Macedonia de frutas

P1120419Para compensar la receta anterior, hoy toca receta fácil, fácil, pero rica, rica, que diría Arguiñano.  Y una manera buenísima para que tomen fruta los que sólo comen plátano – y gracias –  de casa.  Siempre me da un poco de pereza, de inicio, cortar toda la fruta en daditos.  Pero todo es ponerse, porque la verdad es que no se tarda nada.  Empiezo cortando las frutas que no se oxidan, y acabo siempre por las manzanas para que no se pongan feas.   Doy los ingredientes para 8 personas con la fruta que usé, pero cada uno puede ponerle la fruta que más le guste:

INGREDIENTES:

  • 2 plátanos
  • 2 mandarinas
  • 2 kiwis
  • 2 peras
  • 2 manzanas
  • 6 fresas grandes
  • 4 cucharadas de azúcar
  • el zumo de medio limón

 

MODO DE HACERLO:

Se pelan las mandarinas y se sacan los gajos con un cuchillo dejando las pieles que los separan.  Sueltan zumo al hacer esto, que se aprovecha para verterlo en el bol donde se va a ir poniendo la fruta.

Pelar mandarina

Se parten las fresas en daditos.  Y se pelan y parten los plátanos, los kiwis, las peras y las manzanas,  procurando que todos los trozos de fruta sean más o menos del mismo tamaño.  Se espolvorea con las cucharadas de azúcar y se echa por encima el zumo de limón.   Se deja así una media hora (fuera de la nevera), durante la cual la fruta va soltando jugo.  Se remueve toda la fruta para que se mezclen bien los tipos de fruta y el jugo, y se sirve.  

Anuncios

Bollitos de brioche con camembert

P1120424

De vez en cuando estoy falta de ideas, y en esos casos Pinterest es de gran ayuda.  Voy guardando en mis tableros las recetas que me parecen buenas (cuando tengo tiempo de meterme en Pinterest, que suele ser una vez al mes, o cada dos meses…).  Y cuando no se me ocurre qué hacer de cena por ejemplo, o de aperitivo los domingos, busco en mi tablero  para coger ideas.   Suelo adaptar las recetas al gusto de casa.  En la receta de hoy, por ejemplo, los brioches estaban rellenos unos de ajo, otros de membrillo, otros de frutos rojos…  Pero yo no los he rellenado con nada.  También he cambiado la receta del brioche:  en vez de usar la de la página original  lo hice una vez con la receta de mi libro de Thermomix, y a mis hijos les gustó más.  Es largo de hacer, porque hay que dejar la masa levando primero una hora, y luego otra más, más el tiempo de horno y el de hacer los bollitos…  se tarda unas tres horas en total.  Empecé a hacerlo el domingo a las 10 y media, y así lo tomamos recién salido del horno.  Se puede poner más queso fundido aparte, porque para esta cantidad de bollitos se queda corto.  Aunque si sobran, para el desayuno o la merienda con mantequilla y mermelada están riquísimos.  Va la receta:

INGREDIENTES:

Para la masa de brioche:

  • 90 gr de leche
  • 25 – 30 gr de levadura de panadero
  • 4 huevos 
  • 500 gr de harina de fuerza
  • 60 gr de azúcar
  • 10 gr de sal
  • 100 gr de mantequilla blanda en trozos
  • 1 queso camembert
  • tomillo y semillas de amapola (opcional)

MODO DE HACERLO:

En el vaso de la Thermomix, poner la leche y programar 30 segundos, 37º, velocidad 1.  Añadir la levadura desmenuzada y programar 10 segundos velocidad 3 para que se mezcle bien la levadura con la leche.

Añadir entonces los huevos, la harina, el azúcar y la sal y programar 30 segundos, velocidad 6.  Se amasa entonces programando 3 minutos, vaso cerrado, velocidad espiga.  

Programar otros 2 minutos a velocidad espiga e ir añadiendo la mantequilla blanda en trozos por el bocal.  Dejar reposar una hora en el vaso de la Thermomix, hasta que salga la masa por arriba.  Al cabo de la hora, bajar la masa con la espátula y volver a amasar a velocidad espiga un minuto.

Enharinar la mesa o la encimera, volcar la masa y amasarla 2 ó 3 minutos, haciendo una bola.  Dividirla en dos trozos, uno de ellos algo más grande que el otro.  Hacer con cada mitad un cilindro para que sea más fácil hacer porciones más o menos iguales.  Formar bollitos con cada una de ellas.  La porción más pequeña de masa servirá para los bollitos de alrededor del queso, y la mayor para el círculo exterior.

En este blog, Directo al paladar, tenéis fotos del proceso de hacer la masa.

En una bandeja de horno forrada con papel, poner en el centro la caja del queso camembert si es de madera.  Si es de papel (como la mía del otro día), sustituirla por una fuente de barro como las de los huevos al plato, por ejemplo.  Poner los bollitos alrededor, en dos filas, dejando unos 0,5 cm desde la fuente y también entre ellos porque hay que volver a dejarlos levar y necesitan espacio.  Volver a dejar reposar la masa hasta que doble el volumen durante otra hora, en un lugar templado y sin corrientes de aire.

Pasado ese tiempo, precalentar el horno a 180º.   Pintar los bollitos con huevo batido muy suavemente, para que no se baje la masa.  Espolvorear con tomillo y semillas de amapola y meter al horno.  Tendrá que estar unos 40 – 45 miutos.  Quitar con un cuchillo la tapa de arriba del queso camembert.  A la media hora, sacar la bandeja del horno, poner el queso camembert en su caja o en la fuente que pusimos en el centro y volver a meter hasta que los bollitos estén dorados y el queso derretido.  Dejar enfriar unos minutos, ¡y a comer!

Solomillo (de cerdo) Wellington

P1120427

La ocasión lo merecía:  había que celebrar bien la Pascua.  Además, vinieron a comer mi suegra y Palo, mi “cuñadita” preferida.  A Palo le encantan los langostinos, así que el primero fue en su honor.  De segundo, este solomillo Wellington.  Y de postre, torrijas que nos hizo María, con miel unas y con azúcar y canela otras.  Riquísimas.  

Yo quería repetir los solomillos con Pedro Ximénez, porque los podía dejar preparados de un día para otro.   Peeeero…  tenía hojaldre en la nevera, y también había comprado paté, y Juan me dio la idea del Wellington.  No es difícil de hacer, la única precaución es dejar que se enfríen los solomillos antes de envolverlos en hojaldre.  Va la receta para 10 personas:

INGREDIENTES:  

  • 3 solomillos de cerdo grandecitos (o 4 pequeños)
  • 1 placa de hojaldre (refrigerado, nunca lo compro cogelado) por solomillo
  • 1 terrina de paté a la pimienta
  • 1 huevo
  • Aceite, sal y pimienta

MODO DE HACERLO:

Se limpian bien los solomillos.  Se salpimentan y se doran en una sartén con aceite, bastante caliente para que se sellen pronto por fuera pero no se hagan casi por dentro.

Se dejan enfriar (yo los hice el día anterior).

Se saca el hojaldre de la nevera una media hora antes de usarlo.  Se precalienta el horno a 200 º durante unos 10 minutos (el tiempo de montar los solomillos con el hojaldre).  Se ponen los solomillos encima de papel de cocina para que absorba el líquido que hayan soltado.  Se extiende el hojaldre (no hace falta hacerlo con el rodillo, simplemente desenrollarlo), se pincha por toda la superficie con un tenedor y se coloca el solomillo pegado a uno de los extremos.  Se unta paté por encima, y se enrolla en el hojaldre, ayudándose con el papel que lo envuelve, dejando el cierre hacia abajo.  Se doblan hacia abajo los extremos para cerrarlos también, y se pinta el hojaldre con huevo batido.  SE ponen en una bandeja de horno cubierta con papel para hornear, y se mete al horno hasta que se dore el hojaldre, unos 20 ó 25 minutos como máximo.

Se me olvidó hacer la foto justo al salir del horno, y ésta de aquí abajo es de uno que sobró y estaba ya frío.  ¡Prometo hacer mejores fotos la próxima vez y sustituirla!

P1120425

¡Hacedlo, que está buenísimo!

 

Patatas con bechamel

P1120415¡Otra receta salada!  Ésta ni había pensado en publicarla, porque me parecía muy “tonta”.  Por eso no tengo casi fotos (aunque no se pierde nada con esto, con lo mal que las hago).  Pero les gustó mucho a mis hijos y decidí meterla en el blog.

Es una reinterpretación  bastante libre, todo hay que decirlo, del “gratin dauphinois” francés, sin nata para que no siente mal a nadie.  Hay que calcular algo menos de dos patatas medianas por persona.  Como somos muchos, hice 2 fuentes, con 18 patatas y 3 litros de bechamel, que no tiene que quedar espesa sino clarita.  Se puede dejar preparado de víspera, y meterlo antes de comer en el horno a calentar primero, y gratinarlo al final espolvoreando queso rallado.  Es una receta muy fácil también.

 

INGREDIENTES para 10 personas

  • 18 patatas medianas
  • 3 litros de bechamel
  • 1 paquete de bacon en tiras
  • 1 paquete de queso para gratinar, emmenthal por ejemplo
  • Mantequilla
  • Sal

 

MODO DE HACERLO:

En una cacerola se ponen las patatas a cocer con agua abundante y sal.  Se dejan 20 minutos desde que el agua empieza a hervir.  Se sacan del agua, se dejan enfriar un poco, se pelan y se cortan en rodajas.

Mientras se enfrían las patatas se hace la bechamel.  Se corta el bacon en tiras y se pone en una sartén sin nada de aceite hasta que esté hecho.  Se saca y se pone en un plato con papel absorbente para quitarle la grasa.

Se unta una fuente tipo pyrex con mantequilla.  Se pone una capa finita de bechamel en el fondo y se cubre con una capa de patatas en rodajas.  Se esparce bacon por encima y se cubre con bechamel.  Se hace una o dos capas más, terminando con bechamel.

Se mete al horno a calentar.  Cuando está caliente, se saca, se espolvorea de queso rallado, se ponen unas nueces de mantequilla sobre el queso (4 ó 5, no muy grandes) y se gratina.

P1120417

Solomillo de cerdo al Pedro Ximénez

P1120413Ya toca receta salada, que llevo tres postres seguidos.  Esta receta le sale buenísima a una amiga mía, Blanca.  Nos la trajo un año al barco en verano, y estaba espectacular.  No sé si ella la hace igual, ¡no le pedí la receta!  

Esta vez comíamos 10 “mayores”:  faltaban Juan “padre” que estaba en un retiro espiritual rezando por todos, Santi que sigue en San Sebastián y Borja que vive en Roma.  También vinieron los nietos, pero la única que se sienta a “recomer” es Maca, la mayor.  Juan y Pedro “pululan”, juegan o trepan a las rodillas de sus padres si ven que les gusta lo que están comiendo;  Luis aguanta estoicamente nuestra comida sentado en la maxi-cosi y Teresa, la pequeña, que sólo tiene dos meses y medio, duerme.  Vuelvo al principio del párrafo:  comíamos 10 mayores, y compré 3 solomillos de cerdo (debían ser mutantes los cerdos, porque los solomillos eran enormes).   Pero si son normales se suele contar medio barba.  Va la receta:

INGREDIENTES para 10 personas:

  • 3 solomillos de cerdo grandes
  • 1 cebolla y media
  • 2 dientes de ajo
  • 1 vaso de Pedro Ximénez
  • 2 vasos de caldo de pollo
  • Aceite de oliva, sal y pimienta

MODO DE HACERLO:

Se limpian los solomillos y se salpimentan.  

En un cazo grande se marcan los solomillos hasta que estén bien sellados por todos lados para que no pierdan jugos durante la cocción.  Se reservan.

Se pica la cebolla y el ajo.  En la misma cacerola donde hemos hecho la carne se pocha la cebolla y el ajo.  A fuego lento, unos 10 minutos, hasta que la cebolla esté transparente (la de la foto no lo está todavía).  A veces hay que añadir un poco de aceite después de hacer la carne.

Cuando está hecha la cebolla, se sube el fuego al máximo y se añade el vino.  Se deja reducir para que se evapore el alcohol y se añade el caldo.  Se deja cocer todo junto 5 minutos, se mete la carne, se baja el fuego y se tiene cociendo otros 25 minutos con la cacerola tapada (bueno, casi tapada, dejando una rajita).

P1120414.

Pasado ese tiempo se saca la carne de la salsa.  Se pasa la salsa por el chino o por el pasapurés (tengo varias manías en la cocina, una de ellas es no pasar las salsas por la batidora;  quedan más finas, pero demasiado emulsionadas para mi gusto).  Se vuelve a poner la salsa al fuego alto pero no al máximo (en el 7 sobre 9) hasta que reduzca un tercio del volumen.  Se rectifica de sal.

Se sirve cortado en rodajas gordas.

Como la salsa es dulce, se le  añadir pasas, orejones, ciruelas…  que habremos dejado en remojo en el mismo vino una o dos horas antes.  Le va también muy bien la manzana, caramelizándola en una sartén en rodajas con mantequilla y azúcar.  O el puré de patata…  O lo que tengáis en la nevera:  en mi caso unos champiñones, aunque reconozco que el efecto cromático no era el mejor:  “total block” marrón en el plato.

P1120414 ¡Pero estaba muy bueno!

 

Tarta de queso

P1120412

¡¡No tengo colgada ninguna tarta de queso!!  ¡Con lo que me gustan!  A decir verdad, no me gustan todas.  Cuando me ofrecen en algún restaurante gallego tarta de queso de postre, siempre pregunto si es “fría” o “caliente”.  Si me contestan que fría, de ésas que tienen mermelada por encima, no la pido porque es precisamente la que no me gusta:  ¡es todo gelatina!  Y no sólo en la capa roja que la cubre, también suele haber exceso de gelatina en la capa de queso, para que cuaje bien en la nevera (por eso es “fría”, porque se hace sin horno).  La caliente, en cambio, es espectacular. 

Por la foto, la receta de hoy parece la tarta fría:  tiene galleta en la base, mermelada por encima…  Pero en realidad la hago en el horno.  Y no lleva nada de gelatina.  Es una receta que hacen en casa de mi madre y es la preferida de José.   Como el día de su santo estaba en Tánger con sus amigos le he hecho su tarta este fin de semana.  No me enrollo más, voy con la receta:

INGREDIENTES:

  • 1 paquete de galletas, “María” o “Digestive” (según lo que os guste más)
  • 150 g de mantequilla 
  • 250 g de queso de untar tipo Philadelphia
  • 400 g de leche condensada
  • 1 cucharada sopera de zumo de limón
  • 2 ó 3 cucharadas de mermelada de fresa
  • 1 cucharada de azúcar.

 

MODO DE HACERLO:

Se derrite la mantequilla y se reserva.  Se engrasa un poco un molde por abajo y por las paredes también.  

Se muele el paquete de galletas.  Yo lo he hecho en la Thermomix, pero se puede hacer en un vaso de batidora normal (teniendo la precaución de tapar la boca del vaso, alrededor del eje de la batidora, con un trapo limpio para que no salten las miguitas por toda la cocina).  

Se mezclan las galletas con la mantequilla derretida.

P1120397 

Y se forra con la mezcla la base de un molde intentando que quede la superficie lo más lisa posible.  Se mete un rato en la nevera, unos 10 ó 15 minutos.

P1120398

Se precalienta el horno a 180º.

Mientras se hace la mezcla del queso, el zumo y la leche condensada, poniendo ambos ingredientes en el mismo vaso en el que habéis molido las galletas.  Queda una cremita blanca no muy espesa.

Se vierte la mezcla de queso encima de la galleta, y se mete al horno 25 minutos (o hasta que pinchando la tarta con una aguja, ésta salga limpia).

P1120401

Se mezcla en un cazo la mermelada con el azúcar y se deja hervir unos dos minutos.  Con esta mermelada se pinta la superficie de la tarta (como véis, la capa de mermelada que pongo no es muy espesa, lo que me gusta es el queso, jeje).

P1120402

Se deja enfriar primero a temperatura ambiente y se mete luego en la nevera hasta una media hora antes de tomarla.   Está muy buena de un día para otro.