Mousse de chocolate blanco

CAM00803

En septiembre me comprometí con mi familia a no repetir ningún plato en las comidas de los domingos.  ¡No sabía lo que hacía! Los platos salados los pienso con antelación, compro los ingredientes, miro cuánto tiempo voy a tardar en hacerlos…  No es tan grave, pues.  Pero con los postres soy más caótica:  hago lo que puedo con los ingredientes que tengo y el tiempo que me queda.  Y esto de no poder repetir es un problema: tengo cuatro o cinco recetas “de cabecera”, ésas que siempre salen bien, que gustan a todos y, sobre todo, son rápidas de preparar.   Pero precisamente por eso  ya las he hecho todas este año (aunque no las haya colgado en el blog, porque fue antes de empezarlo).  Ayer me pilló el toro: no me quedaba más que un cuarto de hora para hacer el postre, y no mucho tiempo tampoco para dejarlo enfriar en la nevera.  Mientras preparaba un asado me puse a pensar:  ¿una mousse de chocolate?  Sería repetir, no vale.  Pero…  ¿si en lugar de usar chocolate negro la hago con chocolate blanco?  ¿Qué tal quedaría?  Si no salía buena, siempre podría sacar de postre unas fresas que acababa de comprar.  A ver qué tal.  Manos a la obra.

INGREDIENTES:

  • 300 gr. de chocolate blanco
  • 150 gr. de mantequilla
  • 4 huevos
  • 4 cucharadas de azúcar

MODO DE HACERLO:

Se derrite el chocolate blanco con la mantequilla al baño María.  El agua no debe hervir en ningún momento, y hay que retirarlo del fuego en cuanto esté derretido para que no se corte.  Si pasara esto (que me ha sucedido alguna vez con el chocolate blanco;  con el negro, nunca), se puede arreglar batiéndolo con un batidor de varillas eléctrico. 

Mientras se derrite el chocolate, se separa las claras de las yemas.  Se bate las yemas con el azúcar, y las claras a punto de nieve fuerte.

CAM00798

Se mezcla el chocolate con las yemas primero:

CAM00799

 Y luego se incorporan las claras con el batidor de varillas manual, de arriba abajo para mantener el aire y que no se baje la mousse:

CAM00800

Se deja enfriar en la nevera un par de horas por lo menos.  Aunque se puede acelerar el proceso metiendo la mousse en el congelador.

Gracias a Dios, el invento salió bien, ¡estaba riquísima!  Y las fresas, las usé para decorarla.  También mezclé unas pepitas de chocolate negro, pero la verdad es que no aportaban nada, me las podía haber ahorrado.

Es la misma receta con la que hago la mousse de chocolate negro, que es la receta estrella de la familia.  ¡Probadla, que está buenísima!

Anuncios

Tarta de limón

CAM00789Uno de mis hijos me ha preguntado ayer – con algo de sorna – si la fruta del mes es el limón, porque de cinco recetas que llevo publicadas en diez días tres de ellas tienen limón, y en dos es el ingrediente principal. Otro me ha dicho que si me lee alguien de fuera de la familia (lo que es bastante improbable, por cierto), se va a hacer un lío porque voy nombrando a muchos hijos y nunca digo cuántos son.  ¡Es que quiero que los vayan contando, como los contaba la gente por la calle cuando eran pequeños! No, en serio, no lo había escrito en ningún sitio porque no creo que me lea nadie que no me conozca.  

Como soy muy obediente,  voy a atender a las dos sugerencias de mis hijos.  Empiezo por la última:  Juan y yo tenemos 9 hijos, la mayor tiene 26 años y la pequeña 9:  Maca, Juan, Borja, Javi, José, Santi, Sol, María y Rosario.  Maca y Juan ya se han casado, con Juanma y Helena respectivamente; y tenemos ya 3 nietos, Maca de año y medio, y Juan y Pedro de 5 meses (son primos, pero casi gemelos pues nacieron en pleno mes de agosto con 6 días de diferencia).  ¡Una gozada de familia!

En cuanto a la tarta de limón, es porque hoy es el cumpleaños de José, el quinto (el 5º hijo, se entiende).  Y a José no le gusta el chocolate.  Le encanta la tarta de queso (pero seguro que se la hará su abuela el fin de semana que viene), el  “postre pesado” (que es una tarta de dulce de leche, bueníííííísima,  que sienta como un tiro – de ahí lo de “postre pesado” – por lo cual no era la mejor opción recién salidos de Navidad) y la tarta de limón.  Que es la que he hecho.  Ahí va la receta:

INGREDIENTES:

Para la masa:

  • 250 gr. de harina
  • 125 gr. de mantequilla a temperatura ambiente (que esté blanda, vamos)
  • 3 cucharadas soperas de azúcar
  • 1 huevo
  • 1 pellizco de sal

Se bate el huevo entero con el azúcar y el pellizco de sal  hasta que no se noten la sal ni el azúcar.

Se pone la harina en un cuenco grande, en forma de volcán.  En el centro se vierte el huevo batido, y la mantequilla se reparte por encima de la harina en trocitos.  

CAM00776Se trabaja todo con la punta de los dedos, rápidamente y sin amasar casi para que la masa quede quebradiza una vez horneada.  Al principio se pega mucho a los dedos;  en cuanto deja de pegarse y se puede formar una bola con ella ya está.

CAM00779

Se engrasa un molde  (si es de silicona no hace falta), y se extiende la masa en el fondo con ayuda de las manos.  Si el molde es desmontable, mejor. 

CAM00780Se pincha con un tenedor para no se hinche en el horno y se mete a 180º unos 20 minutos, hasta que quede doradita.  El horno tiene que estar precalentado a 200º, y al meter la masa se baja la temperatura.

CAM00785

Mientras, se hace la crema de limón:

INGREDIENTES:

  • Por cada limón: 1 huevo y 4 cucharadas de azúcar (más o menos colmadas, según os guste más o menos ácida).  En la receta de hoy he puesto 3 limones y, por lo tanto, 3 huevos y 12 cucharadas de azúcar.
  • Ralladura de un limón (o la cáscara pelada sin nada de blanco.  Teniendo luego la precaución de retirarla, claro.  Es lo que hago yo, porque a los míos no les gusta encontrarse con los trocitos de cáscara rallada).
  • Para decorar la tarta:  dos claras de huevo y dos cucharadas de azúcar glace

CAM00782

Se baten los huevos con el azúcar, se añade el zumo y la cáscara, se mezcla y se pone al baño María hasta que espese, removiendo.  El agua del baño María tiene que estar caliente, pero no debe llegar a hervir.  La he puesto en el 6 (sobre 9), y he tardado en hacerla lo que ha tardado en tostarse la base en el horno.  Al principio tiene una espuma en la superficie, que va desapareciendo según va cuajando la crema.

P1110164Asi está ya, tiene la consistencia de unas natillas espesas:

CAM00783

Se vierte la crema en la base (ahora es cuando hay que retirar las cáscaras de limón, si no habéis rallado la piel).  Y se deja enfriar.  Yo la he metido una hora en la nevera.

Para terminar, se baten dos claras de huevo a punto de nieve firme (¡bendita batidora de varillas!), y cuando ya han subido (para comprobarlo, nada como la “prueba del algodón” como la llaman mis hijos:  se vuelca el cuenco y las claras ni se mueven) se les añade dos cucharadas de azúcar (a ser posible, azúcar glace) y se bate un poco más. Se decora la superficie de la tarta con el merengue y se mete a gratinar dos minutos, lo suficiente para que quede dorada pero sin que llegue a quemarse (sé de lo que hablo:  soy especialista en quemar el merengue de esta tarta.  Y entonces tengo que quitarlo y empezar de nuevo).  Y se desmolda con mucho cuidado.  Aquí tenéis el resultado.

CAM00789

La crema de limón está buenísima también como mermelada.  A mis hijos les encanta, y no dura nada en la nevera.

P1110168El fin de semana que viene no colgaré receta:  me voy a un retiro espiritual y no voy a guisar, sino a estar con el Señor, a rezar mucho por todos y a dar muuuuuuchas gracias por todo lo que recibo todos los días y a todas horas.  ¿Alguien quiere acompañarme?

Roscón de Reyes

La merienda del día 5, después de la cabalgata, se ha convertido en una tradición en casa.  Este año hemos sido unos 20.  ¡Cuatro roscones hice, cuatro! Y sólo quedó medio para el desayuno del día siguiente.  Me ayudó mi hija pequeña, Rosario.  Su colaboración fue fundamental, sobre todo en el momento de esconder las sorpresas.  Las eligió ella, las envolvió en papel  y las escondió por debajo de cada roscón.  Hice la receta del libro oficial de Thermomix, y salieron muy buenos.  Mi hija mayor, Maca, me contó que ella también había intentado hacer uno, pero se le quedó muy duro.  No había subido mucho su masa.  Es importante tener paciencia, pues aunque según la receta hay que dejar reposar la masa dentro del vaso envuelto en trapos una hora, las mías tardaron casi dos horas en subir.  Quizá porque ese día hacía mucho frío en la cocina.  Al final cambié la Thermomix de sitio, la puse al lado del fuego donde acababa de preparar el chocolate, y con el calorcito acabó subiendo.   Después, hay que volver a amasar un minuto, volcar la masa y darle forma, y esperar otra vez a que doble el volumen.  En vez de hacer un roscón grande hice dos más pequeños, que son más manejables, dividiendo la masa en dos.  Y para ir más rápido, porque se me echó el tiempo encima, encendí el horno a 50 grados un rato, luego lo apagué y metí dentro los roscones para que subieran. El resultado fue éste:

CAM00756

Para hornearlos, según las indicaciones de la receta, se precalienta el horno a 200º, luego se baja a 180º y se mete el roscón “de 20 a 25 minutos“.  Los míos estuvieron 22 minutos cada uno.  Los horneé por separado porque se hacen mejor, con calor arriba y abajo.  A mi marido no le gustan las frutas escarchadas, así que sólo tenían almendras fileteadas y azúcar por encima.  Mi hijo Santi, que estudia en la Basque Culinary Center (entró antes de que se pusiera de moda con Masterchef, que conste), me estuvo tomando el pelo a cuenta de eso tooooooooooooooda la tarde (“¿Y las frutillas?  ¡Esto no es un roscón, jajajaja!”).   

CAM00762

No serían roscones según Santi, ¡pero estaban buenísimos!

Bizcocho de manzana

20160105_092829¿Sabéis esas recetas que están escritas en los paquetes de azúcar o de hojaldre congelado, por ejemplo?  Esas que nunca hago.  Pues la receta de hoy es la excepción:  la saqué de un paquete de azúcar moreno.  Y fue todo un éxito.  Tanto, que se ganó su puesto en mi cuaderno de recetas, el que aparece de fondo y como logo del blog, el que me regaló mi hija mayor por el día de la madre hace un montón de años y al que no le quedan muchas páginas libres ya. No vayáis a creer que todas las recetas que hago merecen ese honor, sino que hay una dura y reñida votación previa, en la que la receta en cuestión tiene que conseguir la mayoría absoluta;  más o menos como sigue:  

– ¿Os ha gustado este postre?

– ¡¡¡¡¡¡¡¡¡Síííííííííí´!!!!!!!!!  

– ¿Para repetir?  

– ¡¡¡¡¡¡¡¡¡Síííííííííí´!!!!!!!!!  

Sólo así escribo las recetas nuevas en mi cuaderno.

Mañana, víspera de la Epifanía, suelen venir nuestros vecinos y a veces algunos amigos o familiares a merendar después de la cabalgata.  Haré roscones (pero esa receta no la voy a colgar, porque es la del libro de  Thermomix tal cual).  Y hoy, por si mañana no me da tiempo, he preparado el bizcocho de manzana.  Ahí va la receta, que es una variante del típico (o “mítico”, que dirían mis hijos) bizcocho de yogur.  Se vierte primero el yogur, y luego se usa el recipiente como medida.  Así no hace falta peso, ¡gracias a Dios!, porque al mío se le han gastado las pilas y todavía no las he repuesto.

INGREDIENTES:

  • 1 yogur natural
  • 1 medida de aceite de girasol
  • 1 medida de azúcar moreno (si no tenéis moreno, se puede usar azúcar normal)
  • 3 medidas de harina
  • 1/2 sobre de levadura
  • 3 huevos
  • 2 manzanas

MODO DE HACERLO:

Mezclar en un cuenco el yogur, el aceite, la harina y el azúcar.  Aparte se baten los huevos, y se añaden a la mezcla anterior.  Batirla con la batidora (sí, con la “turmix” de toda la vida).  Añadir entonces la levadura, y mezclar con cuidado.  Y por último, añadir las manzanas peladas, sin corazón y partidas en láminas finas.

CAM00747

Encender el horno a 200º.  Mientras se calienta, untar un molde de cake con mantequilla y enharinarlo (si el molde es de silicona, saltaos este paso).  Verter la masa en el molde, bajar el horno a 180º y hornear el bizcocho unos 45 minutos.  

CAM00750Para saber si está hecho, se pincha con una aguja que tiene que salir limpia.  Si veis que está muy tostado por fuera, pero sigue crudo por dentro, tapad con un papel de plata y se hará del todo en unos 5 minutos.

bizcocho2CAM00758

Flan de huevo

Hoy “somos pocos para comer, sólo siete”, dice mi marido.  Suelo planear lo que voy a poner de primero y de segundo; pero el postre, casi siempre, lo decido en el último minuto, según el tiempo y los ingredientes que tenga para preparlo.  Hoy toca otro postre fácil y rápido, flan de huevo.

INGREDIENTES:

  • 3/4 l. leche
  • 6 huevos
  • El peso de los huevos en azúcar (pesados enteros, con cáscara)
  • Un bote de caramelo líquido, o azúcar para caramelizar los moldes

MODO DE HACERLO:

Se baten los huevos con el azúcar.  Se calienta la leche (no hace falta que hierva;  se puede aromatizar con unas cáscaras de limón, o con una vaina de vainilla, o con canela, pero yo no suelo ponerle nada) y se vierte sobre los huevos muy poco a poco al principio, para que no se cuajen.

Se carameliza una flanera grande, o varias individuales.  Esto se puede hacer poniendo azúcar en la flanera al fuego, hasta que se caramelice.  O con caramelo comprado (es la versión fácil y rápida, y la que hago  desde que cambié mi cocina a inducción y no funciona con mis moldes).

Caramelo

Se precalienta el horno a 180º.  Se vierte la mezcla de leche, azúcar y huevos en la flanera y se mete al horno al baño maría unos 3/4 de hora, hasta que al pinchar el flan con una aguja ésta salga limpia (yo utilizo una aguja de hacer punto).  

Se deja enfriar antes de desmoldarlo para que no se rompa (“chuchurrío fa”, decía mi hermana de los flanes que nos hacía Rosario, una cocinera que pasó por casa cuando éramos pequeños.  La pobre los hacía siempre corriendo, a última hora, en la olla a presión para ir más rápido.  Se le llenaba el flan de agua por un lado, y lo desmoldaba inmediatamente porque era ya la hora de comer, por otro.  Y se le desmoronaba invariablemente).  Hoy no le he puesto nada, que estamos un poco saturados después de los excesos navideños.  Pero se puede adornar con nata.  La cocina no se me da mal;  no puedo decir lo mismo de la fotografía, que nunca ha sido mi fuerte.  Intentaré mejorar en el futuro (propósito de año nuevo).  

flan

Mousse de limón fácil

Día 1 de enero de 2016.  Comida familiar en casa.  “¿Por qué no escribes un blog con tus recetas, así podríamos entrar a verlas y nos darías ideas?”, me pregunta mi cuñada Teresa después del postre.  ¿Un blog?, ¡menudo lío!, pienso.  No tengo tiempo.  Además, debe haber ya doscientos millones de blogs de recetas.  No aporto nada nuevo.  Bueno, quizá no es tan mala idea, así me obligo a escribir las recetas que voy haciendo y cómo modifico la receta original, que luego nunca me acuerdo.  Y a lo mejor tampoco me toma tanto tiempo.   Lo difícil es elegir el título ,  el diseño  (no me he roto la cabeza, la verdad).  Por ahora cuelgo la primera receta, el postre de hoy:  una mousse de limón fácil, muy suave, nada ácida pero con un sabor a limón intenso.  No hay foto por ahora, la colgaré la próxima vez que prepare esta receta.  Es que no había previsto escribir un blog.  Y tampoco había previsto hacer mousse de limón, la verdad, el postre de hoy iba a ser una mousse  de chocolate, o un brownie sin gluten.  Pero se me olvidó comprar mantequilla y no podía hacer ninguna de las dos recetas.  Así que abrí la nevera a ver qué se me ocurría, y vi unos yogures naturales y unos limones…

INGREDIENTES:

  • 6 yogures naturales (no azucarados)
  • 1 bote grande de leche condensada (unos 750 gr)
  • 5 limones (la ralladura de 3, y el zumo de los 5)

MODO DE HACERLO:

En un bol grande, mezclar bien los 6 yogures con el bote de leche condensada con la batidora de varillas eléctrica (un batidor de varillas manual sirve también, pero es más lento).

Rallar sobre la mezcla de yogures y leche la cáscara de 3 limones (sin blanco, para que no amargue), con un rallador muy fino.

CAM00768

Hacer zumo con los 5 limones, y verterlo en la mezcla con la ayuda de un colador para que no pasen ni la pulpa ni las pepitas.  Mezclar todo bien, repartir en copas individuales o verter en un cuenco bonito, y meter en la nevera 3 horas por lo menos.  La he adornado justo antes de servirla con unas frambuesas que compré a petición de mi hija pequeña.  Pero si no tenéis frambuesas, se puede adornar con granillo de chocolate, o con unos granos de granada, o con unas fresas…

CAM00770

Con estas cantidades, hemos comido 12 adultos y 5 niños.  Eso sí, ¡no ha sobrado nada!  Si os parece mucha cantidad, podéis dividir la receta por dos (para los limones, usad el zumo de 3 y la ralladura de 2).

¡Feliz año santo de la Misericordia a todos!