mete a gratinar.

Si se prepara el plato con antelación, hay que calentar primero las patatas en el horno unos minutos y gratinarlas cuando estén ya calientes.

p1140162

 

 

Se pone en el hueco una loncha de salmón (o media si la patata es pequeña), y se acaba de rellenar con bechamel. Se cubre con queso rallado y se mete a gratinar.

Si se prepara el plato con antelación, hay que calentar primero las patatas en el horno unos minutos y gratinarlas cuando estén ya calientes.

p1140162