Solomillos de cerdo al membrillo

P1140186Hace un mes me regalaron un montón de membrillos, unos 10 ó 12 kilos.  Me hizo mucha ilusión:  en casa de mis abuelos había un árbol de membrillos en la huerta, y cuando estaban maduros siempre cogía unos cuantos para hacer membrillo casero, que estaba buenísimo.

El caso es que llegué a casa con un bolsón de membrillos y me tiré dos días haciendo dulce y mermelada.  Una de las “tacadas” de membrillo salió un poco amarga y decidí añadírsela a la salsa de unos solomillos de cerdo que iba a preparar.  El membrillo desaparece, y el resultado es una salsa dulce muy rica, tanto que obtuve el beneplácito familiar para publicar la receta.  Como siempre, los ingredientes son para unas 12 ó 14 personas, pero no tenéis más que dividir por dos, o por cuatro, para adaptarlo a vuestras circunstancias.

INGREDIENTES:

  • 4 solomillos de cerdo grandecitos
  • 1 cebolla grande y un diente de ajo
  • 1 cucharada colmada de harina
  • 400 g de dulce de membrillo
  • 1 copa de vino dulce (Pedro Ximénez por ejemplo)
  • 1/2 litro de caldo de carne
  • 100 g de frutos secos:  ciruelas pasas sin hueso, orejones de albaricoque, pasas, arándanos…  lo que os guste más (y si no os gustan, pues no le pongáis nada)
  • 50 g de piñones
  • Sal, pimienta negra y aceite

MODO DE HACERLO:

Salpimentar los solomillos, y sellarlos en una olla con un poco de aceite de oliva.  Reservar.

P1140178

En la misma olla, pochar la cebolla en juliana y el diente de ajo picado con una pizca de sal.  Cuando esté transparente, se añade la harina, se rehoga un poco y se añade el vino subiendo el fuego para que se evapore el alcohol (¡y vigilando para que no se os pegue, que lleva azúcar!).  Se añade el caldo de carne, el membrillo en trozos, los frutos secos y los solomillos reservados. 

Se tapa la olla, y se deja cocer a fuego lento hasta que al pinchar la carne con una aguja (yo lo hago con una de hacer punto que tengo reservada para estos menesteres, pero podéis usar un palo de brocheta por ejemplo), ésta entre y salga sin oponer ninguna resistencia.  La carne de cerdo no tarda mucho en hacerse, en unos 20 ó 25 minutos estará hecha.  

Se tuestan los piñones en una sartén sin aceite, moviéndolos para que no se quemen, y se añaden a la olla en el último minuto, cuando ya están en su punto los solomillos.

P1140184

Se saca los solomillos y se lonchean para servir.   Si la salsa ha quedado demasiado líquida, se puede espesar con maicena normal o  maicena expres.

Se puede acompañar con un puré de patata, con patatas fritas, con couscous…  O con una buena ensalada.

P1140190

Anuncios

Rabo de toro

P1140206   Esta receta se puede hacer en olla a presión o en una cazuela normal.  Con la primera opción, el rabo de toro estará hecho en unos 50-60 minutos.  En cazuela, 3 horas.  Si tengo tiempo, prefiero la segunda opción:  pongo el guiso a fuego lento, lo abandono y mientras me dedico a hacer otras cosas.  Lo más trabajoso (pero tampoco es para tanto), es el principio de la receta:  enharinar y sellar los trozos de rabo, y cortar y pochar las verduras.  A partir de ahí, lo dicho:  se abandona el guiso (aunque hay que vigilarlo para que no se pegue una o dos veces a partir de la primera hora y media de cocción) y se puede aprovechar para preparar un acompañamiento, el postre…

  Este fin de semana éramos muchos para comer y Juan compró 4 kilos de rabo de toro.  ¡Casi no me caben en la cazuela!  Pero os voy a dar las cantidades para hacer la mitad.  Con los 4 kilos comimos 14 personas, y sobraron unos cuantos trozos para el día siguiente.

  El rabo de toro queda buenísimo de un día para otro, sólo tenéis que tener cuidado de que no se pegue al recalentarlo, y pasar la salsa en el último momento.

Va la receta:

INGREDIENTES:

  • 2 kg +/- de rabo de toro en trozos
  • 1 cebolla grande
  • 1 diente de ajo
  • 2 zanahorias
  • 1/2 pimiento verde y 1/2 pimiento rojo
  • 2 tomates
  • 1 botella de vino tinto (750 cl)
  • 1/2 litro de caldo de carne (se puede hacer con una pastilla)
  • 2 hojas de laurel
  • unos granos de pimienta negra (4 ó 5)
  • harina para rebozar los trozos de rabo de toro
  • Aceite y sal

MODO DE HACERLO:

Se sala el rabo de toro, se pasan los trozos por harina y se sacude el sobrante. 

Se pica la cebolla y el ajo, se corta el pimiento y el tomate en cuadraditos y la cebolla en rodajas. 

Se cubre el fondo de la olla donde se vaya a preparar el guiso con aceite de oliva y, cuando esté caliente, se fríe el rabo de toro lo justo para que queden doraditos los trozos por fuera.  Se reservan.

P1140193

En el mismo aceite, bajando el fuego, se pocha durante unos 10 minutos la cebolla, el ajo, el pimiento y la zanahoria, ligeramente salados.

P1140196

Al cabo de este tiempo se añade el tomate, y se deja unos 5 minutos más.  Es el momento de añadir el vino, subiendo el fuego.  Hay que dejarlo unos 5 ó 10 minutos hirviendo para que se reduzca a la mitad más o menos. 

 Se añade el caldo, el laurel y la pimienta, y los trozos de rabo de toro.  En cuanto vuelve a empezar a hervir, se baja el fuego para que se haga a fuego lento con la cacerola tapada. 

Para que os hagáis una idea, lo puse primero a tope (en el 9), luego lo bajé al 5, y cuando llevaba una hora y media lo baje más aún, al 4.  Como os he dicho, 3 horas de cocción, hasta que se separe muy fácilmente la carne del hueso.

Para servirlo, se sacan los trozos de carne de la salsa a una fuente, se pasa la salsa por un pasapurés (manía personal:  no me gusta pasar las salsas por la batidora porque me parece que quedan demasiado emulsionadas y con un color distinto).  Si ha quedado muy líquida, se espesa poniéndola a reducir a fuego fuerte, o con un poco de maicena (previamente diluida en un dedo de agua fría, se echa en la olla cuando hierve la salsa y se remueve para evitar que salgan grumos).  Si espesáis la salsa poniéndola a reducir, meted un momento los trozos de carne dentro otra vez para que se templen. 

Se sirve el rabo de toro en una fuente napado con la salsa.  El resto de salsa se sirve en una salsera.

Y como acompañamiento, unas patatas fritas son perfectas.  ¡Siempre sale bien!